Lémurie: A+, re-leer, Allan Kardec, ~ Volver bien, por mal, Amar, a sus enemigos,

Origen: Lémurie: A+, re-leer, Allan Kardec ~ Volver bien por mal, Amar a sus enemigos

viernes, 20 de julio de 2018

A+, re-leer, Allan Kardec ~ Volver bien por mal, Amar a sus enemigos

* * *

    

  *        *        *

 
*   *   *
Sígueme en .:
↓↓↓
GooGle+
* * *
Carl Jung:
“What you resist, persists.” 

“El sueño es una pequeña puerta escondida en el profundo y un íntimo sanctum del alma, que se abre para que la prima cósmica de la noche que fue el alma, antes de que fuera el consciente del ego.”

Carl Jung

Si quieres entender los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración

-Nikola Tesla

 * * *

* * *
Carl Jung:
Carl Jung:
   “Lo que
 resistes, 
persiste”
    Carl Jung
* * *
Compartir:
*   *   *
Allan Kardec ~ Volver bien por mal.

Amad a vuestros enemigos

* Volver bien por mal

Habéis oído que fue dicho: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. – Mas yo os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen, y rogad por los que os persiguen y calumnian: – para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos: el cual hace nacer su sol sobre buenos y malos, y llueve sobre justos y pecadores. -Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? – Y si saludareis tan solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más? ¿no hacen esto mismo los gentiles?

Porque os digo, que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los Escribas y Fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. (San Mateo, cap. V, v. de 43 a 47 y 20).

Y si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tendréis? porque los pecadores también aman a los que les aman a ellos. – Y si hiciéreis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tendréis? porque los pecadores también hacen esto. -Y si prestareis a aquellos, de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tendréis? Porque también los pecadores prestan unos a otros para recibir otro tanto. -“Amad, pues, a vuestros enemigos: haced bien y dad prestado”; sin esperar por esto nada: y vuestro galardón será grande, y seréis hijos del Altísimo porque El es bueno aun por los ingratos y malos. – Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro padre es misericordioso. (San Lucas, cap. VI, v. 32 a 36).

Si el amor del prójimo es el principio de la caridad, amar a sus enemigos es su aplicación sublime, porque esta virtud es una de las más grandes victorias contra el egoísmo y el orgullo.

Sin embargo, generalmente se equivocan sobre el sentido de la palabra “amor” en esta circunstancia; Jesús no entendió, por esas palabras, que se deba amar a su enemigo con el cariño que se tiene a un hermano o a un amigo; la ternura supone confianza, y no se puede tener confianza en aquél que se sabe que es capaz de hacernos mal, y no se pueden tener con él las expansiones de la amistad, porque se sabe que seria capaz de abusar de ellas; entre las personas que desconfían unas de otras, no pueden existir los arranques de simpatía que existen entre aquellos que son de una misma comunión de pensamientos; en fin, no puede tenerse el mismo placer encontrándose con un enemigo que con su amigo.

Este sentimiento es también el resultado de una ley física: la de la asimilación y de la repulsión de los fluidos: el pensamiento malévolo dirige una corriente fluidica cuya impresión es penosa; el pensamiento benévolo nos envuelve en una emanación agradable y de aquí resulta la diferencia de sensaciones que se experimentan al aproximarse un amigo o un enemigo. Amar a sus enemigos, no puede, pues, significar que no debe hacerse ninguna diferencia entre ellos y los amigos; este precepto parece difícil y aun imposible de practicar, porque se cree falsamente que prescribe que demos a ambos el mismo puesto en el corazón. Si la pobreza de las lenguas humanas obliga a servirse de la misma palabra para expresar diversos grados de sentimiento, la razón debe establecer la diferencia según los casos.

Amar a sus enemigos, no es tenerles un afecto que no está en la naturaleza, porque el contacto de un enemigo hace latir el corazón de muy diferente modo que el de un amigo; es no tenerle ni odio, ni rencor, ni deseo (de venganza; es perdonarle “sin segunda intención y sin condición” el mal que nos hace, sin Poner ningún obstáculo a la reconciliación; es desearles bien en vez de quererles, ni alegrarse en vez de afligirse (leí bien que les acontece, tenderles una mano caritativa en caso (le necesidad, abstenerse “en palabras y en acciones” de todo lo que puede perjudicarles; es’ en fin, volverles siempre bien por mal, “sin intención de humillarles”. Cualquiera que haga esto, llena las condiciones del mandamiento: “Amad a vuestros enemigos”.

Amar a sus enemigos es un despropósito para los incrédulos; aquel para quien la vida presente es el todo, sólo ve en su enemigo un ser pernicioso que turba su reposo y del que sólo la muerte puede desembarazarle. De aquí viene el deseo de venganza. No tiene ningún interés en perdonar si no es para satisfacer su orgullo a los ojos del mundo; aun perdonar, en ciertos casos, le parece una debilidad indigna de él; si no se venga, no deja por eso de conservar rencor y un secreto deseo de perjudicarle.

Para el creyente, pero sobre todo para el espiritista, la manera de ver es muy diferente, porque dirige sus miradas al pasado y al porvenir, entre los que la vida presente sólo es un punto; sabe que por el mismo destino de la tierra, debe esperar encontrar en ella hombres malvados y perversos, que las maldades a que está expuesto forman parte de las pruebas que debe sufrir, y el punto de vista elevado en que se coloca hace que las vicisitudes le sean menos amargas, ya provengan de los hombres o de las cosas; “si no murmura de las pruebas, tampoco debe murmurar de los que son instrumentos de aquellas”; si en vez de quejarse da gracias a Dios porque le prueba, “debe también dar gracias a la mano que le proporciona ocasión de manifestar su paciencia y su resignación”. Este pensamiento le dispone naturalmente al perdón; siente, además, que cuanto más generoso es, más se engrandece a sus propios ojos y se encuentra fuera del alcance de los tiros malévolos de su enemigo.

El hombre que ocupa un puesto elevado en el mundo, no se considera ofendido por los insultos de aquél a quien mira como inferior, lo mismo sucede con el que se eleva en el mundo moral sobre la humanidad material; comprende que odio y el rencor le envilecerían y le rebajarían; luego, para ser superior a su adversario, es preciso que tenga el alma más grande, más noble y más generosa.

* Los enemigos desencarnados

El espiritista tiene aún otros motivos de indulgencia para con sus enemigos.

En primer lugar, sabe que la maldad no es el estado permanente de los hombres; que es una imperfección momentánea, y de que de la misma manera que el niño se corrige de sus defectos, el hombre malo reconocerá un día sus malas obras y se volverá bueno.

Sabe también que la muerte sólo le libra de la presencia material de su enemigo, pero que éste puede perseguirle con su odio aun después de haber dejado la tierra; que de este modo la venganza no consigue su objeto, sino que, al contrario, tiene por efecto el producir una irritación más grande y que puede continuarse de una existencia a otra.

Pertenecía al Espiritismo probar por la experiencia y la ley que rige las relaciones del mundo visible con el mundo invisible, por la expresión “Ahogar en sangre la ira”, es radicalmente falsa y que la verdad es que la sangre conserva a el odio hasta más allá de la tumba, dando, por consiguiente, una razón de ser efectiva y una utilidad práctica del perdón y a la sublime máxima de Cristo: “Amad a vuestros enemigos”. No hay corazón, por perverso que sea, que no se conmueva con los buenos procederes, aun sin darse cuenta de ello; con los buenos procederes se quita, por lo menos, todo pretexto de represalias; de un enemigo puede hacerse un amigo antes y después de la muerte. Con los malos procederes se le irrita, y “entonces es cuando él mismo sirve de instrumento a la justicia de Dios para castigar al que no ha perdonado”.

Pueden, pues, tenerse enemigos entre los desencarnados y entre los encarnados; los enemigos del mundo invisible, manifiestan su malevolencia por las obsesiones y las subyugaciones, a las que están sujetas tantas gentes, y que son una variedad en las pruebas de la vida; tanto estas pruebas como las otras ayudan al adelantamiento y deben ser aceptadas con resignación y como consecuencia de la naturaleza inferior del globo terrestre; si no hubiese hombres malos en la tierra no habría tampoco espíritus malos a su alrededor. Si, pues, debemos indulgencia para con los enemigos encarnados, debe tenerse la misma para con los que están desencarnados.

En otro tiempo se sacrificaban víctimas sangrientas para apaciguar a los dioses infernales, que eran los espíritus malos. A los dioses infernales han sucedido los demonios, que son la misma cosa. El Espiritismo viene a probar que esos demonios no son más que las almas de los hombres perversos que aun no se han despojado de los instintos materiales: “que no se apaciguan sino por el sacrificio de su odio, es decir, por la caridad”; que la caridad no tiene sólo por efecto el impedir que hagan el mal, sino el de conducirles al camino del bien y contribuir a su salvación. Así es que la máxima: “Amad a vuestros enemigos”, no está circunscrita al círculo estrecho de la tierra y de la vida presente, sino que entra en la grande ley de la solidaridad y de la fraternidad universal.

* Si alguno te hiere en la mejilla derecha, preséntale también la otra

Habéis oído que fue dicho: Ojo por ojo y diente por diente. – Mas yo os digo que no resistáis al mal, antes “si alguno te hiere en la mejilla derecha, preséntale también la otra”. – Y aquel que quiere ponerte a pleito, y tomarte la túnica, déjale también la capa. – Y al que te precisare a ir cargado mil pasos, ve con él otros dos mil más. – Da al que te pidiere; y al que te quiere pedir prestado, no le vuelvas la espalda. (San Mateo, capítulo V, v. de 38 a 42).

Las preocupaciones del mundo sobre lo que se llama entre los hombres punto de honor, dan esa susceptibilidad sombría, nacido del orgullo y de la exaltación de la personalidad que conduce al hombre a volver injuria por injuria, herida por herida, lo que parece justo a aquel cuyo sentido moral no se eleva sobre las pasiones terrestres; por esto la ley mosaica decía: Ojo por ojo, diente por diente; ley en armonía con el tiempo en que vivía Moisés. Cristo vino y dijo: Volved bien por mal. Dijo más: “No os resistáis al mal que os quieran hacer; “sí os hieren en una mejilla presentadles la otra”.

Para el orgulloso, esta máxima parece una cobardía, porque no comprende que se necesita más valor para soportar un insulto que para vengarse, y esto siempre por la razón de que su vista no alcanza más allá del presente. ¿Pero se ha de tomar literalmente esta máxima? No, lo mismo que la que dice que nos arranquemos el ojo si nos es ocasión de escándalo. Llevada adelante con todas sus consecuencias, seria condenar toda represión, aun cuando fuese legal, y dejar el campo libre a los malos quitándoles todo miedo; si no se pusiera un freno a sus agresiones, muy pronto serían víctimas suyas todos los buenos. El mismo instinto de conservación, que es una ley de la naturaleza, dice que no debe uno presentar voluntariamente el cuello al asesino. Con estas palabras, pues, Jesús no prohibió la defensa; sino que “condenó la venganza”.

Diciendo que se presenta una mejilla cuando se ha herido la otra, es decir, bajo otra forma, que no debe volverse nunca mal por mal, que el hombre debe aceptar con humildad todo lo que tiende a rebajar su orgullo; que es más glorioso para él ser herido que herir, sobrellevar con paciencia una injusticia que cometerla él mismo; que vale más ser engañado que engañar y ser arruinado que arruinar a los demás. Es, al mismo tiempo, la condenación del duelo que no es otra cosa que un alarde de orgullo. La fe en la vida futura y en la justicia de Dios, que nunca deja el mal impune, puede sólo dar la fuerza para soportar con paciencia los tiros dirigidos a nuestros intereses y a nuestro amor propio y por esto decimos sin cesar: Dirigid vuestras miradas al porvenir, pues cuanto más os elevéis con el pensamiento sobre la vida material, menos os atormentarán las cosas de la tierra.

INSTRUCCIONES DE LOS ESPÍRITUS

La venganza

La venganza es el último resto abandonado por las costumbres bárbaras que tienden a borrarse de entre los hombres, así como el duelo es uno de los últimos vestigios de las costumbres salvajes, entre las cuales se retorcía la humanidad al principio de la era cristiana. Por esto la venganza es un indicio cierto del estado atrasado de los hombres que se entregan a ella, y de los espíritus que la inspiran aún. Así, pues, amigos míos, ese sentimiento nunca debe hacer vibrar el corazón del que se llama y se afirma espiritista. Vengar-se, ya lo sabéis, es tan contrario a esta prescripción de Cristo.

“¡ Perdonad a vuestros enemigos!”, que el que rehúsa perdonar, no sólo no es espiritista, sino que tampoco es cristiano. La venganza es una inspiración tanto más funesta, cuanto que la falsedad y la bajeza son sus asiduas compañeras; en efecto; el que se abandona a esa fatal y ciega pasión, casi nunca se venga a cara descubierta. Cuando es el más fuerte, se echa como una fiera sobre el que llama su enemigo, apenas la vista de éste inflama su pasión, su cólera y su odio. Pero lo más a menudo, reviste una apariencia hipócrita: disimulando en lo más íntimo de su corazón los malos sentimientos que le animan, toma caminos extraviados, sigue en la sombra a su enemigo, que no abriga desconfianza, y espera el momento propicio para herirle sin peligro; se oculta de él espiándole sin cesar: le tiende lazos odiosos, y cuando tiene ocasión, derrama el veneno en su copa.

Cuando su odio no llega a tales extremos, entonces le ataca en su honor y en sus afectos, no retrocede ante la calumnia, y sus insinuaciones pérfidas, hábilmente sembradas por todas partes, van engrandeciéndose siguiendo su camino. Así es que, cuando aquél a quien persigue se presenta en las reuniones por donde ha pasado su aliento envenenado, se maravilla de encontrar semblantes fríos en donde otras veces los encontraba amigos y benévolos; queda estupefacto cuando las manos que buscaban la suya se niegan a apretarla; en fin, queda anonadado cuando sus más queridos amigos y compañeros se desvían y huyen de él.

¡Ah! el cobarde que se venga de ese modo, es cien veces más culpable que el que va derecho a su enemigo y le insulta cara a cara.

¡Atrás, pues, esas costumbres salvajes! ¡Atrás esos usos de otro tiempo! Todo espiritista que pretendiese hoy tener aún el derecho de vengarse, sería indigno de figurar por más tiempo en la falange que ha tomado por divisa: “¡Sin caridad, no hay salvación !” Pero no, no debo abrigar la idea de que un miembro de la gran familia espiritista pueda nunca, en lo sucesivo, ceder al impulso de la venganza más que para perdonar. (Julio Olivier. París, 1862).

Extracto de: ALLAN KARDEC
El Evangelio Segun El Espiritismo.

Pag. Anterior: Allan Kardec – El egoísmo.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4911

Pag. Siguiente: Allan Kardec – El odio y el duelo.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4958  * * *

*  *

Lémurie: 2_Satya ~ El arte, de ayudar, y donar, (2 parte),

Origen: Lémurie: 2_Satya ~ El arte de ayudar y donar (2 parte)

lunes, 2 de julio de 2018

2_Satya ~ El arte de ayudar y donar (2 parte)

 
* * *
* * *

 
 
    

  *        *        *

 
*   *   *
Sígueme en .:
↓↓↓
GooGle+
* * *
Si quieres entender los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración

-Nikola Tesla

 * * *

* * *
Carl Jung:
Carl Jung:
   “Lo que
 resistes, 
persiste”
    Carl Jung
* * *
Compartir:
*   *   *

Satya ~ El arte de ayudar y donar (2 parte)Colaborar con los Ángeles

He aquí el Ángel…
Nos está sonriendo…
Escuchémoslo…

¿Quieres colaborar Conmigo?

“ PermíteMe:

de encontrar las Almas caminando contigo,

de acercar corazones permaneciendo a tu lado,

de recibir con tu entusiasmo,

de abrazar con tus brazos,

de acariciar con tus manos,

de Amar con tú Alma,

de donar con tu corazón,

de susurrar ‘Te amo’ con tus labios,

de secar una lágrima con tu beso,

de hacer sonreír con tu sonrisa,

de alegrar con tu alegría,

de dar seguridad mientras tú aprietas una mano,

de nutrir con tu Amor,

de calamar la sed con tú Luz,

de elogiar con tus ojos,

de cantar con tu voz,

de hacer jugar con tu donosura,

de hacer danzar con tu danza,

de hacer florecer con tu calor,

de encantar con tus colores,

de sorprender con tu belleza,

de embriagar con tu perfume,

de colmar con tu paz:

déjaMe reconocerMe
a través de ti. ”

“DéjaMe escribir Mi Amor
en tu corazón,
para que todas las Almas
Puedan leerlo…”

“DéjaMe envolver con Mi Luz
tu Alma,
para que todas las Almas
puedan permanecer deslumbradas.”

“DéjaMe llenar con Mi alegría
cada célula de tu cuerpo,
para que cada corazón
quede contagiado.”

“DéjaMe colocar Mis ofrendas
entre tus manos,
para que todos
puedan recibirlas.”

“DéjaMe abrir
tu corazón de Niña,
para que ella pueda
desear lo increíble,
soñar lo inimaginable,
fantasear con lo imposible,
guiarte más allá de los límites,
darMe la oportunidad
de demostrarte cómo
todo Conmigo
se vuelve posible.”

“DéjaMe penetrar con Mi Esencia
tu Esencia,
para que cada corazón
pueda ponerse alas,
y cada Alma volar Conmigo.”

“… No te preguntes el porqué de los tiempos y de los acontecimientos, sino para percibir aún más la voz de tu Alma, para entender si es ese el momento para hacer algo, si ese acontecimiento es una llamada de algo.

Si Me pedirás ayuda para aquella comprensión, si tu corazón permanecerá abierto, comprenderás si allí te es solicitado un paso o una acción diferente o un intento, un pensamiento, un deseo, diferentes.

Luego, deja correr y abandónate al flujo de la vida, trepa la ola del Amor.

PermíteMe de obrar cada vez más en ti y en los ‘Corazones’ que tú encontrarás, mientras que tú con ellos te confrontarás.

Si colaboras Conmigo con esta concientización, llamándoMe intensamente, si estarás unida a Mí, a todos Nosotros que colaboramos juntos para ti y contigo, si estarás unida a la Luz, al Todo: te sentirás un ‘Ofrenda’.

En cada acción, por lo tanto, siente Mi presencia, pidiéndola antes intensamente.

Haz todo sintiéndote Mí colaboradora y colaboradora de la Luz: es esta la magia, es esta la grandeza, es esto donar y consagrarse realmente.

Jamás te sentirás sola si en cada cosa Me llamas, Me sientes a tu lado, si vives todo Conmigo.

Y esto para cada acción, paso, expresión.
Y esto incluso cuando juegues, dances, cantes.
Y esto también cuando simplemente estés en silencio, al lado Mío.
Y para entrenarte en esto, cada tanto pregúntate:

¿ – Estoy haciendo esto… estoy viviendo esto… junto a mi Ángel? –

He aquí que todo cambiará: una parte de ti hará todo, la otra parte permitirá todo.

Coge cada cosa para poder expresar lo que has elegido ser, porque en realidad ya lo eres, y por lo tanto, podrás serlo.

Deja salir desde el fondo de tu corazón todas las Esencias de lo que has elegido expresar, todo lo que has elegido donar.

Y recuerda que con cada ‘Corazón’ que encuentres, con cada ‘Corazón’ que camine contigo, existe una mezcla de historias para tu crecimiento y el suyo, existe una elevación de Almas.

Por esto, con conciencia observa cómo donar, cómo amar, cómo ayudar en el modo más profundo, más intenso, más total, pero dejando siempre y totalmente la libertad.”

“… Si has elegido de estar al ‘Servicio de la Luz’, de colaborar Conmigo, no puedes conocer antes qué cosas te requerirá esta elección, dónde te llevará, pero siempre podrás oír una voz que en cada situación, con cada ‘Corazón’, te recordará tu elección.

Por eso, déjate guiar, elige todo junto a Mí, siéntete una colaboradora Mía, un maravilloso medio de la Luz.

Si comprendes que existe un lugar que está esperándote para recibir tu Amor, la Luz; si existe un paso o una acción que hacer, para donar tú ayuda: permanece siempre serena, recordando quién eres, tu Esencia, y qué has elegido ser.

Es así que sonreirás sintiendo que Yo, que Nosotros, estamos siempre cerca en tu donación, en el ayudar, en el ir, en el actuar, en vivir tus batallas y las de los demás.

¡No estás y no estarás nunca sola!”

“… Ven a sacar de la fuente de Luz agua para ti, calma tu sed con ella: así podrás ser aún más una fuente rica, y siempre ofrecer agua fresca y cristalina.

Vive tu vida en el equilibrio que te permitirá comprender cuándo puedes donar tu agua, cuándo es necesario que tú vengas a tomarla: sólo así podrás tener siempre agua pura para calmar la sed.”

“… Exprésate siempre con humildad, ternura y dulzura.

Experimenta ser como un río que tiene cerca un prado para donar el agua necesaria.

Y más aún pídeMe de ayudarte a comprender cuándo la tierra esté seca o haya demasiada sequedad, para evitar agobiar o inundar.

Es necesaria primero la comprensión, para donar luego, con compasión y equilibrio.

Esto es prudencia: ello no te impedirá donar tu agua en la justa cantidad, porque la prudencia, cuando está iluminada, no deja ciertamente retener el agua.

Si los ‘Corazones’ que se te acercan sentirán que también tú necesitas tomar del agua, entonces aceptarán tu agua; si te sienten a su lado mientras caminan por el mundo, podrán dirigir la mirada al Cielo.

Cuando te acercas a alguien, siéntelo una flor a la que puedes donar tu agua.

Y recuerda que con Nosotros, no será nunca un acercarse a una flor para donar el agua, sino convertirse en esa flor, incluso permaneciendo en la propia Esencia; con Nosotros no es acercarse a un ‘Corazón’, sino entrar en el sufrimiento de ese ‘Corazón’, vivir con sus miedos, sin hacerse arrollar.

Esto es un involucrarse que quizás puedas temer, pero con Nosotros no será así, será simplemente un convertirse en esa flor, continuando a emanar tu perfume, darle a ella posibilidad de resplandecer, continuando a hacer resplandecer tus tesoros, Nuestra Luz.”

* Ayudaré vuestras Almas a encontrarse

“… Si tienes que ir a un lugar, no pienses que allá algo puedes donar o que alguien necesita de tu ayuda, mantente abierta a todo y a todos, preparada para donar, para ayudar.

Si en un momento no puedes ir por el mundo, no pienses que se interrumpa la posibilidad de donar o de ayudar, permanece siempre abierta para poder recibir si alguien llegara a ti, permanece preparada para poder donar aquello que él te pedirá.

Si estás viviendo un momento en que no ves la posibilidad de donar, nadie pide tu ayuda, no existe un ‘Corazón’ para amar, no vivas ese momento como un momento inútil.

Quizás, te estás preparando aún más para luego ayudar, te estás enriqueciendo aún más para luego donar.

Recuerda, que si un ‘Corazón’ necesita de ti, Nosotros haremos lo posible para que vuestro encuentro suceda.

Si un Alma está buscándote, Nosotros la guiaremos hacia ti.

Si un ‘Corazón’ o un Alma te están esperando, Nosotros te guiaremos hacia ellos.

El gran diseño que las Almas concuerdan de vivir juntos, es incomprensible y permanecerá desconocido, pero Nosotros lo vemos, y por lo tanto, os ayudaremos a realizarlo.

Siente siempre tu vida como una ofrenda, y mantente preparada para donarla; siente tu Camino como una ofrenda, y mantente preparada para compartirlo.

Mantén apretada Mi mano, y pídeMe de guiarte hacia dónde tienes que ir, de retenerte dónde tienes que quedarte, de ayudarte a comportarte cómo te es requerido en ese momento.

Así estarás serena ya sea cuando puedas correr hacia el mundo, o ser una fuente que conforta, un faro que ilumina, un árbol que espera, un refugio que acoge, o simplemente ser una antorcha que atrae la mirada hacia el Cielo, hacia la Luz.

Cuando tu corazón está abierto, tu cuerpo es fuerte y listo para vivir cada cosa, tu Alma será libre para realizar tu diseño.

Cuando Me has pedido de ayudarte y Me has extendido tu mano, estate segura que aquello que ha sido escrito que suceda, sucederá; aquello que ha sido diseñado para que se realice, se realizará; estate segura que en todo caso, estas amando, donando, ayudando.

Siempre habrá momentos en los que tu corazón, tu cuerpo, tu Alma necesiten ser queridos, ayudados, y de recibir tus ofrendas.

Sé feliz de existir, y emana tu Esencia; se feliz de vivir, y ábrete a la vida: todo sucederá, todo llegará a ti.”

* Puedes comportarte así

“… Reconoce tus perlas, convencida de que todos, en cuanto Almas, contienen perlas.

Hazlas resplandecer y luego dónalas: podrás volverte una perla preparada para ser por Mí donada.

Así sabrás reconocer las perlas de las Almas que encontrarás.

Destaca tus bellezas: sabrás reconocer las bellezas de las Almas que encontrarás.

Festeja tus pasos: enseñarás a festejar cada paso dado, y estarás al lado de quien está dando pasos.

Sé orgullosa de tus conquistas: ayudarás a conquistar.

Sé feliz de tus cambios: contendrás los corazones y las Almas en sus cambios.

Ámate por lo que eres, alégrate de estar donde estás: amarás a todos por cómo son en ese momento, ayudarás a extraer de ese lugar dónde sois, todo lo que allí podéis vivir juntos.

Mira con los ojos del Amor, ama como un Alma que sabe ir más allá de todo, mira la Llama luminosa que brilla en cada uno.

Siéntete una niña, y haz jugar todo aquel que encuentres.

Intenta hacer todo lo posible para hacer cantar, sonreír, gozar, por llevar toda la alegría, Amor, y Luz.

Piensa cómo puedes hacer correr el Amor de tu corazón en otro corazón, cómo puedes donar la Luz de tu Alma a otra Alma, cómo puedes hacer fluir tu alegría en quien encuentras.

Siéntete una niña, y piensa en todo aquello que desearías recibir como niña, y ofrece todo esto a los demás.

Siéntete una niña y piensa a todas las ofrendas que podrías llevar para hacer feliz a quien está a tu lado.

Siéntete una llama para encender otras llamas, haz brillar tu llama para iluminar corazones y Almas.

Ocupa tu mente pensando qué puedes donar, a quién puedes ayudar, cómo puedes demostrar tu Amor.

Tu corazón, tu Alma, te darán las respuestas, Yo crearé las ocasiones, te donaré la posibilidad para hacerlo.

Más donarás, más rica serás; más ayudarás, más recibirás ayudas; más amarás, más serás amada.

Siéntete un Alma amada y amarás; siéntete una niña tomada en brazos, y con alegría ayudarás.

Cuando sales de tu casa, pídeMe de encender en tu corazón la Luz; e imagina que tu corazón brilla con una Luz intensa.

Luego, mientras caminas, mira como esta Luz que se expande desde tu centro, y con ella realmente envuelves a quien encuentras.

Cuando sales de tu casa, pídeMe de derramar Mi Amor en tu corazón, y siente tu corazón que desborda de Amor.

Luego, mientras caminas, siente como este Amor se convierte en una ola que puede entrar en cada corazón, y visualiza esta ola entrando en los corazones que encontrarás.

Acompaña todo esto con tu sonrisa.

Es así que, sin hacer nada, sin decir nada, donarás, amarás, ayudarás, sencillamente caminando por el mundo.”

“… Recuerda que tus ojos pueden expresar mucho más que las palabras, que tu corazón puede donar riquezas inimaginables, que tu Alma puede ayudar y enseñar sabidurías desconocidas.

Siéntete un Alma, mira a todos como Almas, y siente la dulzura de poder encontrar otras Almas.

Pero mantén siempre la mirada al Cielo.

En cada encuentro, respira intensamente; siente quién eres, siente ese encuentro como una gran ocasión para amar, para donar, para ayudar; siéntelo un medio para aprender cómo amar, donar, ayudar.

Por tanto, recordarás que, en todo caso, todo lo que haces, es para permitir a tu Alma de realizar su diseño, de elevarse en este viaje.

Siéntete siempre como en la escuela, y envuelve todo con la humildad de un alumno que sabe que mucho tiene que aprender, de todo, de todos.”

* Escucha tu Alma

« Cuando camines por el mundo
y encuentres a alguien,
escucha tu Alma:
saltará de alegría
por recordarte de reconocerla
solo como un Alma. »

« Cuando te encuentres al lado de alguien,
escucha tu Alma:
cantará hasta que tú puedas
ir más allá del corazón
para comportarte solo como un Alma,
para donar solo el Amor de Alma. »

« Cuando elijas de ofrecer ayuda,
escucha tu Alma:
te recordará las sabidurías
aprendidas en este viaje,
y en los viajes anteriores. »

« Cuando camines con alguien,
escucha tu Alma:
te recordará que tu meta es la Luz. »

« Cuando estés viviendo algo,
escucha tu Alma:
te recordará que todo lo que vives
puede transformarse en una riqueza
de llevar en la ‘valija’… »

« Cuando estés pensando en hacer algo,
escucha tu Alma:
te susurrará si lo que estas por hacer
es un medio para elevarla, enaltecerla. »

« En cualquier lugar te encuentres,
cualquier cosa tu hagas,
cada cosa que estés viviendo,
escucha tu Alma:
te ayudará a comprender
si en ese momento
la estas dejando libre,
o le estas impidiendo volar. »

« Cuando estés amando,
donando, ayudando,
escucha tu Alma:
te llevará a sentir si realmente
estas amando incondicionalmente,
donando con desapego,
ayudando en libertad,
o si estas solamente satisfaciendo una necesidad tuya,
buscando una ventaja para ti. »

« Escucha tu Alma:
realizarás tu diseño. »

« Hace lo que el Alma te sugiere:
colmarás tu corazón. »

« Sigue a tu Alma:
alcanzarás tu meta. »

* Comentario

Ven, pequeña Alma, sentémonos junto al lago.
Allí, podemos recibir las sugerencias que nos ayudarán a preparar nuestros corazones, para estar listas para donar, amar, y vivir al ‘Servicio de la Luz’.

* Cómo puedes prepararte

« Si quieres vivir en sintonía con el Universo,
acuerda tus notas en el silencio.

Si quieres tocar la música del Amor,
a la mañana, ‘acuerda’ tu corazón.

Tu corazón es un instrumento maravilloso,
que debe afinarse antes de iniciar a tocar
en la orquesta de la Vida. »

« Permites a tu corazón cantar de alegría,
a tu cuerpo vibrar de Amor,
a tu Alma de tocar
la música de la Luz:
sentirás el coro de Ángeles
cantar para ti y
para todos los Seres Vivientes. »

« Si quieres donar:
sé un corazón que ama todo y a todos.
Si deseas ayudar:
sé una niña que juega con todo y con todos.
Si quieres consagrarte:
sé un Alma al ‘Servicio de la Luz’. »

« Si todavía no logras amar a alguien,
si temes de recibir Amor,
ve hacia las Criaturas del universo:
cada Ser Viviente te está esperando.
Con ellos es simple vivir el Amor:
saben amarte con pureza,
donarte con simplicidad,
tocarte con dulzura,
llenarte de ternura. »

« Cuando estés acercándote a alguien,
pide a tu Ángel
de vibrar a través de ti.

Cuando estés por hablar con alguien,
pide a tu Ángel
de confirmar tu pensamiento,
de susurrarte aquello que allí esperan.

Cuando estés hablando con alguien,
siente a tu Ángel a tu lado y
sonríe:
acompañarás tus palabras
con el tono, el sonido y
las vibraciones allí solicitadas. »

« Cuando te despiertes
sonríe a la Existencia, a tu Ángel:
tu corazón comenzará a regocijarse.
Levántate con entusiasmo:
el viaje continúa…
nuevas aventuras te esperan…

Es un día nuevo:
puedes hacer juegos desconocidos,
puedes recibir regalos inesperados.

Siéntate en silencio
y llama a tu Ángel a tu lado.

Sonríele a Él,
exprésale tu Amor.

Agradécele por haber velado tu sueño
durante la noche.
Agradécele por cuanto hará por ti
en ese día,
por los regalos que te traerá.
Comparte con Él todo
lo que existe en tu corazón.
Dónale tus deseos, tus necesidades:
está segura que te llegará
todo lo que te es necesario,
todo lo que hace bien a tu Alma.

Respira dulcemente,
pide a tu Ángel de abrazarte:
siente el latido de Su corazón,
abandónate en la dulzura de Su Amor.

Tu corazón será colmado
de Su Amor.
Tu Alma percibirá
Sus palabras.
Tu cuerpo recibirá
Su fuerza.
Tu Esencia
se fundirá en Él.

Te sentirás tan amada,
de desear Amar.
Te sentirás tan rica,
de desear donar.
Te sentirás tan fuerte,
de desear ayudar. »

« Y tu corazón de niña,
podrá orar:

– Ángel mío,
ayúdame a ser
una ofrenda de Amor en Tus manos.
Ilumina el Destello Divino
que existe en mí,
para que pueda llevar
Luz al mundo.
Infunde en mí
Tu Esencia:

deseo vivir
al ‘Servicio de la Luz’.
Aprieta fuerte mi mano,
para que pueda caminar
segura por el mundo,
mirar al cielo,
sonreír al Universo. – »

« Ahora inspira y exhala Amor:
siente como nutre cada una de tus células.

Inspira y exhala Luz:
siente como calma la sed de todo tu Ser.

Inspira y exhala alegría:
siente como refuerza tu cuerpo.
Siente como te conviertes en
Amor, Luz, alegría.
Visualiza de convertirte en un Destello Divino
que envuelve todo y a todos,
con Amor, con la Luz, con alegría. »

« Y tu cuerpo te dirá:

– Haz que me vuelva luminoso,
para que pueda expresar
la Luz y el Amor.

Haz que me vuelva fuerte,
para que pueda seguir al Alma,
manifestar tu Esencia.

Haz que me encuentre preparado,
para que pueda hacer
todo aquello que me será requerido
por el Alma, por la Luz. – »

« Sonríe a tu cuerpo y
exprésale Amor:
ha sido elegido por tu Alma.
Agradécele:
está permitiendo a tu Alma
de realizar su diseño.
Refuérzalo:
te está permitiendo
de amar, de donar, de ayudar,
de estar al ‘Servicio de la Luz’, »

« Mueve tu cuerpo
como te guste,
haciendo aquello que
consideras justo para ti.
Haz que fluya su energía,
despierta toda su fuerza. »

« Ahora estas preparada:
da la mano a tu Ángel,
ve sonriendo al encuentro del mundo.

Siéntete una niña:
mira la vida como un hermoso juego,
haz cada cosa jugando,
junto a tu Ángel.

Siéntete un Alma:
mira la vida como un viaje aventurero,
siente todo una oportunidad para levantarte,
vive todo como un medio para elevarte. »

« Durante el día,
sonríe a tu Ángel,
aprieta Su mano.
Y si puedes,
repite estos juegos,
para permanecer con el corazón abierto,
para dejar siempre libre tu Alma. »

« Permanece atenta
para saber recibir cada corazón,
para reconocer cada Alma,
para donar todo,
para recibir todo. »

« A la noche,
regálate un momento de silencio.

Vuelve a pensar en aquello
que has vivido durante el día:
tu corazón puede ofrecerte nuevas emociones,
tu Alma puede susurrarte nuevas comprensiones, tu Ángel infundirte seguridades.

Agradece a tu cuerpo, a tu corazón,
a tu Alma.

Agradece a todas las Almas que has encontrado.
Agradece a tu Ángel por lo que te ha donado.
Agradece la Existencia.

Expresa Amor
a la Existencia, a tu Ángel
a todos los Seres vivientes.
Sé feliz por cuanto
has amado, donado, ayudado.

Deja todo fluir y permanece en silencio. »

« Antes de dormir,
pide a tu Ángel
de velar tus sueños.

Sonríe a la Existencia,
a todos los Seres vivientes,
a tu Ángel.

Abandónate en Sus brazos.
refúgiate entre Sus alas.
duérmete en Su corazón. »

* Comentario

Ven, pequeña Alma, vayamos a aquel prado, en medio de todas aquellas flores que están sonriéndonos.
Podemos tendernos por un poco de tiempo para sentir la dulzura de la Madre Tierra, para embriagarnos con el perfume de estas flores, para soñar con las nubes del cielo, y luego descansar entre los brazos de nuestro Ángel.
Y mientras dormiremos, protegidas por Sus alas, todo lo que hemos escuchado, sentido, se depositará en nuestro corazón.
En esta pausa, seremos alimentadas, confortadas, renovadas y por lo tanto estaremos listas para continuar nuestro camino.

Extraído del libro: Ayudar con la Luz y el Amor
Autora: Satya
Además de estos libros hemos publicado 22 pequeños-e-book:
http://www.suonidiluce.com/es/libros/libros/peque%C3%B1os-e-books/

Pag. Anterior: Satya – El arte de ayudar y donar (1 parte) Simples Ejemplos
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4858

* * *
* Video ~ El llamado del Alma.Radiante Luz.
Tú brillas en nuestro interior y en nuestro exterior,
incluso la oscuridad brilla cuando te recordamos.– – – – –

Somos como grandes antenas electromagnéticas.
Dependiendo de nuestra energía vas a atraer a unas posibilidades o a otras, de las infinitas que nos ofrece el Universo.

Y la pregunta es: ¿Qué señal estás transmitiendo al Universo?
Porque puede depender de ella lo que recibas.
Siendo consciente de esto, tenemos la capacidad de cambiar nuestra energía,
para ello primero tenemos que cambiar el pensamiento.

“Lo similar atrae lo similar”.

Co-creamos con el universo. Puedes crear tu propio mundo.
Si el pensamiento que transmites sobre lo que quieres es bien claro y definido, lo atraerás.

Somos “seres espirituales” y además de necesitas cosas, necesitamos nutrirnos de amor, compartitr, sentir paz y serenidad.

Tú cambias el resultado.
Tú pensamiento influye contundentemente en la realidad.
Toma consciencia y comienza a vivir con una actitud más responsable y deja de ser horrorosamente reactivo.
Elige tus pensamientos: Solo los más positivos, los más constructivos.

No te pierdas esta clase magistral de Horacio Roberto

* El llamado del Alma – Arq. Horacio Roberto
Ver el video: https://www.youtube.com/watch?v=TQUE1G_ayUw

* El link al video que hace referencia Horacio a los 6 minutos está aquí
La inteligencia intuitiva del corazón.
Video: https://youtu.be/bkMVqTUQ5kE

Pag. Anterior: * Video – La inteligencia intuitiva del corazón.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4952

Pag. Siguiente: * Video – Curación con el pensamiento
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4956

* * *
* Video ~ El llamado del Alma.Radiante Luz.
Tú brillas en nuestro interior y en nuestro exterior,
incluso la oscuridad brilla cuando te recordamos.– – – – –

Somos como grandes antenas electromagnéticas.
Dependiendo de nuestra energía vas a atraer a unas posibilidades o a otras, de las infinitas que nos ofrece el Universo.

Y la pregunta es: ¿Qué señal estás transmitiendo al Universo?
Porque puede depender de ella lo que recibas.
Siendo consciente de esto, tenemos la capacidad de cambiar nuestra energía,
para ello primero tenemos que cambiar el pensamiento.

“Lo similar atrae lo similar”.

Co-creamos con el universo. Puedes crear tu propio mundo.
Si el pensamiento que transmites sobre lo que quieres es bien claro y definido, lo atraerás.

Somos “seres espirituales” y además de necesitas cosas, necesitamos nutrirnos de amor, compartitr, sentir paz y serenidad.

Tú cambias el resultado.
Tú pensamiento influye contundentemente en la realidad.
Toma consciencia y comienza a vivir con una actitud más responsable y deja de ser horrorosamente reactivo.
Elige tus pensamientos: Solo los más positivos, los más constructivos.

No te pierdas esta clase magistral de Horacio Roberto

* El llamado del Alma – Arq. Horacio Roberto
Ver el video: https://www.youtube.com/watch?v=TQUE1G_ayUw

* El link al video que hace referencia Horacio a los 6 minutos está aquí
La inteligencia intuitiva del corazón.
Video: https://youtu.be/bkMVqTUQ5kE

Pag. Anterior: * Video – La inteligencia intuitiva del corazón.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4952

Pag. Siguiente: * Video – Curación con el pensamiento
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4956
* * *

* * *