share, leer, REleer, A+, Ramtha ~ He aquí a Dios. II

Origen: share, leer, REleer, A+, Ramtha ~ He aquí a Dios. II

share, leer, REleer, A+, Ramtha ~ He aquí a Dios. II

*    *    *
Ramtha 
~ He aquí a Dios. 
II

No eres un esclavo, un sirviente, o el títere de alguna deidad que te observa en tu lucha. 
Tú vives en la inmensidad de la vida en exquisita libertad. 

Cada uno de vosotros tiene la voluntad libre para aceptar y abrazar cualquier pensamiento que elija; y con ese poder increíble lo has creado todo para ti mismo. 
Porque cada uno de tus pensamientos crea el destino que yace ante ti Y cada uno de tus sentimientos crea tu camino al que llamas vida. 
Cada cosa que pienses y luego sientas, así será en tu vida, pues el Padre dice: 
«Cada emoción, que así sea».

¿Quién eres tú? 

Eres Dios, 
que posees dentro del silencio de tu ser la capacidad de pensar, la capacidad de crear, la capacidad de convertirte en cualquier cosa que desees, porque en este momento eres, precisamente, lo que has elegido ser, y nadie te ha impedido que llegues a serlo. 

Eres el que dicta las leyes, el supremo creador de tu vida y de las circunstancias de la vida. 
Tú eres, de hecho, el supremo gobernante de una inteligencia totalmente sabia que te has negado a reconocer enteramente en ésta y en muchas otras vidas.

Hubo un tiempo en que podías crear una flor. 

Pero 
¿qué creas ahora para ti mismo? 
Tus mayores creaciones son infelicidad, preocupación, pena, miseria, odio, discordia, negación de ti mismo, envejecimiento, enfermedad y muerte. 

Creas para ti, una vida de limitación, al aceptar creencias limitadas, que entonces se convierten en verdades inquebrantables dentro de tu ser, y, por lo tanto, en la realidad de tu vida. 
Te separas de la vida, al juzgar todas las cosas, a todo el mundo, e incluso, a ti mismo. 
Vives de acuerdo con un código de moda, llamado belleza, y te rodeas de cosas que te permiten ser aceptado, por la conciencia limitada del hombre, que no acepta nada, salvo su propio ideal inalcanzable. 

Eres un bebé, que nace para crecer, perder la vitalidad de tu cuerpo, y, creer en el envejecimiento, hasta que pereces.

Vosotros, los grandes dioses creadores, que fuisteis una vez los vientos de la libertad, os habéis convertido en entidades, que viven como rebaños, que se encierran en grandes ciudades, y, viven con miedo detrás de sus puertas, y cerrojos. 

En lugar de altísimas montañas, y maravillosos vientos, tenéis grandes edificios, y, una conciencia aterradora. 
Habéis creado una sociedad, que regula, cómo debéis pensar, lo que debéis creer, cómo debéis actuar, y, cuál debe ser vuestro aspecto.

Temes a la guerra, y, a los rumores de guerra, temes a la enfermedad.


Temes no ser reconocido. 

Tiemblas al mirar a alguien a los ojos, sin embargo, anhelas ese afecto llamado amor. 
Cuestionas cada cosa buena que te sucede, y, dudas que te vuelva a suceder. 
Te arrastras en la plaza del mercado, en busca de la fama, y el éxito, el oro, las rupias, los dracmas y los dólares. 
¡Ah! 
Sólo por un poco de alegría.

Tus pensamientos, te han llevado a la desesperación, a creerte indigno. 

Tus pensamientos te han llevado al fracaso, y a la enfermedad. 
Te han llevado hasta la muerte. Todas estas cosas las has creado tú. Pues el ardiente creador dentro de ti, que tiene el poder de tomar un pensamiento, y, crear universos, o, situar estrellas incandescentes en los cielos, durante una eternidad, se ha atrapado a sí mismo, en la creencia y el dogma, en la moda y la tradición, pensamiento limitado, tras pensamiento limitado, tras pensamiento limitado. 
Y, es tu propia incredulidad, la que no te ha permitido vivir.

¿En qué no crees?

 En todo lo que no puedes percibir con los sentidos de tu cuerpo, en todo lo que no puedes ver, oír, tocar, probar u oler. 
Enséñame una creencia, ponla en mi mano. 
Enséñame una emoción, quiero tocarla. 
Enséñame un pensamiento, 
¿dónde está? 
Muéstrame tu actitud, 
¿qué aspecto tiene? 
Muéstrame la imagen del viento. 
Yl muéstrame el tiempo, el mismol que te ha robado los preciosos momentos de tu vida.

Has desconfiado de los mayores regalos de la vida; yl por esol no has permitido que ocurriera un entendimiento más ilimitado. 

Vida tras vida, existencia tras existencia, te has sumergido de tal manera en las ilusiones de este plano, que has olvidado el maravilloso fuego que fluye dentro ti. 
En diez millones y medio de añosl has pasado de ser una entidad soberanal y todopoderosa, a estar totalmente perdido en la materia, esclavizado por tus propias creaciones del dogma, la ley, la moda y la tradición; separado por país, fe, raza y sexo; inmerso en los celos, la amargura, la culpabilidad y el miedo. 

Te has identificado de tal manera con tu cuerpo, que te has atrapado en la supervivencial yl olvidado de la esencia invisiblel quel realmentel eres: el Dios que vive dentro de ti, que te permite crear tus sueños, cualquiera que elijas. 

Has rechazado abiertamente la inmortalidad; yl por eso, morirás, y volverás aquí, unal y otral yl otra vez.

Por eso, aquí estás de nuevo, después de haber vivido durante diez millones y medio de añosl yl aún te aferras a tu incredulidad. 

Dios, la totalidad del pensamiento, es un gran teatro, en verdad. 
Yl él permite escribir tu propia obral yl representarlal acto tras actol sobre el escenario. 
Yl cuando cae el telón, cuando se dice la última palabral yll se hace la última reverencia, mueres. 
¿Por qué razón? 
Porque tú, el creador supremo las leyes, crees que lo harás.

Esta vidal es un juego; 

una ilusión. 
Todo lo es. 
Perol vosotros, los actores, habéis llegado a creer que es la única realidad. 
Sin embargo, la única realidad que siempre ha existidol yl siempre existirál es la vida, una esencia de ser librel yl siempre continual que te permite crear tus juegos de cualquier manera que los quieras jugar.

Cuando te des cuenta de que tu tienes el poder con tus pensamientos de situarte en la ignorancia, en la enfermedad, y en la muerte, también te darás cuenta, de que tienes el poder de llegar a ser más grande, simplemente abriéndote hacia un flujo de pensamiento más ilimitado, que te permita tener mayor genio, mayor creatividad, y, vivir para siempre. 

Cuando tu te des cuenta, de que el Dios que creó el cuerpo, en un principio, es el poder que está dentro de ti, tu cuerpo nunca envejecerá, ni enfermará, y, nunca perecerá. 

Pero, mientras te aferres a tus creencias, y, limites tu pensamiento, nunca experimentarás la infinitud que dio la gloria al sol de la mañana, y, el misterio al cielo del atardecer.

¿Qué pasa cuando te has rebajado tanto que pereces en este plano? 

Bueno, el cuerpo muere, pero tú, que piensas en el silencio que yace detrás de tus ojos, siempre vives. 

Cuando dejes este plano, si eliges morir, tu auténtico Yo, no será enterrado debajo de la tierra, ni será pasto de los gusanos, y, después, ceniza. 
Tú, sigues como el viento. 
Vas al mismo lugar de donde viniste, y, ahí decides lo que deseas hacer en tu próxima aventura, pues, eso es exactamente lo que es. 
Y, volverás aquí, tantas veces como lo desees, hasta que recobres tu identidad, como Dios. 
Entonces, comenzarás una aventura mayor en verdad, en otro cielo, en otro lugar.

Se te ama mucho más de lo que nunca hayas imaginado, pues, no importa lo que hagas, siempre vivirás. 

Entonces, 
¿por qué te has preocupado? 
¿por qué has luchado? 
¿Por qué te has enfermado? 
¿Por qué te has entristecido? 
¿por qué te has limitado? 
¿por qué no has disfrutado del esplendor del amanecer, la libertad del viento, y la risa del niño? 
¿Por qué no has vivido, en lugar de esforzarte?

Vivirás, una y otra vez. 

Tu semilla es perpetua, es para siempre. 
A pesar de todas tus incredulidades, y, sin importar cuánto limites tu reino, cuánto te preocupes, y te desesperes, hay algo, con lo que nunca acabarás, y, eso se llama vida. No importa lo incrédulo que seas, siempre tendrás vida, porque, ese es el valor llamado Dios, y, eso, eres tú.

Esta vida que estás viviendo, es un sueño, un gran sueño, una apariencia, si quieres. 

Es pensamiento, jugando con materia, creando realidades profundas, que, atan tus emociones, a este plano, hasta que tú, el soñador, despierte.

Nunca supiste lo hermoso que eras, pues nunca realmente te miraste a ti mismo, nunca miraste quién eres, y, lo que eres. 

¿Quieres ver cómo es Dios? 
Ve, y mira en un espejo: lo estás mirando, directamente, a la cara.

Sabe, que eres valioso. 

No hay medida que pueda medir tu valor. 
No hay imagen que retrate tu belleza. 
Y no hay final en tu reino.

El más grandioso sermón que se haya dicho alguna vez, fue pronunciado por un gran maestro, en lo alto de una montaña. Mientras miraba a las gentes que venían a escucharlo, les dijo: 

«He aquí a Dios». 
Eso fue, todo lo que tuvo que decir: «He aquí a Dios». 
Pues, cada uno de ellos, había creado sus limitaciones, sus deseos, y enfermedades, su riqueza o su pobreza, su alegría y su tristeza, su vida y su muerte.

He aquí a Dios. 

Recuerda esto. 
Porque tú eres él, quien vive en cada cosa. 
Un día dirás de ti mismo: 
«He aquí a Dios». 
Tocarás el Yo, eso es todo lo que tienes que hacer.

Extracto de: El libro blanco – Ramtha

Pag. Anterior: Ramtha – He aquí a Dios. I

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4419

 

* * *

* * *

KRULIANs, share, A+, re-leer, Ramtha, Los siete sellos, El Kundalini, y los siete sellos

Origen: KRULIANs: share, A+, re-leer, Ramtha ~ Los siete sellos, El Kundalini y los siete sellos

sábado, 5 de octubre de 2019

share, A+, re-leer, Ramtha ~ Los siete sellos, El Kundalini y los siete sellos

* * *

Ramtha ~ Los siete sellos.* El Kundalini y los siete sellos.


Cada uno de vosotros tiene esta misma tríada dentro de sí, y el poder que está alrededor de tu cuerpo está envuelto no sólo alrededor de tu cuerpo, sino dentro de él. El cuerpo humano con su cerebro contiene siete centros, que no son chakras, se denominan sellos. Un chakra es un punto donde se cruzan dos líneas de energía. Estos centros se llaman los siete sellos. Cada uno de vosotros los posee. Equivalen a esta pirámide de aquí. ¿Y qué tan sencillo es esto? Significa que lo que es importante para ti es el lugar donde se situará tu energía. ¿Y para cuántos de vosotros en este auditorio lo único importante en la vida es vuestra sexualidad, que está aquí (primer sello), la procreación, el dolor y el sufrimiento, que están aquí (segundo sello)? Os gusta sufrir y hacer sufrir a otros, sois criaturas belicosas. O sois criaturas poderosas; sois tiranos, tiranos y víctimas (tercer sello).


Estas actitudes tienen que ver con estos vórtices de aquí (tres primeros sellos). Se llaman sellos, y todo el mundo en este salón los tiene abiertos. ¿Qué significa esto?

Que las energías de los tres primeros cuerpos están funcionando en este nivel, en este plano tridimensional terrestre con su flujo de tiempo, porque para poder existir aquí es necesario tenerlos abiertos.

A diario ellos transfieren energía, la cual se abre en tu cuerpo de acuerdo con lo que pienses. Nada más imagina esto: Yeshua ben Joseph nació del primer sello. Creció, vivió su juventud con su primer sello activado, con el segundo activado y, en su última prueba de 40 días en el desierto —su Boktau2a— se puso a prueba su poder mediante el maltrato (tercer sello). Ahora, en este plano, nadie va más allá de ahí, y esto no es para degradar la inteligencia. Puede haber una persona de una neocorteza brillante, pero su energía solamente está aquí (primer sello). La brillantez de la neocorteza, por lo general, actúa de conformidad con los poderes establecidos, así que esta energía está abierta únicamente aquí (tres primeros sellos).

Pensemos en Yeshua ben Joseph. Para poder curar al ciego, él tuvo que utilizar la energía de los cuatro sellos superiores, no la de los tres inferiores. Para poder ejecutar un milagro aquí en la Tierra, tuvo que abrir, desarrollar y manifestar su mente del quinto nivel, o sea la mente que existe en los reinos superiores. ¿Qué significó eso? Que en el momento del milagro toda su energía estaba situada aquí (sellos superiores), no aquí abajo (tres primeros sellos).

Hoy en día tu cuerpo tiene siete sellos. Y tienes un dibujo; tenlo a mano.2b Este dibujo representa la forma en que se mantiene unido el cuerpo físico de acuerdo con estas puertas (tres primeros sellos). De los tres primeros centros de cada ser humano sale energía en forma de espiral. Ahora, si ésta es la energía que sale hacia fuera en pulsaciones, si esta es la energía que se manifiesta en forma de sexualidad, dolor o poder estira tus brazos otra vez—, ¿a cuántas personas afectas con esa actitud. Mira a tu alrededor. ¿Soy claro? Que así sea.

Ahora, si pudiéramos desbloquear los sellos superiores, activaríamos esto (las cuatro bandas de frecuencia superiores) y activaríamos esto (los cuatro niveles superiores de conciencia). Al hacer esto, podríamos cambiar toda la realidad y producir una mente elevada para recrearla. Ahora quiero que tomes el dibujo que muestra los siete sellos en el cuerpo.3 Quiero que lo pongas enfrente de ti. Toma tu mano derecha y colócala en el punto del cuerpo que indica el dibujo. Luego quiero que leas la descripción de cada uno de estos sellos. Toca el cuerpo en esa parte, haz contacto con ella. Puedes empezar ya mismo.


* Los Siete Sellos que Conforman los Siete Niveles de Conciencia en el Cuerpo Humano

– Mente Analógica Es el resultado de la alineación de la conciencia primaria y la conciencia secundaria, del Observador y la personalidad. Mente analógica significa «una sola mente». En este estado mental se abren los sellos cuarto, quinto, sexto y séptimo, y se disuelve la imagen de la dualidad; las bandas giran en dirección opuesta, como una rueda dentro de otra, creando un vórtice poderoso que permite que los pensamientos alojados en el lóbulo frontal se coagulen y manifiesten.

– Mente Binaria Es la mente que genera una persona cuando vive en la dualidad y separada de su Dios, el Observador. En este estado mental, sólo están activados los tres primeros sellos de sexualidad y supervivencia, pena y sufrimiento, y victimismo y tiranía. Estos sellos, normalmente, están en funcionamiento en todas las complejidades del drama humano. En este estado mental, las bandas giran en la misma dirección, repitiendo los mismos pensamientos del pasado.

– Séptimo Sello Está asociado con la coronilla, la glándula pituitaria, la ultraconciencia, la frecuencia del Infinito Desconocido y el alcance de la iluminación.

– Sexto Sello Está asociado con la glándula pineal, la hiperconciencia y la banda de frecuencia de rayos Gamma. Cuando se activa este sello, se abren las formaciones reticulares que filtran y mantienen velado el saber de la mente subconsciente.

– Quinto Sello Está asociado con la glándula tiroides, la superconciencia, la frecuencia de rayos X, y con hablar y vivir la verdad sin dualidad.


– Cuarto Sello Está asociado con el amor incondicional, la conciencia puente, la frecuencia ultravioleta, y la glándula del timo y sus hormonas de rejuvenecimiento.


– Tercer Sello Centro de energía de la conciencia despierta y de la banda de frecuencia de la luz visible.

Está asociado con el control, la tiranía, el victimismo y el poder. Está localizado en la región del plexo solar.

– Segundo Sello Centro de energía de la conciencia social y de la banda de frecuencia infrarroja. Está asociado con el dolor y el sufrimiento, y se localiza en la zona inferior del abdomen.


– Primer Sello Está asociado con los órganos de reproducción, la sexualidad, la supervivencia, la subconciencia y la banda de frecuencia hertziana.


RAMTHA

Extracto de GUÍA DEL INICIADO PARA CREAR LA REALIDAD


ANTERIOR Ramtha – El campo áurico.


SIGUIENTE Ramtha – La Energía Kundalini.

* * *

 
* * *

share, Ramtha, La iluminación, Transformar la Filosofía, en Sabiduría,

Origen: share, Ramtha, La iluminación, Transformar la Filosofía, en Sabiduría,

share, Ramtha, La iluminación, Transformar la Filosofía, en Sabiduría,

* * *

Ramtha ~ La iluminación. Transformar la Filosofía en Sabiduría.

Esta cualidad particular del sistema de pensamiento de Ramtha se asemeja a las iniciaciones en el conocimiento sagrado que practicaban las antiguas escuelas de misterio de Grecia, Egipto y Oriente Medio, así como las antiguas escuelas gnósticas de Europa y Oriente Medio. Es importante observar que esta característica distingue las enseñanzas de Ramtha de las escuelas filosóficas tradicionales del mundo occidental.

Las principales discrepancias que encontramos radican en el concepto de la verdad y en la noción de la capacidad del individuo de adquirir nuevo conocimiento. Según Ramtha, el conocimiento de una persona no es sólo empírico o de naturaleza científica, sino que también puede convertirse en su propia verdad y experiencia personal. Ramtha establece una distinción entre estos dos enfoques del proceso de aprendizaje y los describe en términos de mente binaria y mente analógica. La mente binaria se refiere a los métodos empírico y científico de conocimiento, que dependen del análisis intelectual y de la observación por medio de los sentidos. La mente analógica ocurre cuando el individuo aprende el nuevo conocimiento por medio de volverse análogo con el objeto de aprendizaje, experimentando y convirtiéndose en el objeto mismo de la observación a la vez que es el Observador consciente de la experiencia.

Para Ramtha, cualquier información que sea impersonal para el individuo, no es verdadero conocimiento, sino simple teoría o filosofía, sabiduría en potencia. Por el contrario, la información y las teorías que han sido experimentadas de manera analógica, siendo el Observador y la acción en sí misma, son verdadero conocimiento, sabiduría y verdad.

«Estoy aquí para enseñarte la verdad. La verdad será aquello que experimentes. Todo lo que te digo no es más que filosofía. Pero si mi filosofía —y así es— sólo puede debatirse por medio de la duda, entonces el único modo de conquistar la duda es salir a la verdad. Y la única manera de obtener eso, mi amada gente, es experimentar la filosofía, porque si experimentas la filosofía y se manifiesta, ya no es filosofía: es tu verdad.»*

* Ramtha :Introducción a la Gira Mundial.

En este sentido, Ramtha se acerca más al concepto de verdad del antiguo Oriente Medio, que al del griego y el moderno. La palabra «verdad» en hebreo (emet) está formada por tres letras: álef, mem, y tau; la primera, la del medio y la última de las letras del alfabeto hebreo. Esta configuración de la palabra «verdad» expresa un sentido de plenitud y totalidad. Esta palabra se usaba para expresar algo que se ha experimentado y conocido, una acción del pasado, y nunca para referirse simplemente a un dato o información aislados. La traducción griega de la palabra verdad en hebreo (aletheia)perdió el carácter experiencial del concepto, y se refiere a él en cuanto a información que se ha aceptado como verdad por medio del consenso. La capacidad de una persona de adquirir conocimiento se vio limitada al método científico, el cual se basa en la observación y en el análisis asistidos solamente por el intelecto y los sentidos.

En la tradición occidental, el entendimiento del conocimiento objetivo y la verdad se basa en una hipótesis acerca de la persona y la naturaleza de la realidad. El método científico limita el alcance del conocimiento a los fenómenos que pueden ser observados y comprobados a través de los sentidos del cuerpo físico; cualquier cosa fuera de ese ámbito se atribuye al reino del mito y del folklore. En otras palabras, la naturaleza de la realidad y el ser humano no son más que su naturaleza física y material. El psicoanálisis y el perfil de la psique desarrollados por Sigmund Freud son un ejemplo muy claro de esta tendencia.

En el sistema de pensamiento de Ramtha, el cuerpo físico y el mundo material son sólo un aspecto del mundo real. De hecho, son sólo el producto y el efecto del mundo real constituido por la conciencia y la energía. La mejor manera de describir a la persona es como conciencia y energía que crean la naturaleza de la realidad. El mundo físico es sólo uno de los siete niveles de expresión de la conciencia y la energía. Para explicar su noción de conciencia y energía, Ramtha utiliza el concepto del Observador de la teoría cuántica.

Asimismo, para describir a la persona desde el punto de vista de conciencia y energía, usa el concepto de Dios como creador y soberano.

«La enseñanza más grande que se haya dado alguna vez es que tú eres Dios, verdaderamente. Y la vida es aquello que se llama el regalo de Dios —una presencia divina— de hacer conocido lo desconocido, de aquello que se llama una oportunidad proveniente de una revisión en la luz, para limpiar nuestros asuntos, nuestros trabajos inconclusos de vidas pasadas.

No regresamos aquí para construir magníficas catedrales dedicadas a Dios, sino para cumplir con ese pequeño asunto de limpiar nuestra confusión acerca de quién y qué somos realmente. Si nosotros somos —y yo te lo puedo decir— Dioses, permíteme agregar también que lo que te digo no es la verdad, porque la verdad es una realidad subjetiva y es un premio que, potencialmente, nos pertenece a todos.»*

* Ramtha: Introducción a la Gira Mundial.

A la luz de estas consideraciones sobre el sistema de pensamiento de Ramtha, el concepto de la iluminación ocurre cuando las personas experimentan la filosofía y comprenden, plenamente y en conciencia, que son un ser divino; que son Dios, el creador de su propia realidad y destino; que son conciencia y energía creando la naturaleza de la realidad; el Observador de la mecánica cuántica. Dentro de este contexto, Ramtha se describe a sí mismo como Ramtha el Iluminado.

Una persona que busca el conocimiento con el fin de alcanzar la iluminación es una persona que está en busca de nuevos modelos de pensamiento que le sean desconocidos, para poder experimentarlos y obtener sabiduría. La fuerza que impulsa a la conciencia y energía para que evolucione y se expanda a sí misma, para que se conozca más allá de lo que ya se conoce, es la intención de hacer conocido lo desconocido. Los siete niveles de creación son el resultado de la conciencia y energía evolucionando y expandiendo su propio reflejo hacia lo desconocido. En la perspectiva de Ramtha de la realidad, la persona no es el cuerpo físico, sino conciencia y energía que se manifiestan a través de un cuerpo físico; por lo tanto, la obtención de conocimiento y sabiduría no está limitada por el espacio, el tiempo ni las leyes de la física.

La única limitación para la persona que conoce y experimenta una cosa radica en la capacidad de pensar e imaginarla intelectualmente, de manera que pueda servir como un paradigma para una nueva experiencia y una sabiduría potencial.

«Yo no soy un profesor que enseña a aquello que se llama mi gente los potenciales que no han soñado ni pensado; que no soñaron ni concibieron que pudieran existir. Les enseño que ellos son. Y en el momento que les enseño que son, ellos capturan el pensamiento en la red neuronal de su cerebro y lo contemplan. Y si lo contemplan obedientemente y lo aceptan —si pueden decirme: Lo acepto, es totalmente correcto para mí; lo acepto—, si aceptan eso, nunca tienen que sentir miedo o preocupación, pues están en automático, ya que la voluntad de Dios ha aceptado el sueño. Y ese sueño los lleva a un nuevo paradigma de experiencia, una nueva vida, una vida que es mucho más que esperanza; es todo lo que jamás hubieran podido soñar. Es ahí donde yo soy el profesor.»*

* JZ KNIHT Y RAMTHA: Conversaciones íntimas, vídeo, Yelm, JZK Publishing, una división de JZK, Inc., 1998.

– FORMATO ESPECÍFICO DE LAS ENSEÑANZAS DE RAMTHA

Muchos sectores de la sociedad de hoy desestiman de inmediato las enseñanzas de Ramtha debido al modo extremadamente inusual en el que son transmitidas. Lamentablemente, juzgar un mensaje basándose en la forma en que se presenta más que en su contenido, es una reacción muy común. El marketing, las comunicaciones y las técnicas de promoción, venta y publicidad son un perfecto ejemplo de esto.

La manera inusual en que Ramtha comunica sus enseñanzas no es de ningún modo arbitraria ni superficial, y él ha señalado explícitamente las razones de tal formato. Ha explicado que para entender su mensaje es muy importante tomar conciencia de los paradigmas de pensamiento, de la raíz de las ideas preconcebidas, los prejuicios inconscientes y los moldes dentro de los cuales percibimos y evaluamos normalmente la realidad.

Desde el mismo momento en que nuestros padres nos enseñan su lenguaje, cuando somos niños, estamos sujetos a un número de ideas preconcebidas acerca de Dios, la naturaleza de la realidad, la física y la psicología: Dios es una entidad masculina que vive en un lugar llamado Cielo; todos los extraños son peligrosos; la oscuridad asusta; algunas enfermedades son incurables; el ganador se lleva todo; los más fuertes y los más bellos son los que mandan. Puede que el individuo jamás evalúe ni se enfrente a estas ideas preconcebidas; sin embargo, forman parte de la manera como percibe y experimenta su realidad diariamente.

A menudo, las técnicas de enseñanza de Ramtha buscan desafiar al individuo, a la vez que le ofrecen las herramientas para tomar conciencia de esas ideas preconcebidas que conforman y determinan las fronteras dentro de las cuales percibimos la realidad normalmente. El propósito de esto es obtener la posibilidad de que surja una perspectiva mental más amplia) lo que permitiría que experimentáramos la realidad de una manera más ilimitada, consciente, extraordinaria y con mayor significado, así como brindarnos un espectro más amplio de potencialidad para nuestra experiencia que el que teníamos previamente.

«Estoy aquí para enseñarte a no vivir nunca más en la negación, a entender el estar más cerca de Dios, a tener acceso a eso en ti. Y es todo filosofía, pero lleva consigo una experiencia práctica para poner a prueba los sentidos y poner a prueba el cuerpo. Y si Dios vive dentro de ti, entonces Dios se elevará y realizará aquellas maravillas que los sentidos y el cuerpo, sencilla y llanamente, no han conseguido hacer. Y entonces tenemos un testimonio bello y salvaje. Y tenemos alegría de la mayor magnitud; aquello que vive en nosotros es una esperanza más allá de la esperanza. Y hay algo más importante para nosotros que nuestro reflejo en el espejo; hay algo más importante para nosotros que lo que la religión, la política, las fronteras, el color de la piel y la sexualidad tienen que ofrecer en estos tiempos, los más aburridos y tediosos de todos.»*

* Ramtha: introducción a la Gira Mundial

– CANALIZAR A RAMTHA: LO IMPORTANTE ES EL MENSAJE

Uno de los aspectos más controvertidos de las enseñanzas de Ramtha es la forma que escoge para entregar su mensaje. Al presentar su filosofía como fruto de su propia verdad y experiencia personal, Ramtha deja en claro que él mismo es la personificación de su filosofía; la representación y la manifestación vivientes de su pensamiento. En este sentido, él dice que es un Dios inmortal, conciencia y energía, y que una vez, hace 35.000 años, vivió como un ser humano en el desaparecido continente de Lemuria. Explica que en esa vida abordó los interrogantes de la existencia humana y el significado de la vida, y que a través de su propia observación, reflexión y contemplación alcanzó la iluminación y conquistó el mundo físico y la muerte.

Se dio cuenta de que existía una manera de llevarse su cuerpo con él a un nivel mental en el que su verdadera esencia, como conciencia y energía, podía permanecer totalmente consciente y ser completamente libre e ilimitada para experimentar todos y cada uno de los aspectos de la creación y continuar haciendo conocido lo desconocido. Él se refiere a este proceso como su ascensión.

El hecho de que ya no esté limitado por su cuerpo físico permite a su conciencia y energía interactuar de otras formas con el mundo físico. A menudo se refiere a sí mismo como el viento que empuja las nubes, por ejemplo, o como la mañana, o un extraño, o un mendigo en la calle que observa el ir y venir de las civilizaciones, o cualquier otra cosa que la conciencia se atreva a imaginar.

Ramtha comunica sus enseñanzas a través del fenómeno llamado canalización; de hecho, fue él quien hizo el término conocido. Usa el cuerpo de JZ Knight para canalizarse y enseñar su filosofía en persona. JZ Knight es el único canal que él ha escogido y que utiliza para comunicar su mensaje. De sus primeros encuentros con Ramtha, ella cuenta:

«Y cuando Ramtha comenzó a enseñarme a salirme del cuerpo, fue muy interesante, porque era como morir. Y él dijo: Esto es lo que vas a experimentar en el momento de la muerte. Bien, ¿tú qué harías? Si él viene y te dice: Vas a morir, pero no te dolerá; será sólo por un momento y luego regresarás), ¿confiarías en este sujeto? Es como un anestesista: Ahora sé buena y duérmete…) Ramtha dijo: Esto es lo que tienes que hacer), y me dio unas palabras que tenía que decir y un punto de enfoque. Él trabajó junto conmigo y me dijo: Así es como yo solía abandonar mi cuerpo. Asi es como desarrollé este compañerismo con el viento.

Y así llegaba a un cierto punto y me enfocaba en un florero artificial de margaritas de plástico que estaba frente a mí en la mesilla del salón. Y yo estaba sentada en una silla, llegaba hasta ese punto y no pasaba nada. Él dijo: No tienes que aguantar la respiración para morir. ¿Por qué tienes que aguantar la respiración? No tienes que retener la respiración. No tienes que aferrarte a la silla. Nada más relájate).

Así que lo hice otra vez. Y entonces, de repente, estaba persiguiendo esa luz al final del túnel, y un viento me pasaba silbando. Y cuando llegué a esa luz que era tan brillante, me encontré contra una pared de luz. Y recuerdo que nunca vi a Ramtha, pero recuerdo que me hablaba. Él hablaba, y era realmente bello y amoroso. Dijo: (Ahora, en este momento, eres tu verdadero Yo. Este momento es quien realmente eres, y has dejado tu cuerpo atrás).

Y noté que en ese momento no sentía dolor, no tenía concepto de peso, no tenía concepto de dimensión, ya que no tenía cuerpo para definir la dimensión. Y noté que en ese momento no tenía miedo. Sentía como si este fuera el lugar más natural. Como un pez en el océano, sentía que este era mi océano natural.

Y luego él me trajo de regreso, y percibí mi cuerpo: mi corazón estaba latiendo muy, muy rápido. Y noté que a mi cuerpo le tomó unos momentos calmarse —y se calmó—, pues mientras yo no estaba, Ramtha había puesto su energía en el cuerpo. Lo usó durante cuarenta y cinco minutos. Y cuando lo dejó, yo me lo puse otra vez.»*

* Palabras introductorias de JZ Knight en Ramtha Dialogues®, Cinta N° 324, Beginning C&E °P (Taller de C&E para Principiantes), 7 y 8 de octubre de 1995.

– EL VALOR DE LA MUJER: UNA APROXIMACIÓN HOLÍSTICA

Al elegir a una mujer para canalizar su mensaje en vez de usar su propio cuerpo físico, Ramtha está afirmando que Dios y lo divino no son sólo una prerrogativa de los hombres, y que las mujeres son dignas expresiones de lo divino, capaces de ser geniales y de ser Dios realizado. Asimismo, asevera que lo importante de su filosofía no es adorar al mensajero, o una cara o una imagen —lo que en el pasado causó el colapso de muchos esfuerzos dirigidos hacia la iluminación—, sino escuchar el mensaje mismo. También está afirmando que la verdadera esencia del ser humano no se limita al cuerpo físico o a un género específico. Es por eso que el fenómeno de la canalización tiene cabida dentro del marco del sistema de pensamiento de Ramtha. En otras palabras, la canalización, tal y como sucede en la persona de JZ Knight, sólo es posible si las enseñanzas de Ramtha son verdad.

«Y Ramtha dijo: Bueno, con tu autorización, voy a usar tu cuerpo durante un tiempo).

Y yo dije: Sí. ¿Qué vas a hacer con él?.

Y él dijo: (Bueno, lo voy a usar para enseñar).

Yo pensé: ¿Por qué querrías usar mi cuerpo? Eres hermoso. ¿Por qué sencillamente no sales y lo muestras tal como es?

Y él dijo: No funciona de esa manera, porque las personas en esta civilización son propensas a la imagen y a los ídolos. Han estado inmersas en la religión católica. Han estado inmersas en la tradición cristiana. Creen que Dios vive fuera de ellas en lugar de dentro de ellas. Creen que Dios es un hombre. Creen que Cristo fue un hombre. Creen en imágenes, pero no en sí mismas. De modo — dijo— que yo permanezco sin imagen. Pero voy a enseñar a través de tu cuerpo, y todo el mundo sabe que no es mi cuerpo.

Y yo dije: Sí, pero yo soy una mujer. Soy una chica. Tú sabes, tengo… cosas).

Y él dijo: Ya lo sé. Las mujeres son el grupo de personas más discriminado que haya existido jamás, porque a las mujeres nunca se les ha permitido el derecho divino de Dios y no tienen aliado en el Cielo). Eso fue lo que dijo; y agregó: Así que las mujeres han sido objeto de abuso por parte de los hombres, y han sido tratadas como ganado por los hombres a través de la religión, para que actúen de acuerdo con esas doctrinas religiosas. Y de hecho, Jehová despreciaba a las mujeres. Entonces, —dijo— es importante que cuando se den las enseñanzas, se den a través de un cuerpo de mujer, para que las mujeres, cuando oigan, se den cuenta de que Dios no es un padre, sino que Dios es también una madre; y que Dios es tanto el padre como la madre y ninguno de los dos; y que el Cristo no es un hombre, sino que han sido muchos hombres y ahora serán muchas mujeres; y que ser un hijo de Dios es también ser una hija de Dios.

Y dijo: La mayor cruzada para las mujeres es que asuman la igualdad de su divinidad y que la usen sin ningún obstáculo que venga de los hombres). Y dijo: Decirle a una mujer que se mire en el espejo y decirle: “ahora estás mirando a Dios a la cara” es un desafío, porque no te cree. Si le dices a una mujer que vaya a mirar a Dios a la cara, y la mandas a una capilla y haces que mire a la cara a un Jesús sufriente colgado de la cruz, te creerá. Pero ellas no creen en sí mismas). Yo entendí eso.»*

* Palabras introductorias de JZ Knight en Ramtha Dialogues®, Cinta N° 324, Beginning C&E °P (Taller de C&E para Principiantes), 7 y 8 de octubre de 1995.

RAMTHA – Extracto de GUIA DEL INICIADO PARA CREAR LA REALIDAD

* * *



* * *

sharing, A+, Ramtha, El cerebro, y el poder creador, de la palabra,

Origen: sharing, A+, Ramtha ~ El cerebro y el poder creador de la palabra.

sharing, A+, Ramtha ~ El cerebro y el poder creador de la palabra.

* * *

Ramtha ~ El cerebro y el poder creador de la palabra.


– EL CEREBRO Y EL PODER CREADOR DE LA PALABRA

…Además, una parte esencial del sistema de pensamiento de Ramtha, es su singular entendimiento de cómo el cerebro procesa la conciencia y produce pensamientos que luego son traducidos en las abstracciones que usamos para la comunicación, llamadas palabras. Ramtha explica lo siguiente a un grupo de estudiantes principiantes:

«Conciencia y energía crean la realidad. (…) El cerebro es diferente de la conciencia, aunque es la conciencia quien da vida a las células.

El cerebro no crea conciencia; crea pensamiento. (…)

Conciencia y energía son la Fuente. Cuando ella da vida, la da debido a un pensamiento. El cuerpo, el cuerpo humano, contiene un cerebro, y ese cerebro es el vehículo de los flujos de conciencia y energía. Es su fuente de poder.

La función del cerebro es tomar impulsos de conciencia y energía en el nivel neuronal —no te duermas— y crear pensamientos. El cerebro, de hecho, parte en pedazos el flujo de conciencia y la convierte en formas de pensamiento coherente que se alojan en los senderos neurosinápticos del cerebro.»*

* Ramtha DlALOGUES®. Cinta N° 326: Begginning C&E™ Workshop (Taller de C&E para ‘Puntes), 3 y 4 de febrero de 1996.

Las palabras son la tercera generación de una corriente de conciencia y energía que ha sido capturada y congelada por las conexiones neurosinápticas del cerebro, el cual las dispara y las traduce en imágenes holográficas a las que llamamos pensamientos. 
 
El significado último, el aspecto ontológico de las palabras, radica entonces en la cualidad creadora de conciencia y energía, con la cual están cargadas y de la cual, en definitiva, provienen. 
 
Hoy en día, la cualidad creadora o destructora, y de permanencia de la palabra hablada ya no se tiene en cuenta. Los relatos de conjuros mágicos y maldiciones de venganza están, definitivamente, fuera de moda y sólo se los encuentra en el folclore, el mito, y la fantasía. Pero ¿cuál es la verdad detrás de esas historias?

Fray Luis de León, uno de los más grandes pensadores y precursores del Renacimiento Español y de la lengua española —que fue profesor de la Universidad de Salamanca durante la segunda mitad del siglo XVI— enseñó teología al famoso místico cristiano San Juan de la Cruz, y fue amigo y editor de Santa Teresa de Ávila. 
 
Los tres fueron acusados de herejía y juzgados por la inquisición, pero sobrevivieron a la injusticia de los cargos que se les hicieron y, hoy en día, se los considera santos y grandes ejemplos. Fray Luis de León elaboró una singular filosofía sobre los nombres, siguiendo los conceptos de la mística judeo – cristiana.

En su obra filosófica De los Nombres de Cristo, explica que una palabra o el nombre de algo contienen en sí aquello que están nombrando.
 
* El concluye, por lo tanto, que cuando contemplamos ese nombre como un pensamiento, de alguna manera poseemos la esencia de aquello que está nombrando. 
 
Para Fray Luis de León, la palabra no es, de ningún modo, una mera convención o carente de significado. Para él, contiene un poder de creación; contiene, según la terminología de Ramtha, conciencia y energía.

* Fray Luis de león ,De los Nomtres de Cristo 1991. Madrid, Colección Austral, Espasa El primer libro de la Tora judía, el Libro del Génesis, contiene -” como parte de su palabra inicial, «bereshit»— la palabra «bere» (beth, resch, álef). 
 
La segunda palabra del mismo libro es «bere» a secas. Este término se refiere, a la vez, a un sustantivo y a un verbo. Como sustantivo singular significa «una palabra», y como verbo se refiere al acto de creación. Este doble significado no es de ninguna manera arbitrario, especialmente cuando consideramos que el contexto del libro del Génesis es la historia de la creación.

Este libro cuenta que en siete días, Dios creó los cielos y la Tierra, y todo lo que existe dentro de ellos. 
 
Dios, a través de su mandato, da existencia a su creación, y al ver que la obra es buena, la aprueba. 
 
Este contexto le da a la palabra «bere» un trasfondo muy profundo que la carga de significado. 
 
Gran parte del misticismo judío y de la Cábala judeo – cristiana de la Edad Media estaban fundados en el entendimiento de que las palabras y los pensamientos tenían una cualidad divina y creadora. 
 
Las palabras eran el foco de la meditación y los agentes que acercaban al individuo a lo divino. 
 
A la luz de estas consideraciones, no es difícil encontrar un paralelo entre el concepto del «poder creador de la palabra de Dios» y «el poder creador de conciencia y energía contenido en el pensamiento y expresado en la palabra».
…Sin embargo, una diferencia importante entre estos dos conceptos es que la única vez que la palabra tiene un poder creador, de acuerdo con el Génesis, es cuando es usada por Dios, y no por hombres y mujeres.
 
 En otras palabras, se la considera un atributo divino. En el entendimiento de Ramtha, el poder creador de la palabra está a disposición de todo el mundo. Para Ramtha, este importante don de la humanidad es un testimonio de hasta qué punto hemos olvidado nuestra divinidad así como los cimientos mismos de nuestro libre albedrío.

«Entonces, la definición de Dios —que se trata de la definición de ti mismo— es que tú eres conciencia y energía, cualquier cosa que tu voluntad ilumine.
 ¿Y por qué los siete sellos? 
Porque nuestra voluntad puede operar en cualquiera de esas áreas. 
 
Y el cuerpo es un mapa, un duplicado exacto de aquello que se llama los siete reinos —como es adentro, es afuera; como es arriba, es abajo—; y lo que da a esos reinos su viabilidad y, en verdad, su justa razón de ser, es nuestra voluntad y nuestra elección. Eso es todo. Pero es todas las cosas, todo.

(…)

Conciencia y energía es la ley intrínseca —la única ley, si queremos llamarla así— que está en funcionamiento. Y lo que hace es tan ilimitado que la sostiene. Es la única ley, si queremos llamarla así, en la que tu voluntad puede ser absolutamente libre.»*

* RAMTHA DIALOGUES®, CintaN° 437.1: Walking the Journey ofthe Woman (Transitando el camino de la mujer), 9 de enero de 2000.

La ley de conciencia y energía está siempre activa en la persona, aunque puede que no siempre sea evidente debido al nivel de percepción consciente del individuo. 
 
Ramtha explica que generalmente las personas no son conscientes de la verdadera dirección de su enfoque y su intención, por eso piensan que su voluntad no se manifiesta. Por otro lado, las personas que están conquistando su condición humana y volviéndose iluminadas, aprenden a ser conscientes y a redirigir a voluntad la intención subyacente que crea sus vidas.

«A menos que entiendas que conciencia y energía crean la realidad, siempre tendrás las frases: pero, por qué, no puedo, es muy difícil, fracaso, carencia… Siempre las tendrás. Y lo asombroso es que conciencia y energía están creando tu objeción.»*

* Ibíd.

«La conciencia no tiene leyes; cualquier cosa que sea, es la ley. Y esa es la ley: hacer conocido lo desconocido. Su reinado es libre. La energía es la servidora de los pensamientos. 
 
Es lo que colapsa el mundo subatómico en una realidad de partículas y crea campos magnéticos para atraer hacia tus bandas lo que ya se conoce. Todas las personas en nuestra vida reflejan un aspecto de quiénes somos, y ese aspecto está ahí para una redención emocional.»*

* RAMTHA DIALOGUES®, Cinta N° 437: Blue College Weekend (Retiro de fin de semana Colegio Azul), 7 de enero de 2000.

Ramtha explica, además, que la mecánica de la ley de conciencia y energía está expresada en la forma como el lenguaje organiza los verbos y sustantivos en una oración. 
 
El verbo es la acción de la conciencia y energía, y el sustantivo representa la realidad creada por esa acción. El concluye, por lo tanto, que el verbo debería ir siempre primero en una oración y después el sustantivo, para imitar fielmente la manera como se crea realmente la realidad. 
 
La lengua nativa de Ramtha estaba estructurada de esa forma. Algunas lenguas antiguas, como el griego clásico, presentan también indicios de este formato.

Es importante que el lector tome esto en cuenta cuando lea las enseñanzas de Ramtha, dado que en algunas instancias podría parecer, a primera vista, que su uso del inglés es más bien arcaico o tosco. 
 
Ramtha es muy cuidadoso y minucioso al exponer su pensamiento. Todo lo que hace, cada término que utiliza, tiene un significado y un propósito específicos; representa y es consecuente con la totalidad de su mensaje.

Al preparar las enseñanzas de Ramtha para su publicación en forma impresa, se ha puesto especial atención en presentarlas, en la medida de lo posible, en el mismo contexto y forma en que fueron transmitidas.

Para evitar la alteración de las enseñanzas, se ha tenido mucho cuidado en no sacarlas de contexto ni usar un sistema de puntuación que pudiera cambiar el significado. Sin embargo, somos conscientes de que el elemento humano de percepción y de comprensión limitadas es inevitable. 
 
El único modo de asegurarse de que el mensaje sea transmitido y recibido en su belleza y originalidad prístina es cuando el lector lo adopta como un paradigma verdadero. De esta forma, da los frutos de verdad y sabiduría que promete.

«Te he dado, en verdad, una gran cantidad de información, y es cierto que mi lenguaje no siempre fue comprensible, y eso se convirtió en una excusa. 
 
He visto mis palabras, como tú las llamas, editadas y cambiadas de lugar en favor de la continuidad del pensamiento. Y, sin embargo, cuando las palabras fueron editadas en favor de la continuidad del pensamiento, se excluyeron palabras de un profundo poder.

En verdad así es en este tiempo tal como tú lo conoces, en esta misma hora, que aquello que se llama en verdad el Dios dentro ti se alza, tal como se ve en este momento, para hacer frente a aquello que se llama, y así es en verdad, la creciente sombra que yace en las profundidades del alma de todo aquello que se llama la humanidad. ¿Recuerdas esas palabras? Las quitaron en favor de la continuidad.

(…)

Ahora, las palabras eran poderosas porque no eran simples palabras. 
 
Estaban organizadas de acuerdo con la dirección y el impacto de su energía, y cómo estarían destinadas a florecer. Así que las palabras que usé en tu pasado estaban allí por el poder del momento. Yo era quien las transmitía; por lo tanto, estaba obligado a darles existencia.»*

* Ramtha Dialogues®, Cinta N° 304, Preserving Oneself (Preservarse a uno mismo), ” febrero de 1991.

RAMTHA – Extracto de GUIA DEL INICIADO PARA CREAR LA REALIDAD

ANTERIOR Ramtha – El escrutinio científico de la canalización.

SIGUIENTE Ramtha – El Vacío. Conciencia y Energía crean la realidad.


* * *

* * *