KRULIANs, share, Antártida, paraíso, bajo el hielo. I

Origen: KRULIANs: share, Antártida, paraíso, bajo el hielo. I

domingo, 7 de julio de 2019

share, Antártida, paraíso, bajo el hielo. I

* * *


Antártida, paraíso bajo el hielo. I

He aquí un resumen del libro que coincide con el título de éste texto.

El capitán Alfred Ritscher, al mando del “Neuschwabenland” dejó el puerto de Hamburgo, el 17 de diciembre de 1938, dirigiéndose a la Antártida. 

La expedición, realizó varios vuelos, donde se tomaron cerca de 11.000 fotografías. Las aeronaves Nazis recorrieron cerca de 600.000 kilómetros, depositando en los hielos, miles de banderas, con la esvástica, delimitando el territorio que reclamaron para Alemania. 
Hasta esa fecha, no se habían realizado casi ningún vuelo sobre la zona. Fue desde la altura que descubrieron pequeñas zonas desprovistas de hielo con pequeños lagos que albergaban vegetación. 
Durante la Segunda Guerra Mundial, los lobos de mar, al mando del almirante Dönitz sabían de la existencia de las grutas antárticas, de gran tamaño, y oquedades inmensas bajo el hielo, donde se podía esconder sin temor a ser descubiertos. 
Los submarinos alemanes descubrieron varias entradas bajo la capa de hielo, a cavidades inmensas, donde establecieron sus bases operativas.
,
¿Cómo es posible, que en un continente tan grande, como todo Europa los alemanes encontraron por arte de magia unas entradas misteriosas? 
El explorar los miles de kilómetros de costa les habría llevado años. Tanto Ritscher como el Almirante Dönitz no fueron a ciegas, pues tenían mapas e indicaciones precisas donde dirigirse. 
Ya en los años treinta, las expediciones al Tíbet no se hicieron por afán aventurero. Los dirigentes nazis buscaban información precisa relacionada con los Hiperbóreos; es decir, sus antepasados. Los monjes tibetanos les hablaron de Agartha, y de bases subterráneas en el planeta, habitadas por seres superiores, descendientes de los antiguos padres creadores. 
Los nazis trajeron del Tíbet documentación precisa de antiguos mapas, en los que se veía la Antártida desde el aire, y, lugares donde habitaban los maestros. Este hecho en si, ya es extraordinario, puesto que no existía mapa alguno de este continente helado, tan solo mapas de pequeñas porciones de costa.
,
Los mapas entregados por los monjes tuvieron que hacerlos seres que disponían de aparatos voladores.
,
Pero no solo fueron estos mapas los que establecieron los puntos precisos donde tenían que buscar. Tanto la sociedad Thule como la sociedad Vril, ratificaron dichas latitudes mediante métodos psíquicos. 
Afortunadamente, se han desclasificado miles de documentos, sobre todo en la antigua Unión Soviética, que demuestran, que todos, y cada uno de los dirigentes nazis, pertenecían a las Ordenes esotéricas citadas por Hans. 
Fue el propio Himmler, jefe supremo de las SS, el que dirigió este sondeo. Luego se pidió a María Orsitsch, la líder de la Sociedad Vril, que indagara sobre el asunto. Y este grupo de mujeres con capacidades excepcionales consiguió, no solo localizar el lugar donde buscar, sino establecer contacto mediúmnico, y telepático, con unos seres altamente evolucionados que habitaban en la Antártida, y que se hacían llamar los Arianni.
,
Estos seres descendían de los hiperbóreos, y estos a su vez, de otros viajeros del espacio, llamados Aldebaranes, provenientes de la Constelación de Tauro, donde se encuentra la estrella Aldebarán, a más de setenta años-luz de nuestro planeta. 
María Orsitsch era para los nazis una heroína extraordinaria, y, la mejor médium del mundo. Fue el propio Almirante Dönitz, que estaba al mando de la flota de submarinos del Tercer Reich, quien declaró durante la guerra lleno de orgullo: “La flota alemana de submarinos está orgullosa de haber construido para el Führer, en otra parte del mundo, un Shangri-La, una fortaleza inexpugnable”. 
Aquella información puso en alerta a los servicios secretos de los aliados, que no sabían cómo digerir aquella frase. 
Y mucho más enigmático, resultaba el empleo de la palabra “Shangri-La”, pues este vocablo, hace alusión directa a un mundo subterráneo paradisíaco, dentro de la cultura oriental tibetana.
,
Y, este desconcierto aliado fue aún mayor, cuando El almirante Doenitz en 1943 declaraba: “La flota de submarinos habrá amarrado en algún punto del Polo, en algún lugar paradisíaco”. 
A partir de 1940 el Reich Alemán comenzó a trasladar un ingente número de maquinaria al Polo Sur, con el objeto de construir en un continente desconocido, una estación secreta, un nuevo Berchtesgaden para el Führer. 
Ingenieros, mano de obra, tuneladoras, y, alta tecnología, fueron trasladadas en secreto por los submarinos alemanes a la base 211 de Nueva Suabia. 
Los años sucesivos hasta el final de la contienda mundial, fueron miles las personas que llegaron a aquel destino. 
Los submarinos encontraron en la localización establecida por los psíquicos, y por los tibetanos, una enorme gruta, que se ramificaba con otras más pequeñas, y, a las que se podía acceder por el mar, siguiendo unos canales de agua dulce, más caliente, que había horadado el hielo polar, y, que procedía de un centro telúrico, en el interior de dicha gruta.
,
Por encima de la gran cueva, se acumulaba una capa de hielo, que alcanzaba una altura de dos kilómetros. 
Esa enorme cavidad, tenía en una de sus caras, una pared rocosa, que no acumulaba tanto hielo. 
Los ingenieros alemanes perimetraron la zona, elaboraron un gráfico preciso de la cueva, y, establecieron las distancias hasta la superficie. 
Luego idearon un plan ingenioso capaz de perforar el hielo polar, usando la misma técnica que los sondeos petrolíferos, pero, lubricando la broca taladradora con agua caliente. 
Cada cien metros, introducían por la abertura, cargas explosivas, con la onda expansiva dirigida hacia la caverna. Finalmente consiguieron llegar a la cueva, en varios puntos. 
Las perforaciones conseguidas, se entubaron, con diámetros más grandes, rodeados de un serpentín, por donde circulaba el agua termal del interior de la base, a gran presión.
 De esta manera, consiguieron que los tubos, no se helaran. Luego, en la superficie instalaron unos cristales, a modo de lupas, que trasladaban la luz hacia el interior.
,
La luz de los tubos la dirigieron a un espejo central, que, a su vez, irradiaba a otros tantos en el techo de la cavidad, iluminando la enorme estancia con luz natural. 
Las zonas oscuras de la base, se iluminaban con luz eléctrica, producida por los generadores que aprovechaban el flujo de agua telúrica, que emanaba del fondo de la cueva, donde se instalaron enormes generadores eléctricos. 
La base 211 era enorme. 
Dentro de la misma, se crearon enormes complejos industriales con una tecnología moderna, donde se fabricaba armamento moderno. 
Aparatos de vuelo, y alta tecnología aplicada a la supervivencia. Se crearon estancias para los trabajadores, los científicos y los militares, y, en su interior, se albergaron diques, y puertos, para el centenar de submarinos asignados a la base. 
Hasta el año 1943, se emplearon todos los recursos en la construcción de la base. Los víveres traídos desde Alemania, Chile y Argentina llegaban por vía submarina.
,
Se organizaban viajes, y estancias, a la superficie a zonas sin hielo donde la temperatura era agradable, y donde se sembraron hortalizas en invernaderos. 
Pero, en el 26 de marzo de 1943, a las 10:45 de la mañana, ocurrió un milagro, que dio un giro inesperado a todo el programa. Antes de hablar de este evento, es necesario hacer una referencia a las sociedades secretas que dirigieron e inspiraron a los nazis.
,
La sociedad Thule fue creada hacia el 1917 por una serie de personas expertas en ocultismo pertenecientes a su vez a distintas sociedades secretas. Algunos de sus fundadores claves fueron el ocultista barón Rudolf von Sebottendorf, Karl Haushofer y la excepcional médium María Orsitsch. Sebottendorf y Haushofer eran expertos en filosofías y misticismo oriental, además de frecuentes viajeros al Tíbet y la India. Conocían además el movimiento teosófico que por aquel entonces estaba en pleno auge.
,
La sociedad de Thule incluía entre sus filas como iniciados de alto rango a personajes como Adolf Hitler, Führer, canciller del Reich y jefe supremo de las SS; Rudolf Hess, adjunto al Führer; Hermann Göring, mariscal del Reich y jefe supremo de las SS; Heinrich Himmler, jefe de la SS del Reich y ministro del Reich; Alfred Rosemberg, ministro del Reich y dirigente de los nacionalsocialistas; Rudolf Steiner, fundador de la doctrina antroposófica; W. O. Schumann, doctor y maestro de la Facultad de Ciencias de Múnich; y otros tantos personajes claves y relevantes de la industria, las finanzas y el poder.

Thule
esta ciudad había sido la capital del primer continente colonizado por los arios que se llamaba Hiperbórea y habría sido más antiguo que Lemuria y la Atlántida. Existe en Escandinavia una leyenda con respecto a “Última Thule” un país maravilloso en el Gran Norte donde el sol no se pone jamás, y donde vivirían los ancestros de la raza aria.

El continente hiperbóreo habría estado situado en el Mar del Norte, y habría desaparecido en las aguas, con ocasión de una era glacial. 
Se supone que sus habitantes habían venido antaño del sistema solar de Aldebarán, que es el astro principal de la constelación de Tauro, y, que medían cerca de cuatro metros de alto, tenían la piel blanca, y, eran rubios, con los ojos azules. 
No conocían las guerras, y, eran vegetarianos. Según los supuestos textos de Thule, los hiperbóreos tenían una tecnología muy avanzada, y habrían utilizado los Vril-ya, ingenios voladores que conocemos hoy en día con el nombre de Ovnis.
,
Cuando el continente hiperbóreo empezó a sumergirse, sus habitantes empezaron a perforar gigantescos túneles en la corteza terrestre, con grandes máquinas, estableciéndose bajo la región del Himalaya.
,
Este reino subterráneo, recibe el nombre de Agartha, o Agarthi, y su capital se denomina Shambhala. 
Los persas denominaron a ese reino subterráneo “Aria” o “Arianni”, el país de origen de los arios. La insignia de Thule habría sido la esvástica, con los brazos girados, a la izquierda. Toda esta filosofía había establecido un programa y un objetivo en los fundadores del partido Nazi. 
Hitler, Hess y Himmler, al igual que el resto de la cúpula nazi, y de las SS, estaban absolutamente convencidos que encontrarían las entradas al reino subterráneo, para fundirse con sus antepasados en el sagrado programa de liberar al mundo de los judeo-masones. 
Los dirigentes nazis creían firmemente en la teoría de la “Tierra Hueca” y en sus accesos por los polos al reino de Agartha. Creían que dentro de la Tierra existían un Sol que iluminaba todo este reino, y, ese Sol alumbraba permanentemente el lugar. Por eso, en la Biblia se dice, que “el paraíso es un lugar donde la noche es día y el día es esplendor”
,
Según el explorador de los polos Olaf Jausen, y otros exploradores, el agua en el interior sería agua dulce, lo que explicaría por qué el hielo del Ártico, y del Antártico, no está constituido de agua salada, sino de agua dulce. 
Esta tesis sobre la constitución de nuestra tierra, estaría apoyada por los testimonios de exploradores de los polos Cook, Peary, Amundsen, Nansen, Kane y también por el almirante E. Byrd. Todos ellos tuvieron las mismas extrañas experiencias que no concordaban con las teorías científicas establecidas.
,
Todos ellos, habrían verificado que el viento se calentaba, por encima de los 76º de latitud, que las aves volaban por encima del hielo, en dirección al Norte, y que otros animales, como los zorros, se dirigían en la misma dirección.
,
Encontraron nieve coloreada, y gris, que, al derretirse, liberaba un polen de flores multicolores, o cenizas volcánicas. Se impone la pregunta: ¿De dónde procede el polen de las flores encontrado en el polo Norte? ¿De dónde el polvo volcánico, ya que en las cartas geográficas oficiales de que disponemos no figura registrado ningún volcán?
,
Además, algunos investigadores se habían encontrado a veces, sobre un mar de agua dulce, y, todos relataron haber percibido en un momento del viaje, dos soles.
,
También, habían encontrado mamuts con la carne aún fresca, cuyos estómagos, algunas veces, contenían hierba también fresca.
,
Adolf Hitler asumió literalmente el programa, y la ideología de la sociedad Thule, y todos sus actos, programas y movimientos estaban dirigidos a la búsqueda de la raza hiperbórea que habitaba en el interior del planeta.
,
Dentro de las SS, se encontraba otra sociedad secreta, la elite, el círculo más íntimo de las SS: la SS “Sol Negro”. La Sociedad Thule y aquéllos que más tarde se convertirían en las “SS Sol Negro” trabajaron en estrecha colaboración, no sólo con la colonia tibetana de Berlín, sino también, con una orden de magia negra tibetana. Hitler, estaba en contacto permanente, con un monje tibetano, con guantes verdes, que era designado como el “guardián de la llave” y que habría sabido dónde se encontraba la entrada de Agartha.
,
El 25 de abril de 1945, los rusos descubrieron en un sótano berlinés, los cadáveres de seis tibetanos dispuestos en círculo, en cuyo centro se encontraba el hombre de los guantes verdes. Se dice que fue un suicidio colectivo.
,
El 14 de marzo de 1946, Karl Haushofer, tras haber fracasado en su “misión”, asesinó primero a su mujer, antes de hacerse el Harakiri.
,
La Sociedad Vril es una filial, o nació desde el seno de la Sociedad Thule. A nuestro entender, esta agrupación esotérica, fue la más sorprendente, e importante, que yo haya investigado. Fue tal su importancia, que los servicios secretos de las potencias ganadoras, borraron todo rastro de la misma.
,
Karl Haushofer había fundado la orden esotérica “Hermanos de la Luz”, que luego pasó a llamarse Sociedad Vril, y a él también se le atribuye la creación de las ordenes “Los maestros de la piedra negra”, y la de “Los caballeros del Sol negro”, de una u otra manera, todas ellas tenían una base común, pero la Sociedad Vril se dedicaba a las cuestiones metafísicas, y a la práctica de los poderes paranormales.
,
Tal y como cita Helsing, en diciembre de 1919, fue alquilada una casa forestal en Ramsau, cerca de Berchtesgaden, donde se reunieron algunos miembros de las Sociedades Thule, El Sol negro y Vril.
,
Entre ellos, las mediums, Maria Orsitsch y Sigrun. María había recibido por mediumnidad, en escritura automática, información en caracteres sumerios, de como fabricar una astronave. Los informes habrían venido desde el Sistema Solar de Aldebaran, seres estos que habrían venido a la Tierra, hace millones de años, y, que habrían dado origen a los hiperbóreos. Este sistema esta situado a 68 millones de años luz de nuestro planeta.
,
Según estos mensajes telepáticos, los seres de Aldebaran habrían tenido problemas en su Sistema Solar, y, habrían tenido que colonizar otros planetas, entre ellos, el nuestro, donde habrían venido en diversas ocasiones, siendo la última en la antigua Sumer.
,
Fue necesario localizar traductores que puedieran conocer el idioma sumerio, pues Orsitsch lo desconocía totalmente.

Cuando os he citado antes el caso de Maria Orsitsch, es el de más importancia de todos los tiempos del mundo de los contactados, estoy hablando de una persona, que, no solo recibió información directa, sino que lo hizo en forma segura; es decir, no con mentalismos, como nos tienen acostumbrados los que aseguran tener contacto con la otra dimensión, sino en un idioma para ella imposible de inventar o de aprender.
,
Asi, en el mundo de los contactados, o, como antes se llamaban de los antiguos profetas, o enviados, y, en prácticamente todos los casos, estas personas reciben mensajes morales, o historias que jamás pueden ser comprobadas. 
Todos pretenden ser los únicos, y, por tanto los elegidos por Dios, o por los seres superiores del espacio. 
La verdad, es que, casi siempre, son sujetos con muy poca cultura, que emplean esa habilidad para enriquecerse, para subir la autoestima, por medio del sometimiento, y la admiración del grupo que dirigen, o, para sexo, y otras prácticas poco éticas.
,
En el caso de Orsitsch, la información fue tan absoluta, tan única y exclusiva, que simplemente dejaron a un lado las cuestiones morales, y la parafernalia de elegidos, o sectarios, para dibujar en forma precisa e inaudita, los planos de un ovni, de una máquina que superaba toda concepción hasta entonces conocida por la ciencia de aquel momento. 
Pero, no solo fue Orsitsch, sino las otras cuatro o cinco mediums del grupo, que establecieron un fluido contacto con estas entidades ancestrales, o divinidades, como jamás se ha dado en la historia. Una de las características de ese grupo, es que todas eran mujeres, y, que se dejaban el pelo larguísimo, hasta las rodillas, pues aseguraban que el pelo, era una especie de antena, que facilitaba el contacto con entidades superiores.
,
Realmente aquellas mediums con María a la cabeza eran jóvenes y muy bellas.
,
Seguramente María, además de guapa era inteligente, eficaz, y sobre todo, según los pocos testimonios que se tienen fue ejemplar. Era vegetariana, amaba a los animales, y, pasó desapercibida en la medida que pudo, siendo la pieza clave de aquella tecnología, y, de otras tantas claves que fundamentaron el futuro del que pretendo hablar. 
El día de su marcha, tan solo llevaba lo puesto, y, una paloma en su mano.
,
Con la información recibida, se estableció contacto con el Doctor W.O. Schuman, autoridad científica de la Universidad de Munich, que era a su vez miembro de la Sociedad Thule. Cuando Schuman leyó todo lo que María había recibido, simplemente, dijo: “Se puede hacer” Los fondos vinieron de los miembros de la sociedad que eran ricos empresarios, nobles y banqueros.

Paralelamente, a etas investigaciones, otro prominente científico, Victor Schauberger trabajaba en un proyecto análogo.
,
Pero, aquellos prototipos, no solo consiguieron aparatos voladores con velocidades impensables, sino que, descubrieron la forma de acceder a puertas dimensionales, y, traspasar el espacio-tiempo. 
Cerca de la Navidad de 1943, se celebró una importante reunión de la Sociedad Vril en Kolberg, estación balnearia del Mar del Norte, a la que asistieron los médiums María y Sigrum. El principal asunto a tratar era la “Iniciativa Aldebarán”. Los médiums habían recibido informaciones detalladas sobre los planetas habitados en la órbita del Sol de Aldebarán, y se programó un viaje para ir hasta ellos. En 2 de enero de 1944 Hitler, Himmler, Künkel y Schumann se reunieron para hablar del Proyecto Vril.

Con ayuda de una gran astronave, el Vril 7, querían dirigirse a Aldebarán, a través de un canal dimensional. 
Según Ratthofer, la primera prueba de vuelo, en un canal dimensional, había tenido lugar en invierno de 1944. 
El aparato, se había salvado del desastre, por los pelos. Según las fotos del Vril 7, tomadas a su regreso, se diría 
“que había estado viajando, durante un siglo”. 
El revestimiento exterior de la cabina, parecía muy usado, y, estaba estropeado en muchos lugares.

Tan pronto como ocuparon Alemania, a principios de 1945, británicos y americanos, descubrieron en los archivos secretos de las SS, entre otras cosas, fotos del Haunebu II, y del Vril I, así como también del Andrómeda. 
En marzo de 1946, el presidente Truman ordenó que el comité de la flota de guerra estadounidense, autorizase la recogida del material alemán, para poder experimentar con aquella alta tecnología. 
En el marco de la operación Paperclip, se enviaron a EEUU científicos alemanes, para que trabajasen de incógnito. Formaban parte de ese grupo Victor Schauberger y Werner von Braun.
,
Todos estos prototipos, no se fabricaron en serie, primero, porque los resultados satisfactorios, y la introducción de armas en los mismos, se consiguió en los primeros meses del año 1945. 
En esas fechas, todas las infraestructuras industriales de Alemania habían sido destruidas por los bombardeos aliados. No había fábricas donde construirlos. Sencillamente llegaron tarde. De hecho, fue en 1945 cuando Hitler y Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi, anunciaron que el régimen nazi, contaba con nuevas armas, poderosas, que les harían variar el curso de la guerra.
,
El general Hans Kammler, era quien estaba a cargo de todo el programa de las investigaciones nazis, y, desapareció misteriosamente, con una valiosa información, pocas semanas antes del final de la guerra. 
Este general, pactó con los americanos, su inmunidad, a cambio de dichas investigaciones. Por tanto, los americanos, estaban al corriente de todo esto, y, seguramente copiaron dicha tecnología. Es probable que muchos de los avistamientos de ovnis que se creen extraterrestres, son de los nazis o americanos.
,
Como antes dijimos, la base 211 en la Antártida, o Nueva Suabia, fue localizada sin esfuerzo, porque se tenia información precisa de los lamas tibetanos, se había completado esta información por la Orden de los caballeros del Sol Negro, o, para no liaros, por el grupo de psíquicos del cuartel general de la SS, y, sobre todo, y en forma decisiva, porque Maria Orsitsch, y, el grupo de las medium Vril que ella dirigía, tenían clasificadas, y dibujadas, las entradas y los accesos, no solo a la Antártida, sino a otros lugares de la Tierra.
,
En los primeros meses de 1943, los mensajes emitidos por los aldebaranes, cambiaron drásticamente. 
Maria, y, el resto del grupo Vril, reciben la recomendación de distanciarse de las SS, y de la Orden Thule, puesto que la tecnología recibida por vía telepática, iba a ser empleada para la guerra. 
Los aldebaranes, les dicen, que solo enviarían información precisa a ella, y su grupo, para ultimar los “prototipos vril”, destinados a viajes espaciales. María habla entonces con el Dr. Schumann, y, trabajan en forma especial en dos prototipos, que esconden en un hangar de Munich.
,
La Gestapo, o servicio secreto de la SS, se da cuenta, que la información entregada por María ha cambiado, pues, en vez de contener recomendaciones técnicas, ahora parecen hablar de paz, de espiritualidad, y otras vanalidades, que, lógicamente hacen pensar que el grupo Vril, estaba produciendo fallos, u ocultando, información.
,
El 26 de Marzo del 1943. 
¡Pues bien! 
fue ese día, cuando los aldebaranes, le revelan que los mensajes que recibe ella, y su grupo, no venían de la Constelación de Tauro, sino de los Arianni, una civilización descendiente de los antiguos dioses-blancos, o aldebaranes, y que tienen su base en la Antártida. 
El mensaje precisaba instrucciones para un encuentro formal de la autoridad de la base Nueva Suabia con esta civilización.

El mensaje, fue entregado al propio Himmler, jefe supremo de las SS, y, éste a su vez, informó a Hitler del citado encuentro. Posteriormente, el mensaje cifrado fue llevado a la propia base, y, entregado al general responsable del destacamento. Este reunió a su Estado Mayor, y, dispuso una salida a las coordenadas indicadas en el mismo. La orden establecía claramente que no se portara arma alguna.
,
Una gran nave circular, apareció sobre sus cabezas, luego aterrizó sobre el valle, donde se programó el encuentro, y, el Estado Mayor de la base, acompañado de varios científicos, accedió al interior de la misma. 
Dos hombres altos, rubios, y de ojos azules, vestidos con trajes ajustados, les saludaron en correcto alemán, y le dieron acceso a la sala central de la espaciosa nave. En el centro de la mesa circular que presidía el salón, estaba sentado un hombre de cierta edad, de rasgos puros, que irradiaba beatitud. Todos los visitantes tomaron asiento, y, escucharon la voz del maestro. Conozco las palabras de memoria, pues nos las repetían en la escuela de la base, como una letanía. Aquel hombre sabio, vestido con una túnica blanca dijo:
,
* Uds, van a perder la guerra. 
Pero, les hemos permitido llegar aquí, mediante nuestros mensajeros en Tíbet, y, a través de María, porque su destino, es formar parte de una nueva sociedad ,con nuevos valores, que se incorporará al mundo, en el momento preciso. Pasarán varias generaciones, antes que retornen a la superficie. 
Para entonces, el planeta habrá sufrido un cambio traumático, por las guerras, el clima y la superpoblación.
,
Nuestra oferta, es concederles el asentamiento de todos los que lo deseen, en una tierra fértil, con clima templado, donde podrán seguir con su evolución científica, cultural y social. 
Nosotros, no les impondremos nada, y nadie les molestará. Pero, les brindamos nuestra ayuda. Si aceptan, tendrán que desterrar el uso de la violencia, solo podrán utilizar sus armas, para defenderse, pero nunca para atacar. Para Uds. la guerra ha terminado.

Nuestro general respondió:

– Le agradecemos su ayuda, pero somos militares, y, hemos hecho un juramento, de defender Alemania, y no podemos desertar.
,
– Como les he dicho, no les impondremos nada, pero, Ud., tiene poder sobre su ejército, no puede enviar a la guerra a los niños, y las mujeres, que viven en la base. Esas madres, desean la paz, y el progreso para sus hijos, ninguna quiere la guerra.
,
Sus dirigentes, han viajado por todo el mundo, para encontrar a sus antepasados, a los antiguos padres ¡Pues bien! 
¡Aquí nos tiene! 
Fueron nuestros antepasados, los que les crearon. Nosotros, somos los que fundamos Thule, y la Hiperbórea. Es por eso, que tenemos la autoridad moral, para aconsejarles. Si desean quedarse, no podrán volver a su patria. Su Führer ha dicho, que el III Reich durará mil años, y así puede ser, si aceptan nuestra oferta.
,
La reunión, se dio por terminada. 
La expedición nazi, observó como la enorme astronave ascendía suavemente en la altura, y se desmaterializaba ante sus ojos.
,
El comandante de la base, debatió con su plana mayor, el mensaje recibido, y, envió un informe detallado al Führer. Hitler convocó a los miembros de la Sociedad Thule, y a la Orden del Sol Negro de la SS, y les puso al corriente de aquel excepcional encuentro. 
Finalmente, habían conseguido conectar con sus antepasados, pero, no en la forma que habían previsto, puesto que los Arianni, no iban a tomar parte en la guerra, ni les iban a ayudar en su contienda. 
Los éxitos, y las victorias conseguidos por el ejército alemán, les impedían valorar, que perderían la guerra. 
Pero, aquel grupo, eran seres disciplinados en las formas y modos de las Ordenes ocultistas, y, desde esa lógica, era obligada la obediencia a sus maestros, a sus padres, o antepasados. Si bien es verdad, que, como soldados, o, como políticos, podían actuar con plena libertad para decidir, en el ámbito de la lógica de la Orden, su actuación, y sus sagrados protocolos, les obligaban a otro comportamiento.
,
Hitler era muy inteligente, y, después de un largo debate, consideró que Nueva Suabia podía ser el refugio perfecto, en el hipotético, y, por entonces improbable supuesto, de que perdieran la guerra, y, podría ser igualmente, el punto de partida de una nueva estrategia o un nuevo frente.
,
Las nuevas armas que tenían en desarrollo, necesitaban más tiempo, por lo que se cursaron órdenes al Almirante Karl Dönitz para que se transportara la tecnología, y todos los medios necesarios, con el máximo secreto. Se trataba de tener “un as en la manga”, una Segunda Alemania. La base era inexpugnable, y la guerra se desarrollaba en Europa. Aquel lugar les brindaba dos elementos fundamentales, el tiempo y el escondite perfecto.
,
Fue a los pocos meses, que nos asentamos en el valle de los Arianni. En la base, bajo el hielo, se quedaron las fuerzas militares, pero, la población civil, y los científicos, se trasladaron a un nuevo paraíso. Donde se comenzó una nueva vida de prosperidad y desarrollo. Teníamos la ayuda, y, el consejo de los Arianni, y, por primera vez, los seres humanos vivieron en paz.

A partir de 1944, la llegada de submarinos, con más personal, tecnología, y medios, fue frenética. 
Se consiguió perfeccionar la tecnología vril, y sus prototipos, haciéndolos operativos, e invencibles, pero, el pacto establecido con los Arianni, prohibía enviar dicha tecnología a Alemania. 
,
Si estas naves hubiesen salido de la base 211, hacia Alemania, se hubiese ganado la guerra en pocas semanas, pero, se respetaron los pactos, y, se quedaron en Nueva Suabia.

Cuando acabó la guerra, en mayo de 1945, los aliados comprobaron que un centenar de submarinos, miles de personas, científicos, y la tecnología de élite, había desaparecido misteriosamente. 
El general traidor, Hans Kammler, informó al servicio secreto americano, de la existencia de la base, y de la alta tecnología que albergaba, pero, él nunca había estado en la base, por lo que el ejército americano, comenzó a elaborar planes para destruirla, y conseguir apropiarse de los logros conseguidos por los científicos alemanes.
,
Acabada la guerra, el aire militar de la base se relajó. La población que ahora vivía en el valle, tuvo que organizarse. La idea era crear la réplica de Alemania, fuera de Europa. 
Se estableció un gobierno provisional, y, el ejército, licenció a muchos de los residentes en la base. 
Se aceleró, y perfeccionó, las naves interplanetarias, que habían llegado allí en prototipo, y, se descartó fabricar aviones convencionales, puesto que eran poco operativos en un ambiente de hielo tan agresivo. Se instalaron en los platillos volantes, nuevas armas, de un nivel extraordinario de destrucción, y, se planificaron nuevas estrategias a largo plazo.
,
Los Arianni, jamás se inmiscuyeron en la evolución de los residentes alemanes, pero, cedieron asesores, y ayuda, en el campo médico, en la agricultura, y, en el aspecto tecnológico. 
Nunca en el militar. 
Se crearon poco a poco complejos industriales, y, se fue extendiendo el poblado, progresivamente, alcanzando una calidad de vida excelente. 
Las madres, impusieron sus criterios, pues los niños eran la esperanza de todos los exiliados.

Los Arianni, permitieron que varias patrullas de nuestros militares, prestaran servicio en su flota espacial.
,
La tecnología de estos seres, era sencillamente omnipotente.
 Ninguna nación de la Tierra, podría enfrentarse a ellos. 
Nuestras naves, eran juguetes, comparados con su nivel tecnológico y científico.
,
Les dejaron evolucionar, de acuerdo a nuestro desarrollo evolutivo, y mental, pero, tampoco permitieron que nuestros científicos, investigaran su ciencia. 
Ellos, siempre decían, que la clave del progreso científico, estaba ligado inexorablemente, a los valores éticos, y universales, y, ese progreso, nos podía llevar años o milenios, dependía en todo caso de nosotros.

Los Arriani habían pactado su ayuda, en caso de sufrir alguna agresión exterior, pero, siempre que nosotros no rompiéramos los protocolos establecidos, de preservar la paz, y la no agresión, por encima de cualquier espíritu de revancha o de agresividad.

La media de edad de la base 211, era muy joven, pero según iba pasando el tiempo, todos maduraron hacia una nueva conciencia. 
Los Arianni, les habían dotado de una nueva personalidad. El objetivo ya no era combatir a los aliados. Todos asumieron que eran un pueblo elegido con un objetivo a largo plazo, incluso la plana mayor del ejército, que había obedecido ciegamente al Fürer, se identificada con la vieja profecía de Shambhala. Todos los niños repetíamos en la escuela las palabras del viejo lama Choegyal Rinponché:
,,
“Llegará una época, en la que toda la vida sobre la Tierra, estará en peligro. 
En esa época, habrán aparecido grandes potencias; potencias bárbaras. 
Aunque dilapidan su riqueza en preparativos para aniquilarse entre sí, tienen mucho en común: armas de muerte, y destrucción inconcebibles, y, tecnologías que arrasarán el mundo. Y, es precisamente entonces, cuando todo el futuro de todos los seres, penderá del más frágil de los hilos, cuando surgirá el reino de Shambhala”
,
Ya no eran alemanes en el exilio, sino servidores del reino de Shambhala. Los Arianni les habían subido la autoestima, y, todos asumíamos ese protagonismo con orgullo, pero sin violencia. 
Fue un tiempo maravilloso.
,
En el valle, en la ciudad, que llamaron Nueva Berlín, la tecnología que emplearon era electromagnética. 
Los Arianni, prohibieron utilizar cualquier sistema que pudiese producir contaminación. 
En la base, todavía se empleaba alguna de las tecnologías convencionales, pero, poco a poco, se estaban cambiando. Con los años, nada quedaba de los viejos submarinos. 
Todos fueron reconvertidos, para reforzar la base y sus accesos.
,
Ahora mismo, el número de seres que todavía viven en el valle, bien pueden alcanzar la cifra de tres millones de personas.
,
Os preguntaréis, sobre el destino final de los platillos volantes, que los nazis habían desarrollado. Una de las fuentes más fiables, es la de Norbert Jünge-Ratthofer quien aseguró que, a partir de mayo de 1945, los artefactos espaciales Haunebu I, II y III, e, incluso los discos voladores espaciales Vril, desaparecieron de repente, sin dejar pistas. 
En ese contexto, es extremadamente interesante, saber que el Haunebu III del Reich alemán, tras su prueba de vuelo nº 19, habría puesto rumbo a Marte, en una expedición espacial, el 20 de abril de 1945, despegando de Neuschwabenland.

,
Se ignora lo que pasó. 
Un año más tarde, en 1946, numerosos objetos luminosos, de origen desconocido, pero indudablemente fabricados de forma artificial, se avistaron sobre Escandinavia, provocando una gran conmoción tanto en los aliados orientales como occidentales.
,
Un año más tarde, en 1947, y, durante los años 50, los objetos voladores luminosos fueron apareciendo en Norteamérica, en número cada vez mayor. 
Ciertamente, estaban pilotados por seres inteligentes, y, con frecuencia, eran redondos, en forma de disco o de campana. A veces, también eran objetos voladores no identificados, en forma de cigarro, a los que denominamos como Ovnis.
,
Existen autores, que, dicen que, por lo general, estos Ovnis no se asemejaban a los fabricados por el Reich alemán. Pero el material fotográfico bien documentado, demuestra, que, desde 1945, y en especial la versión Haunebu II, fue avistada con mucha frecuencia. 
Incluso, se dan avistamientos, y contactos, en los que los testigos aseguran haber visto, y entrevistado, a pilotos altos de aspecto nórdico, con un marcado acento alemán. 
Si queréis entreteneros, veréis que los platillos volantes de los famosos casos de Adamski, en 1952, Cedric Allingham, en 1954, y el de Howard Menger, en 1956, son absolutamente iguales a los modelos nazis.
,
¿De dónde obtuvieron los conocimientos indispensables para la construcción de esos ingenios voladores las sociedades secretas alemanas Thule y Vril? Y ¿De dónde procedía el saber concerniente a la genética, terreno en el cual los alemanes estaban igualmente muy avanzados con relación a otras naciones?
,
Según otros investigadores, no sólo fueron auxiliados por los contactos telepáticos con los extraterrestres, que les suministraron los planos de construcción, sino también por el estudio de la propulsión de una nave no terrestre, que habría caído intacta en la Selva Negra en 1936. Pero, prácticamente no existe prueba alguna de este acontecimiento, ni testigos oculares aún vivos.
,
Sin embargo, estas pruebas existen en EEUU, e incluso en gran número. Por la misma época, los americanos, registraron una serie de objetos que impactaron contra el suelo, cosa que no pudieron mantener totalmente oculta.
,
María Orsitsch fue una figura extraordinaria, intencionadamente olvidada y repudiada, al igual que Nicola Tesla; otro personaje que también se interesó por la cuestión extraterrestre, y, la tecnología para contactar con ellos. Tesla y Orsitsch estuvieron en contacto epistolarmente durante toda su vida.
,
Si, efectivamente, por ella se consiguió esa tecnología, que aún hoy no la tenemos, e incluso pudo acceder a alguna puerta dimensional, o “agujero de gusano”, estamos ante un personaje de la dimensión de Einstein, Tesla o Edison
,

Efectivamente, María fue decisiva, no solo porque fue el vehículo para conseguir una tecnología absoluta, sino que nos facilitó el contacto y el traslado de miles de personas a un paraíso terrenal junto con nuestros maestros los Arianni.
,
María, no solo era telépata, sino una excelente médium, pues a finales de noviembre de 1924, María visitó a Rudolf Hess en su apartamento de Múnich, junto con Rudolf von Sebottendorf, el fundador de la Sociedad Thule. 
Sebottendorf quería contactar con Dietrich Eckart, que había fallecido el año anterior. Eckart había traducido las obras teatrales de Ibsen al alemán, y, había publicado la revista “Auf gut Deutsch”; también fue miembro de la Sociedad Thule. Con el objetivo de contactar con Eckart, Sebottendorf, María, Rudolf Hess y otros miembros de Thule juntaron sus manos entorno a una mesa cubierta de tela negra.

Hess comenzó a sentirse incomodo, al tener que ver como María entraba en trance, y, las orbitas de sus ojos, se desplazaban hacia atrás, dejando ver solo el blanco de estos, y, tener que soportar verla consumirse en espasmos, sentada en la silla, con una mueca desagradable en la boca. 
En cambio, Sebottendorf se sintió satisfecho, al poder comprobar, como la voz de Eckart comenzaba a surgir de los labios de la médium. Pero, algo inesperado sucedió. Eckart anunció que estaba siendo obligado por alguien, o algo, a dejar un hueco a otra voz, para manifestarse, a través de la médium, con un importante mensaje. 
La voz de Eckart desapareció, para dar lugar a una inquietante, y desagradable voz, que se auto identifico como “los Sumi, habitantes de un mundo lejano, que orbita alrededor de la estrella Aldebarán, en la constelación, que
vosotros llamáis Tauro, el Toro”. 
Ninguno pudo evitar mirar a los demás compañeros, con los ojos como platos, debido a lo sorprendente de lo que estaba sucediendo. 
Supuestamente, según la extraña voz, los Sumi eran una raza humanoide, que habría colonizado la tierra 500 millones de años atrás. 
Las ruinas de Larsa, Shurrupak y Nippur en Iraq, habrían sido construidas por ellos. 
Aquellos, que sobrevivieron a la gran inundación de Ut-napishtim, se habrían convertido en los ancestros de la raza aria. Sebottendorf, escéptico ante dicha información, reclamó pruebas. Mientras María seguía en trance, garabateó una serie de líneas en las que podían verse algunos caracteres sumerios.

Además, Orsitsch estaba asistida por otras tantas videntes, que, ratificaban, o complementaban, las informaciones recibidas.

Esta maravillosa mujer, tenía un aura, y, una personalidad de grandeza, que interpretaba con una humildad extraordinaria. Podía haber tenido a sus pies a toda la plana mayor Nazi, incluso después de la guerra, a todos los aliados, pero se mantuvo en absoluto silencio, sirviendo unos ideales, y, sobre todo, y, como antes dije, transmitiendo practicidad, ciencia y aplicaciones tecnológicas excepcionales, en vez de parafernalia, mesianismo y demagogia propios de los llamados profetas o contactados.

María, era Austriaca, de padre croata, al igual que Tesla. Fue bailarina, y, realmente bella. Ella no consideraba excepcionales sus facultades, pues convivía con ellos desde niña; es más, como toda buena vidente, le hubiese gustado no tenerlos. Fue su padre el que se acercó al científico Schumann, entregándole los bocetos que ella recibía en telepatía. 
María, al igual que casi todos los jóvenes de su tiempo, se vio impregnada de la ilusión nacional-socialista que transmitía Hitler. Fue Schumann como miembro de la Sociedad Thule el que la apadrinó para entrar en la Orden. 
Se sabe que tuvo una pareja a lo largo de toda su vida, que era soldado. 
No tuvo hijos. 
Sus hábitos, y costumbres, estaban impregnados de sencillez, y limpieza. Era vegetariana, pues eso facilitaba su capacidad telepática. Se sabe que era amante de los animales.
,
Las crónicas difundidas por distintos investigadores de misterios, afirma que, con los fondos obtenidos de millonarios alemanes, en marzo de 1922 se culminó el primer prototipo de Jenseitsflugmaschine, o máquina volante, en forma de platillo. Pero, la primera prueba de vuelo fue un fracaso total: una parte de la nave se desintegró y la otra explotó.

No obstante, y tres días después del incidente, María volvió con nueva información, la cual fue estudiada, y, aprobada por el Dr. Otto Schumann, a cargo del proyecto. Finalmente, en diciembre de 1923, debutó el segundo platillo volador, y, lo hizo en forma exitosa: Voló 55 minutos, y, alcanzó los 300.000 kilómetros por hora. De ahí en adelante, continuaron con la fabricación de nuevos modelos.
,
En 1944, creció el interés, para usar su último prototipo, como instrumento de guerra, pero, María se negó. Temiendo que las SS y Hitler se apoderaran de la nave, se dijo que necesitaba mejoras, y, lo escondió en un hangar de Múnich, y los vuelos de prueba cesaron. 
Dos pequeños modelos, de ocho metros de diámetro, se comenzaron a construir, por si la aeronave era robada. El Dr. Schumann contrató a cuatro ingenieros para desarrollar y construir los platillos de María. De acuerdo a los datos recogidos por diversos organismos de inteligencia (incluida la CIA), estos dos pequeños modelos fueron elaborados.
,
En marzo de 1945, María Orsitsch habría recibido comunicación de sus mensajeros, prediciendo la derrota nazi, antes del fin de ese año. Dio cuenta de ello a varios amigos, algunos de ellos como los hermanos Horten, salieron de Alemania y escaparon a Argentina.
,
El jueves 15 de marzo de 1945, María Orsitsch se reunió con el Dr. Schumann, por la última vez, éste le entregó un paquete con todos los documentos, y planos, de los ovnis alemanes, y se despidieron.
,
Tres días después, María, y su grupo Vril, fueron a los hangares de Múnich, para tomar posesión de uno de los platillos, y, salieron con rumbo desconocido. 
Nunca fueron encontrados. 
Esa misma noche, varios soldados americanos vieron sobre el cielo nocturno de Múnich, un platillo volante, que irradiaba una luz plateada, y, que salió despedido a una velocidad absoluta.
,
Cuatro días después, se vio otro platillo. 
Nadie sabe quién pilotaba este segundo platillo, incluso se dice que el propio Hitler había escapado en él, pero este dato no deja de ser una especulación.
,
Pocos días después de la marcha de María, los miembros de la Sociedad Vril recibieron una carta de despedida de
Orsitsch con una extraña frase que decía:
“Aquí no hay nadie”.

Extracto de COMANDO SOLAR

Autores: Tamara Pavón – Lice Moreno


SIGUIENTE Varios/Otros – Antártida, paraíso bajo el hielo. II


* * *

* * *