sharing3 – AAA+ _Lascivia, y Lujuria, – Hilarión, ~ La mente, salta de un pensamiento a otro…,- Seth, ~ Los sistemas, hombres, y dioses probables,

jueves, 16 de junio de 2016

sharing3 – AAA+ _Lascivia y Lujuria. – Hilarión ~ La mente salta de un pensamiento a otro…- Seth ~ Los sistemas, hombres y dioses probables

*       *      *




* * *

Translate/traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen
переводити/Traduire/ переводить
ترجم / לתרגם 翻訳する

 

* * *
* * *
* * *

Compartiendo:

Lascivia y Lujuria.

La adicción al sexo puede ser una manifestación tanto de la vanidad como del orgullo. Las razones por las cuales una persona se adicciona al sexo son diferentes en un caso y en el otro. Por ello distinguiremos dos manifestaciones diferentes, la lascivia, propia de los vanidosos, y la lujuria, más propia de los orgullosos y soberbios. La lascivia es una propensión excesiva a los placeres sexuales. Para el vanidoso, la adicción al sexo tiene que ver con la necesidad de reconocimiento por parte de los demás. Es decir, el vanidoso espera que a través del sexo los demás le reconozcan, le admiren, le complazcan. Se inclinan excesivamente a los placeres sexuales como forma de satisfacerse a sí mismos, y raramente piensan en las necesidades de los demás. Frecuentemente utilizan el sexo para absorber a otros seres, para someterlos a su voluntad, o para darse importancia.
Cuando han saturado sus sentidos y se encuentran hastiados, buscan nuevos alicientes como forma de hiperexcitar mentalmente su deseo sexual, ya sea cambiar asiduamente de pareja, recurrir a formas de sexualidad degeneradas, como el sadismo y el masoquismo, o implicar en sus orgías a otros seres en contra de su voluntad.

En el caso del orgulloso, la adicción al sexo deriva de una necesidad o un vacío afectivo, por no haber encontrado a la persona querida y no admitirlo, o por reprimir o no querer reconocer los sentimientos de amor hacia una determinada persona. Es decir, el orgulloso realmente lo que necesita es ser querido y querer, pero el no reconocimiento o la represión de esta necesidad afectiva le hace refugiarse en el sexo como una válvula de escape. Es decir, suple la falta de amor con sexo. Por ello existe un apetito sexual excesivo e insatisfecho que no se llena en la relación sexual, puesto que el vacío que siente no es sexual, sino emocional. De ahí que busque más y más sexo, y pueda llegar a degeneraciones semejantes a las expuestas anteriormente, para intentar aplacar ese vacío, sin conseguirlo.

¿Cómo vencer la lujuria?

Respecto a la lujuria, la única manera de vencerla es admitir que ese vacío del interior que intenta llenar con sexo procede de la falta de sentimiento y que sólo el sentimiento será capaz de llenarlo.

¿Cómo vencer la lascivia?

Tomando conciencia de que se trata de una manifestación de la vanidad, y que por ese camino uno jamás conseguirá ser feliz. Desgraciadamente, en la mayoría de casos, la lascivia suele ceder sólo cuando sobreviene la pérdida de la juventud, de la belleza física y del vigor sexual, y la persona pierde su atractivo sexual, o su cuerpo deja de responder a los deseos sexuales de la mente. Como consecuencia de todo ello, se esfuma el cortejo de admiradores y también el principal aliciente de su vida hasta ese momento. La persona se encuentra entonces con la cruda realidad, que ha realizado una vida superflua, cultivando relaciones de conveniencia y vacías. Se ha rodeado de personas que estaban con ella sólo por su atractivo físico y que, una vez éste se ha perdido, desaparecen como por arte de magia. Tal vez sólo queden algunas personas que la quisieron de verdad, a pesar de su egoísmo, a las que seguramente prestó poca atención.

En ausencia del arma que usó para conseguir satisfacer su vanidad, la belleza exterior, se enfrenta a una nueva etapa mucho más auténtica, en la que tendrá que esforzarse por sacar algo bello de su interior para conseguir atraer a alguien a su lado. Así también podrá apreciar la diferencia entre las relaciones de conveniencia y las de sentimientos, y aprenderá a valorar más estas últimas.

¿Quiere decir esto que sólo son lascivas las personas que son bellas y atractivas?

No, pero mayoritariamente suelen ser las que se dejan atrapar más profundamente por la lascivia, ya que otras personas vanidosas que no son físicamente atractivas, aun queriendo, no pueden utilizar el atractivo físico como reclamo para conseguir lo que quieren. En estos casos la vanidad les hará despertar la envidia y el deseo insatisfecho por alcanzar la belleza que otros tienen y que ellos no ven en sí mismos, llegando a obsesionarse por perder peso y a realizarse mil y una operaciones de cirugía estética, para lograr verse más atractivos. Hay muchas personas que son físicamente atractivas que también se dejan atrapar por esta obsesión por poseer un cuerpo perfecto, una manifestación de la vanidad llamada “narcisismo” o “culto al cuerpo”.

¿Podrías exponer con mayor amplitud en qué consiste el narcisismo o “culto al cuerpo”?

Como digo, se trata de una más de las manifestaciones de la vanidad, en la que se exalta la belleza física propia como el valor máximo al que uno puede aspirar. El inconformismo con el propio físico y la búsqueda del “cuerpo perfecto”se convierte en una obsesión, una enfermedad psicológica que hace cometer a la persona todo tipo de aberraciones, como dejar de comer, consumir todo tipo de substancias adelgazantes, vigorizantes, excitantes, etc, colocarse todo tipo de prótesis, poniendo incluso en riesgo su propia vida. La persona atrapada bajo el influjo del narcisismo jamás se conforma con su físico. Invierte todo su tiempo, su energía, su voluntad y su dinero en modificarlo, creyendo que se trata de sí mismo, cuando en realidad no es más que un vestido que utiliza para operar en el mundo físico. Alberga la falsa ilusión de que llegará el día en el que alcanzará su cuerpo ideal y será feliz, alentada en esa creencia por la industria de la estética, la cosmética y el consumismo, que se lucra a su costa.

Pero esta ilusión es sólo una trampa tendida por el defecto, porque la felicidad no se consigue de ese modo. Sólo se consigue a través del progreso en el amor. Por ello, la insatisfacción crece más y más. Y mientras, el reloj biológico transcurre inexorablemente hacia la vejez, pareciendo que el proceso natural de envejecimiento va frustrando todas las conquistas realizadas con tanto esfuerzo. Y así pasa la vida y llega el momento de dejar definitivamente el que fuera un bello cuerpo físico, condenado inexorablemente al proceso de descomposición natural. Cuando el espíritu vuelve al mundo espiritual toma conciencia del tiempo y esfuerzo malgastado inútilmente en embellecer algo ajeno a uno mismo, un cuerpo que se pudre ahora en una tumba, y de lo poco que ha dedicado a mejorar lo que perdura, lo que uno es, el espíritu. Pero no hay nada irremediable, ya que la vida del espíritu continuará y podrá volver a encarnar para volver a hacer lo que no quiso en la vida que malgastó creyendo ser el cuerpo que vistió.

Visto de ese modo, la belleza física es casi un obstáculo para el progreso del espíritu.

No creáis por lo que he dicho que la belleza es un atributo negativo en sí mismo. Al contrario, porque a medida que el espíritu avanza, los cuerpos en los que el espíritu encarna son cada vez más perfectos, más bellos, en consonancia con la belleza del interior de los espíritus que encarnan en ellos, y así ocurre en los mundos físicos espiritualmente más avanzados que el vuestro. Pero sí puede ser un arma de doble filo en los mundos primitivos, en manos de espíritus poco avanzados. Para los espíritus poco avanzados, inmersos en la etapa de la vanidad, el atractivo físico es un arma para dar rienda suelta a toda su vanidad, y la utilizan con este fin. Saben que aunque se comporten como personas caprichosas, groseras, maleducadas, altivas, su belleza física les proporcionará lo que desean: admiradores, personas que estén a su disposición para complacerles. ¿Para qué esforzarse por ser buenas personas si consiguen lo que quieren con la deslumbrante belleza de su cuerpo?…

Hasta que les sobreviene la vejez y entonces se quedan solos, porque pierden el único atractivo que tenían y se hunden en su propia miseria moral, ya que jamás han luchado por mejorar su interior, tan ocupados como estaban en mantener su exterior bello y atractivo.

¿Cómo se vence el narcisismo?

Cuando uno toma conciencia de que no es su cuerpo y que por tanto no debe tomarse tantas molestias por él. Que para ser uno feliz se debe dedicar a cultivarse a sí mismo, su interior. Muchos espíritus que han caído en la trampa de la belleza física lo saben. Por ello eligen cuerpos menos agraciados para las próximas encarnaciones, porque no quieren desperdiciar más vidas dedicadas a la autocontemplación de su cuerpo, sino que quieren vencer sus defectos, mejorarse como personas. Y si el tener un bello cuerpo les va a resultar motivo de tentación, prefieren no tenerlo, de momento.

¿Y un orgulloso no puede caer en “el culto al cuerpo”, es decir, no puede sentirse insatisfecho con su cuerpo y desear ardientemente ser bello para resultar atractivo?

Por supuesto, pero por motivos diferentes al vanidoso. El orgulloso va buscando más ser querido que ser el centro de admiración. Y erróneamente cree que siendo más bello será más querido. Si se trata de un orgulloso guapo, el chasco vendrá cuando descubra que las personas que están a su alrededor no están con él porque lo quieren, sino porque están enganchadas a su físico, o a algún otro atractivo que posee, y que cuando se aburran o encuentren alguna persona con un atractivo mayor, no dudarán en abandonarle.

¿Y por qué nos identificamos tanto con nuestro cuerpo y tan poco con nuestro espíritu si en realidad somos lo segundo y no lo primero?

Porque es lo que en vuestro mundo se enseña: que el espíritu no existe y que uno es su cuerpo. Y es que en vuestro mundo hedonista las cualidades que se aprecian son las de la materia (la belleza física, la riqueza, el poder) y se desprecian las cualidades del interior (la sensibilidad, la bondad, la humildad, la modestia). En el mundo espiritual ocurre exactamente lo contrario: se aprecian todas las cualidades espirituales, y la humildad es una de las más valoradas, mientras que las externas, al no ser cualidades del espíritu, no tienen ningún valor. Se las considera accesorios circunstanciales, ya que varían de unas vidas a otras, como cambia el vestuario del actor, cuando cambia de obra de teatro. Uno puede ser guapo en una vida y feo en la siguiente, rico en una vida y pobre en la siguiente.

El espíritu, cuando está desencarnado, tiene muy claras las diferencias, y sabe que viene a mejorarse espiritualmente. Pero al encarnar, la asociación con el cuerpo y el olvido del pasado espiritual, así como la influencia de la cultura en la que encarna, hacen que el espíritu de voluntad débil en sus propósitos de mejora espiritual acabe por identificarse completamente con su cuerpo, y que su mente rechace las manifestaciones espirituales, tanto las vividas en primera persona como las de otras personas.

¿A qué te refieres con manifestaciones espirituales?

Todas aquellas que demuestran la existencia del espíritu y sus facultades, como el contacto con seres desencarnados, los viajes astrales, la intuición de los sentimientos propios y de los demás, la percepción extrasensorial, etc. A mucha gente que ha tenido este tipo de vivencias se la considera desequilibrada mental. Y a no ser que se trate de un espíritu bastante avanzado, que confíe mucho en su propia intuición espiritual, puede llegar a convencerse de que está loco y que necesita tratamiento psiquiátrico.

LAS LEYES ESPIRITUALES

Vicent Guillem

http://lasleyesespirituales.blogspot.com

Pag. Anterior: Varios/Otros – Tristeza, desesperanza, amargura, desesperación, resignación

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4029

Pag. Siguiente: Varios/Otros – El miedo.

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4036


* * *
* * *

*          *          *

*              *              *
Translate/traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen 
переводити/Traduire/ переводить
 ترجم / לתרגם   翻訳する 

*               *               *
*     *     *
*          *          *

Compartiendo:
Hilarión ~ La mente salta de un pensamiento a otro…

Amados,

A medida que las energías se intensifican aún más que antes, es difícil mantener la concentración en una sola cosa durante algún periodo de tiempo. La mente salta de un pensamiento a otro sin ninguna conclusión lógica. Se trata de un caso de haber entrado en un territorio desconocido donde todo es posible, y no hay asideros o puntos de apoyo a los que agarrarse. Por lo tanto, es importante ser consciente de que en estos momentos no tienen que hacer nada o lograr algo en particular; todo lo que tienen que hacer es remontar la ola como viene y experimentarla – no se requiere nada más. Cuando puedan, envíen pensamientos de bendición a todos y todo a su alrededor, incluyendo su casa común, la Tierra, y tengan fe en que todos van a salir adelante.

¿Sabían que están hechos de una materia maravillosa – que vienen de las estrellas y de muchos planetas diferentes? ¡Estamos seguros de que lo saben! sin embargo, no creen plenamente que son USTEDES! Hay una barrera que hay que superar y esta está imbuida en su interior. No miren hacia otros planetas o seres extraterrestres para que los salven; cuando lo hacen regalan su propio poder de crear y transformar su mundo. Lo que se les está pidiendo que hagan es unificar todos los aspectos del Ser, el ser de luz y el de sombra, el feliz y el triste, el valiente y el cobarde, el ingenuo y el sabio, para abrazar y unificar todas las aparentemente interminables polaridades en el ser… cuando estén haciendo esto, es mejor simplificar todas las áreas de su vida para que así puedan ayudar a eliminar las expectativas no razonables dentro de sí mismos y, en su lugar, enfocarse en lo que es conveniente y necesario. ¡Todos ustedes son demasiado duros consigo mismos tratando de dominar todo a la vez!

Muchos de ustedes están experimentando ahora las descargas continuas y esto los lleva a una condición de ir a donde ningún hombre o mujer ha ido antes, a un territorio totalmente nuevo que puede afectar la sensibilidad a las energías que se arremolinan indeteniblemente a su alrededor. La limpieza diaria es absolutamente necesaria, en especial de su sistema de chacras – comiencen con su chacra de la Estrella de la Tierra que está a unos 30 cm debajo de sus pies, sigan con cada uno de los siete chacras e incluyan los cinco chacras etéricos superiores, así como sus chacras de los pies. Muchas veces, son éstos chacras etericos los que necesitan limpieza y purificación, con el fin de mantener todos los meridianos en su campo etérico operando a la frecuencia más alta. Al menos una vez a la semana, hagan el ejercicio de la Limpieza Energética Total http://www.therainbowscribe.com/totalenergyclearing.htm ya que esto les ayudará enormemente (NT: la canalizadora incluye un enlace a su página web donde se publicó la guía a seguir para esta limpieza. La versión en español fue traducida en su momento y se copia al final de este mensaje).

Mientras sus sistemas operativos humano se adaptan al nuevo nivel de frecuencia hay una sensación de intensidad interna en la medida que los nuevos aspectos del ser comienzan a interactuar con el sistema. Van a experimentar mayores niveles de ideas creativas y formas de expresión que empiezan a manifestarse exteriormente en el mundo que les rodea de una manera que sorprenden y que inspiran con su belleza y profundidad. Se están dando cuenta de que ustedes son los únicos que están en control de las situaciones que enfrentan porque es lo que potencian al enfocarse en ellos. Ustedes se convierten en una parte de la danza cósmica de la vida y de lo que se expresa y esto les da el poder para continuar por esta vía espiritual, que en última instancia conduce a la maestría de la vida en el plano físico de existencia y más allá.

A medida que entran en la dinámica de la creación se dan cuenta de que todo es perfecto y esto se convierte en su canción interna sobre la constantemente renovada manifestación de todo lo que es bueno y correcto en su mundo. “Todo es perfecto y siempre lo ha sido” puede ser la canción que se canten a sí mismos. De esta forma, atraen todo lo que necesitan y están listos a tener. Lograr la armonía interior los abre a la comprensión de la gran totalidad de la existencia y lo que significa interactuar con toda la vida en cada momento. Con esta experiencia, llega la sanación y un sentido más amplio del amor y la libertad de manifestar un mayor nivel de bienestar que les abre muchas nuevas puertas de oportunidades.

YO SOY HILARION

2009-2014 Marlene Swetlishoff
Mensaje Semanal del Maestro Ascendido Hilarión
por Marlene Swetlishoff
http://www.therainbowscribe.com
Traducción: Esther Abreu

Pag. Anterior: Hilarión – Limpieza Energética Total.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4012

Pag. Siguiente: Hilarión – Se está realizando mucho trabajo interno cuando comprenden.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4014
* * *
toroide
*          *          *

*              *              *
Translate/traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen 
переводити/Traduire/ переводить
 ترجم / לתרגם   翻訳する 

*               *               *
*     *     *
*          *          *

Compartiendo:
Seth ~ Los sistemas, hombres y dioses probables. I

(21.24.) Y ahora comenzamos el siguiente capítulo: «Los sistemas, hombres y dioses probables.» En cada momento de vuestro tiempo, en vuestra vida diaria, tenéis muchas posibilidades de elección en vuestras acciones, algunas triviales y otras de la mayor importancia. Por ejemplo, podéis estornudar o no, toser o no, dirigiros hacia la ventana o hacia la puerta, rascaros un hombro, salvar a un niño de ahogarse, aprender una lección, cometer suicidio, hacer daño a otro o presentar la otra mejilla. Vosotros creéis que la realidad se compone de aquellas acciones que habéis elegido ejecutar. A aquellas otras que habéis elegido no hacer, no les prestáis atención. El camino que no habéis escogido os parece un no acto; sin embargo, todo pensamiento se hace realidad y toda posibilidad es explorada. La realidad física se construye a partir de lo que parece ser una serie de actos físicos. Debido a que éste es el criterio normal que tenéis sobre la realidad, los actos no físicos normalmente escapan a vuestra atención, discreción y juicio.

(21.30.) Pongamos un ejemplo. Imaginaos que estáis leyendo este libro y suena el teléfono; es un amigo que quiere que os veáis a las cinco. Entonces empezáis a considerar las posibilidades, y en vuestras mentes os veis a vosotros mismos: A) diciéndole que no y quedándoos en casa, B) diciéndole que no y en su lugar yendo a otro sitio, o C), diciéndole que sí y acudiendo a la cita. Bien, todas estas posibilidades de acción tienen realidad en ese momento, todas tienen la capacidad de hacerse realidad en términos físicos. Antes de que toméis vuestra decisión, cada una de estas acciones probables tiene la misma validez. Vosotros elegís una de ellas, y a través de vuestra decisión hacéis físico uno de estos tres acontecimientos. Ese acontecimiento es debidamente aceptado como parte de esos acontecimientos en serie que componen vuestra existencia normal. Sin embargo, las otras acciones probables siguen siendo tan válidas como antes, aunque no hayáis elegido realizarlas físicamente. Se cumplen tan efectivamente como la que escogisteis aceptar. Si había una fuerte carga emocional tras alguna de las acciones probables rechazadas, puede incluso tener más validez como acción que la que habéis escogido. Toda acción es inicialmente un acto mental. “Así es la naturaleza de la realidad”

Esta frase no será nunca lo suficientemente subrayada. Por consiguiente, todo acto mental es válido. Existe y no puede ser negado.
Como quiera que vosotros no los aceptáis como acontecimientos físicos, no podéis percibir su fuerza o su durabilidad. No obstante, vuestra falta de percepción no anula su validez. Si uno de vosotros quiso ser médico y tiene ahora una profesión diferente, resulta que él es médico en alguna otra realidad probable. Si tenéis capacidades que no estáis usando aquí, las estáis usando en algún otro lugar.

Bien, reitero, que estos conceptos pueden parecer demasiado complejos para vuestra capacidad mental, debido a la propensión que tenéis al pensamiento en serie y a las actitudes tridimensionales. (Con sentido del humor:) Podéis tomar un descanso tridimensional. (-Gracias. -Pausa de las 21.43 a las 21.55.) Bien, estos hechos no niegan la validez del alma; muy al contrario, la aumentan inconmensurablemente. A ese respecto, el alma se puede describir como un acto multidimensional e infinito en el que la más mínima probabilidad se lleva a la realidad y la existencia en algún lugar, un acto infinito y creativo que crea por sí mismo infinitas dimensiones en las que es posible la realización. El tapiz de vuestra propia existencia es tal, que el intelecto tridimensional no puede imaginar esto. Sin embargo, esos yoes probables son una parte de vuestra identidad o alma; y, si no tenéis contacto con ellos, es sólo porque os enfocáis en los acontecimientos físicos y los aceptáis como criterio de la realidad. (22.01.) No obstante, desde cualquier punto de vuestra existencia podéis vislumbrar otras realidades probables, y sentir las reverberaciones de las acciones probables que subyacen bajo esas decisiones que tomáis.

Muchas personas han hecho esto espontáneamente, a menudo en estado de sueño. En este estado, las creencias rígidas de la conciencia normal de vigilia se desvanecen con frecuencia, y en él os podéis ver a vosotros mismos actuando físicamente en esas otras actividades rechazadas, aunque no os dais cuenta de que habéis estado observando una existencia probable vuestra. Así pues, si existen los yoes probables individuales, también existen, por supuesto, otras tierras probables, y todos toman caminos que vosotros no habéis adoptado. Comenzando por un acto de imaginación en estado de vigilia, podéis seguir a veces un corto camino por «el camino no tomado». Volvamos a nuestro hombre del teléfono mencionado antes. Digamos que le dice a su amigo que no acudirá a la cita. Si al mismo tiempo se imagina que eligió otra alternativa y aceptó la cita, podría experimentar repentinamente una hendidura entre dimensiones. Si es afortunado y las circunstancias son buenas, puede sentir de repente la total validez de su aceptación con tanta fuerza como si la hubiera elegido físicamente. Y, antes de que pueda darse cuenta de lo que pasa, puede llegar a sentir que está saliendo de su casa, embarcado en esas acciones probables que había escogido no ejecutar físicamente. (22.12.) Por un momento toda la experiencia se le vendrá encima. La imaginación habrá abierto la puerta y le habrá dado la libertad de percibir, pero no se tratará de una alucinación. Éste es un ejercicio que puede intentarse en cualquier circunstancia, aunque la soledad ayuda. Sin embargo, un experimento de este tipo no os llevará muy lejos, ya que el yo probable que ha “escogido” esa acción que vosotros negasteis es muy distinto en aspectos importantes del yo que vosotros conocéis. Cada acto mental abre una nueva dimensión de realidad. En cierta manera, podría decirse que vuestro más mínimo pensamiento hace nacer mundos.

Ésta no es una simple declaración metafísica, y debería hacer brotar en vuestro interior fuertes sentimientos de creatividad y de especulación. Es imposible que un ser permanezca estéril, que una idea muera, o que una capacidad desaparezca sin completarse.

(22.19.) Por supuesto, cada sistema probable de la realidad crea otros sistemas probables, y cualquier acto consciente trae consigo un número infinito de actos «inconscientes» que también encontrarán su realización. Bien, todos los sistemas de realidad son abiertos. Las divisiones entre ellos se deciden arbitrariamente por razones de conveniencia, pero todos existen simultáneamente y cada uno apoya y acrecienta al otro. Así pues, todo lo que hacéis se refleja también, hasta cierto punto, en la experiencia de vuestros yoes probables, y viceversa. Si sois abiertos y receptivos, podéis beneficiaros enormemente de las distintas experiencias de vuestros yoes probables, y podéis aprender de sus conocimientos y capacidades. Hacéis esto de manera bastante espontánea en estado de sueño, y con frecuencia lo que os parece una inspiración es un pensamiento experimentado pero no hecho realidad de otro yo. Lo que sucede es que sintonizáis con él y lo hacéis realidad, ¿comprendéis? Las ideas que habéis concebido, pero no habéis utilizado pueden ser captadas de igual manera por otros yoes vuestros probables. Cada uno de estos yoes probables se considera a sí mismo el yo real, por supuesto, y para cualquiera de ellos vosotros seríais el yo probable; pero gracias a los sentidos internos, todos estos yoes son conscientes de su parte en la Gestalt. Podéis tomar vuestro descanso.

(De las 22.16 a las 22.41.) Bien. El alma no es un producto terminado. De hecho, ni siquiera es en realidad un producto, sino un proceso de desarrollo. Tampoco Todo Lo Que Es es un producto terminado o sin terminar. Hay dioses probables al igual que hay hombres probables; pero estos dioses probables son todos parte de lo que vosotros llamaríais el alma de Todo Lo Que Es, o su identidad así como vuestros yoes probables son una parte de vuestra alma o identidad. Las dimensiones de realidad posibles para Todo Lo Que Es exceden, por supuesto, a las que están disponibles para vosotros en el presente. Por así decirlo, vosotros habéis creado muchos dioses probables a través de vuestros pensamientos y deseos, los cuales se vuelven entidades psíquicas independientes, válidas en otros niveles de existencia. El Todo Lo Que Es es consciente no sólo de Su propia naturaleza y de la naturaleza de toda conciencia, sino también de Sus infinitos yoes probables. Aquí nos estamos adentrando en cuestiones en las que las palabras carecen de sentido. La naturaleza de Todo Lo Que Es sólo se puede sentir directamente a través de los sentidos internos, o en una comunicación más débil, a través de la inspiración o de la intuición. La milagrosa complejidad de tal realidad no se puede traducir a conceptos verbales. Bien, concednos un momento. Fin del dictado. (Pausa a las 22.49. El ritmo de Jane había sido más lento a partir del descanso. Seth procedió a darnos algo de material para ella sobre sus libros.) (—Gracias.) Continuaremos el miércoles con el dictado del libro; si tenéis asuntos personales, los trataremos al final. (-Muy bien. Buenas noches, Seth. -Terminamos a las 23.02.)

Extracto de Habla Seth II
La eterna validez del alma a través de Jane Roberts

Pag. Anterior: Seth – Las civilizaciones y las reencarnaciones… II
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3905

Pag. Siguiente: Seth – Los sistemas, hombres y dioses probables. II
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3907

* * *

Seth ~ Los sistemas, hombres y dioses probables. II

SESIÓN 566, 15 DE FEBRERO DE 1971 21.19 LUNES

(Durante las dos últimas semanas estuvimos ocupados con asuntos relacionados con la reciente muerte de mi padre.) Buenas noches. (-Buenas noches, Seth.) Bien. Para cambiar, vamos a hacer un poco de dictado, aunque al final de la sesión puedo hacer algún comentario para vosotros dos. Dictado, pues. Las probabilidades son una parte siempre presente de vuestro entorno psicológico invisible. Vosotros existís en un sistema probable de realidad. No es algo separado de vosotros. Hasta cierto punto, es como un mar en el que está vuestro ser actual. Vosotros estáis en él y él está en vosotros. A veces, en un nivel de conciencia superficial, os preguntáis qué habría pasado si hubierais tomado otras decisiones distintas de las que tomasteis; elegir un compañero distinto, por ejemplo, o ir a vivir a otra parte del país. Os preguntáis qué podría haber pasado si hubierais puesto al correo aquella carta importante que posteriormente decidisteis no enviar; y con estas pequeñas preguntas habéis cuestionado la naturaleza de las probabilidades.

Pues bien, existen conexiones profundas entre vosotros y todas aquellas personas con las que habéis tenido relación, o con las que estuvisteis comprometidos en decisiones profundas. (21.28.) Estas conexiones no son algo nebuloso. Existen interconexiones psicológicas profundas que os vinculan a unos con otros, especialmente de un modo telepático, aunque esto suceda por debajo de la conciencia normal. Las conexiones físicas no realizadas que podrían haber existido, pero no lo hicieron, se desarrollan en otros niveles de realidad. El entorno invisible presente en vuestra mente no es tan solitario como creéis: vuestra aparente soledad interna sólo está causada por la persistente guardia del ego. Éste, por ejemplo, no ve por qué deberíais estar al corriente de una información que él no considera pertinente para la actividad cotidiana diaria. (21.31.) No me gusta la palabra «avanzar»; sin embargo, en vuestros términos avanzar como conciencia es volverse más y más consciente de esas otras materializaciones de vuestra propia identidad. Los yoes probables deben ir ganando conciencia de los otros yoes probables, y darse cuenta de que “todos ellos” son distintas manifestaciones de vuestra verdadera identidad.

No están «perdidos», enterrados o negados en una especie de superyó sin libre albedrío, autodeterminación, o individualidad. Por el contrario, la identidad es lo que ellos son, con total libertad de expresar todas las acciones y todos los desarrollos Probables, tanto en esta realidad como en las otras que “vosotros” conoceis.
Cuando estáis sentados leyendo este libro, en vuestro momento presente de tiempo, estáis ubicados en el centro de una red cósmica de probabilidades a la que afecta vuestro más mínimo acto mental o emocional.

(Pausa a las 21.36.) Los pensamientos y las emociones, por tanto, salen de vosotros no sólo en todas las direcciones físicas, sino en otras direcciones que os resultan invisibles, y aparecen así en dimensiones que no podéis comprender en el presente. También recibís otras señales de ese tipo provenientes de otras probabilidades conectadas a la vuestra, pero sois vosotros los que escogéis cuál de esas acciones probables queréis hacer reales o físicas en vuestro sistema, al igual que los otros también tienen la libertad de elección en sus sistemas. Vosotros, entonces, origináis ideas y las recibís, pero no estáis obligados a traer a la realidad actos probables no realizados que os llegan procedentes de otros yoes probables. Ahora bien: existe una atracción natural entre vosotros y los otros yoes probables; son conexiones electromagnéticas que tienen que ver con las propulsiones simultáneas de la energía. Me refiero a la energía que aparece simultáneamente tanto para vosotros como para vuestros yoes probables de otras realidades.

Estas conexiones psíquicas tienen que ver con una reacción unificadora, empática y emocional, y con una conexión que se muestra con gran fuerza cuando estáis en estado de sueño. En ese estado, en el que las funciones del ego están en cierto modo aquietadas, hay una considerable comunicación entre las distintas porciones de la entidad total. Puede ser que en los sueños tengáis algún destello de los caminos probables que podríais haber tomado. Tal vez penséis que son fantasías, cuando en realidad es posible que estéis percibiendo un cuadro legítimo de acontecimientos que ocurrieron dentro de otro sistema de probabilidades. Ahora podéis tomar vuestro descanso. (21.45. Jane quedó sorprendida por la «poca» cantidad de material transmitido. Dijo que creía que «había estado realmente volando» con un nuevo material fantástico. Continuamos a las 22.00.) Un acontecimiento puede ser realizado por más de un yo probable, y podéis pareceros a algunos yoes probables más que a otros. Como estáis comprometidos en una intrincada Gestalt psicológica como ésta, y como las conexiones antes mencionadas existen, hasta cierto punto podéis valeros de las capacidades y el conocimiento que poseen estas otras porciones probables de vuestra personalidad.

Estas conexiones son las responsables de «infiltraciones» casi constantes. Sin embargo, una vez que sois conscientes del sistema probable, también aprenderéis a estar alertas ante lo que voy a llamar «impulsos benignos intrusos». Dichos impulsos os pueden parecer desconectados de vuestros intereses o actividades normales; son intrusos en el sentido de que aparecen rápidamente en la conciencia y producen una sensación de extrañeza, como si no fueran vuestros. Estos impulsos pueden ofreceros distintos tipos de pistas. Por ejemplo, puede que no sepáis nada de música, y una tarde, en medio de cualquier actividad mundana, veros sorprendidos por un impulso repentino de comprar un violín. (Pausa a las 22.06.) Este impulso podría indicar que otra porción probable de vuestra identidad está dotada para ese instrumento. No os estoy diciendo que salgáis corriendo a comprar un violín, pero sí podrías dejaros llevar por el impulso dentro de lo que sea razonable (por ejemplo, alquilando un violín o sencillamente informándoos acerca de un concierto para violín). Aprenderíais a tocar el instrumento mucho más rápidamente, si el impulso se estuviera originando en un yo probable. Huelga decir entonces que los yoes probables existen en vuestro «futuro» al igual que en vuestro pasado. Es una actitud muy equivocada hacer hincapié negativamente en los aspectos desagradables del pasado que conocéis, porque algunas porciones del yo probable aún pueden estar implicadas en ese pasado. Esa concentración puede acarrear mayores infiltraciones e identificaciones adversas, porque esa parte será un antecedente en común con cualquier yo probable que hubiese brotado de esa fuente en particular. (22.12.) Hacer hincapié en la posibilidad de una enfermedad o un desastre es asimismo una actitud equivocada, pues en ese caso establecéis redes negativas de probabilidades que no necesitan ocurrir. Podéis alterar teóricamente vuestro propio pasado, el que habéis conocido, pues el tiempo no está más separado de vosotros de lo que puedan estarlo las probabilidades.

El pasado ha existido de multitud de maneras, pero vosotros sólo habéis experimentado uno de los pasados probables. Cambiando ese pasado en vuestra mente ahora, en vuestro presente, podéis cambiar no sólo su naturaleza, sino también los efectos que produjo en vosotros y en los demás. Supongamos que un acontecimiento pasado en particular os ha perturbado enormemente. Imaginad en vuestra mente, no que lo borráis, sino que lo reemplazáis por otro acontecimiento de naturaleza mucho más benéfica. Bien, esto debe hacerse con gran viveza y participación emocional, y debe hacerse muchas veces. No se trata de un autoengaño. El acontecimiento que escojáis se convertirá automáticamente en un acontecimiento probable que, de hecho, ha pasado, aunque no haya sido ése el acontecimiento que escogisteis percibir en vuestro pasado probable dado. (22.24.) Si el proceso se hace correctamente, vuestra idea también afectará telepáticamente a cualquier otra persona conectada con el acontecimiento original, aunque ésta tiene la libertad de rechazar o aceptar vuestra versión.

Éste no es un libro de técnicas, así que no entraré en profundidad en este método en particular; me limito a mencionarlo. Sin embargo, recordad que muchos acontecimientos que no se perciben ni se experimentan físicamente son tan válidos como esos otros que sí se experimentan, y son igual de reales en vuestro entorno psicológico invisible. Así pues, en vuestros términos, hay ilimitados futuros probables para los que estáis poniendo las bases ahora. La naturaleza de los pensamientos y sentimientos que origináis y de aquellos que habitualmente recibís conforman un patrón, de manera que vosotros elegiréis entre esos futuros probables aquellos acontecimientos que se van a convertir en vuestra experiencia física. (Pausa.) Debido a que existen infiltraciones e interconexiones, podéis sintonizar con un «acontecimiento futuro», digamos de naturaleza desafortunada, un acontecimiento al que estaríais abocados en caso de continuar vuestra trayectoria actual. Tener un sueño sobre él, por ejemplo, podría asustaros de tal manera que os haría evitar el acontecimiento y dejaríais de experimentarlo. En ese caso, un sueño así es un mensaje de un yo probable que sí experimentó el acontecimiento. (22.30.) De igual manera, un niño puede recibir en sueños ese tipo de comunicación de un yo probable futuro, de una naturaleza tal que haga cambiar completamente su vida. La identidad completa existe ahora. Toda división es mera ilusión, de tal manera que un yo probable puede tender una mano de ayuda a otro, y a través de estas comunicaciones internas los distintos yoes probables “comienzan” a entender la naturaleza de su entidad.

Bien, esto conduce a otras aventuras en las que pueden estar implicadas civilizaciones enteras, pues, al igual que las personas individuales tienen sus destinos probables, también lo tienen las civilizaciones, las naciones y los sistemas planetarios habitados. Vuestra tierra histórica, tal como la conocéis vosotros, se ha desarrollado de muchas maneras distintas, y existe una profunda conexión inconsciente que une todas esas manifestaciones.
Incluso los átomos y las moléculas retienen a su manera un conocimiento de las formas de vida por las que han pasado; así las personas que componen una civilización dada mantienen en su interior el conocimiento de los experimentos y los procesos, los éxitos y los fracasos en los que las razas han estado implicadas en otros niveles de la realidad. Podéis tomar vuestro descanso.

(De 22.39 a 22.55.) En algunas de las realidades probables no floreció el cristianismo que vosotros conocéis. En otras no dominaron los varones. En otras la composición de la materia física sencillamente siguió líneas distintas. Ahora todas esas probabilidades están en el aire a vuestro alrededor, por así decirlo, y yo las describo tan fielmente como puedo, pero debo relacionarlas con conceptos que os resulten en cierta manera familiares. Hasta cierto punto, entonces, la «verdad» debe ser tamizada a través de vuestros patrones conceptuales para que os sea posible comprenderla. Basta con decir que estáis rodeados por otras influencias y otros acontecimientos. A algunos de ellos los percibís en vuestra realidad tridimensional y los aceptáis como reales, sin daros cuenta de que sólo son partes de otros acontecimientos. Creéis que la realidad termina donde termina vuestra visión, de modo que debéis entrenaros para mirar entre los acontecimientos, entre los objetos, en vuestro interior, en esos momentos en los que parece que no estáis haciendo nada. Estad atentos a los acontecimientos que parecen no tener sentido, pues a menudo son las pistas que conducen a acontecimientos mayores no visibles. Fin del dictado. (Luego Seth contestó brevemente un par de preguntas personales.) Bien, si no tenéis más preguntas o comentarios… (Yo negué con la cabeza.) Tengo la intención de terminar este capítulo el miércoles. Mis mejores deseos y que paséis una buena noche. Y, cuando hayamos terminado, comenzaremos contigo. (-De acuerdo. Muchas gracias, Seth. Buenas noches. -23.06.)

Extracto de Habla Seth II
La eterna validez del alma a través de Jane Roberts

Pag. Anterior: Seth – Los sistemas, hombres y dioses probables. I
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3906

Pag. Siguiente: Seth – Los sistemas, hombres y dioses probables. III
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3908

* * *

Seth ~ Los sistemas, hombres y dioses probables. III

SESIÓN 567, 17 DE FEBRERO DE 1971 21.14 MIÉRCOLES

Buenas noches. (-Buenas noches, Seth.) Continuemos con el dictado. Vosotros no entendéis la verdadera naturaleza de la materia. La percibís en cierta «etapa». Utilizando ahora vuestros términos y hablando de la manera más sencilla posible, digamos que existen otras formas de materia más allá de esas que vosotros veis. Estas formas son bastante reales y vividas, bastante «físicas», para aquellos que reaccionan a esa particular esfera de actividad. Por consiguiente, refiriéndonos a las probabilidades, vosotros escogéis ciertos actos, los transformáis inconscientemente en acontecimientos u objetos físicos, y luego los percibís. Pero esos otros acontecimientos no escogidos también salen de vosotros y se proyectan en esas otras formas. Bien, aquí está implicado también el comportamiento de los átomos y de las moléculas, pues éstos sólo están presentes en vuestro universo durante ciertas etapas. Percibís su actividad sólo dentro del alcance de ciertos ritmos vibratorios. Cuando vuestros científicos los examinan, por ejemplo, no examinan la naturaleza de un átomo. Sólo exploran las características de un átomo cuando actúa o se muestra a sí mismo en vuestro sistema, pero su realidad más amplia se les escapa completamente. (21.24.) Vosotros podéis entender que existen los espectros de la luz; de igual manera, existen espectros de la materia. Vuestro sistema de realidad física no es denso en comparación con algunos otros. Las dimensiones que vosotros dais a la materia física no son más que un leve indicio de toda la variedad de dimensiones posibles. Algunos sistemas son mucho más pesados o mucho más ligeros que el vuestro, aunque esta afirmación no se refiere necesariamente al peso que os es familiar. Por consiguiente, las acciones probables surgen en sistemas de materia tan válidos como el vuestro propio, e igual de consistentes. Estáis acostumbrados a pensar de un modo lineal, así que creéis que los acontecimientos que conocéis son acciones o cosas completas, sin daros cuenta de que lo que percibís es sólo una fracción de su existencia multidimensional total. (21.30.) En términos más amplios, es imposible separar los acontecimientos físicos de los acontecimientos probables, pues todos ellos son diferentes dimensiones de una acción. Por la misma razón es básicamente imposible separar los «vosotros» que conocéis de los vosotros probables de los cuales sois inconscientes. Sin embargo, existen senderos internos que conducen a los acontecimientos probables, ya que todos ellos son manifestaciones de un acto en desarrollo, así que las dimensiones entre ellos son sólo ilusión. El cerebro físico por sí mismo no es capaz de captar estas conexiones con garantía de éxito. La mente, el equivalente interno del cerebro, puede percibir en ocasiones otras dimensiones mucho más amplias de un acontecimiento dado gracias a una súbita intuición o comprensión que no se puede describir adecuadamente a nivel verbal.

(Pausa a las 21.35.) Como he dicho frecuentemente, el tiempo no existe en la manera en que lo concebís vosotros. No obstante, incluso en vuestros términos se podría llegar a entender la verdadera naturaleza del tiempo, si la naturaleza básica del átomo llegara a seros conocida. En cierto modo un átomo podría compararse a un microsegundo. Parece como si un átomo «existiese» “constantemente” durante un tiempo dado, pero en realidad tiene etapas de expansión y reducción, por así decirlo. Su fluctuación tiene un patrón y un ritmo totalmente predecibles. En vuestro sistema, sólo puede ser percibido en ciertos puntos de su fluctuación, por eso vuestros científicos creen que está constantemente presente, ya que no son conscientes de los lapsos de ausencia en lo que se refiere a los átomos.

(21.41.) En esos períodos de proyección no física, los períodos de reducción de la fluctuación, los átomos «aparecen» en otro sistema de realidad. En ese sistema se perciben en lo que son puntos de expansión de la fluctuación, y también allí los átomos [parecen] aparecer constantemente. Existen muchos de esos puntos de fluctuación, pero, por supuesto, vuestro sistema no es consciente de ellos, ni de las acciones, universos y sistemas remotos que existen dentro de ellos.
durante un tiempo dado, pero en realidad tiene etapas de expansión y reducción, por así decirlo. Su fluctuación tiene un patrón y un ritmo totalmente predecibles. En vuestro sistema, sólo puede ser percibido en ciertos puntos de su fluctuación, por eso vuestros científicos creen que está constantemente presente, ya que no son conscientes de los lapsos de ausencia en lo que se refiere a los átomos.

Bien, el mismo tipo de comportamiento sucede en un nivel psicológico profundo, básico, secreto e inexplorado. La conciencia físicamente orientada, que responde a una fase de actividad del átomo, se torna vida y despierta a su existencia particular. Pero entre medio hay otras fluctuaciones, y en ellas la conciencia está enfocada en sistemas de realidad totalmente distintos; en cada uno de ellos la conciencia está despierta y reacciona, no tiene sentido de la ausencia y sólo recuerda esas fluctuaciones particulares a las que responde. Ahora podéis tomar vuestro descanso. (De 21.47 a 22.06.) Bien. Continuamos con el dictado. Estas fluctuaciones son en realidad simultáneas. A vosotros os podría parecer que hay vacíos entre las fluctuaciones, y la descripción que he usado es la mejor para nuestro propósito; pero los sistemas probables existen todos simultáneamente, y “básicamente” el átomo está en todos estos otros sistemas a la vez.

Hemos estado hablando de pulsaciones o fluctuaciones enormemente rápidas, tan suaves y «breves» que no las notáis, pero también existen fluctuaciones «más lentas», «más amplias» y «más largas» en vuestro lado de la escala.

(22.14.) Estas fluctuaciones afectan a sistemas de existencia totalmente diferentes de cualquiera de los que están estrechamente conectados al vuestro propio. La experiencia de esos tipos de conciencia os resulta enormemente lejana. Una de esas fluctuaciones puede durar varios miles de vuestros años, por ejemplo. Estos varios miles de años se experimentarían como, digamos, un segundo de vuestro tiempo, y los acontecimientos que ocurren en éste se percibirían sencillamente como un «período presente». Bien, la conciencia de esos seres también contendría la conciencia de grandes números de yoes y sistemas probables, experimentados vivida y claramente como presentes múltiples. Estos presentes múltiples pueden ser alterados en cualquier punto de un número real de puntos infinitos; la infinidad no existe como una línea indefinida, sino como innumerables probabilidades y combinaciones posibles que se desarrollan a partir de cada acto de conciencia. (22.25.) Estos seres, con sus presentes múltiples, pueden ser conscientes o no de vuestro sistema particular. Su presente múltiple puede incluirlo o no. Vosotros podéis ser parte de su presente múltiple sin ser conscientes de ello. En términos mucho más limitados, vuestras realidades probables son presentes múltiples. (Larga pausa.) La imagen de un ojo dentro de un ojo dentro de un ojo, repetida infinitamente, puede ser una buena analogía de esto. Fin del capítulo. (Pausa a las 22.29. La transmisión de Jane había sido fluida, sin esfuerzo aparente. Le dije que el material era excelente, y le comenté que afirmaciones como «En cierto modo un átomo podría compararse a un microsegundo» eran particularmente suge-rentes.) (Después de un breve descanso, Jane transmitió varias páginas de material para nosotros dos. La sesión terminó alrededor de las 23.25.)

Extracto de Habla Seth II
La eterna validez del alma a través de Jane Roberts

Pag. Anterior: Seth – Los sistemas, hombres y dioses probables. II
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3907

Pag. Siguiente: Seth – Probabilidades, el bien y mal y el símbolo religioso. I
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3909

*   *   *

 Seth ~ Los sistemas, hombres y dioses probables
***

***   8 8 8   ***
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s