compartir3 – Kryon ~ Los Filtros Humanos. Principal.-Libertad y Elección.- Seth ~ El alma y la naturaleza de su percepción. | AGHARTAN

Origen: compartir3 – Kryon ~ Los Filtros Humanos. Principal.-Libertad y Elección.- Seth ~ El alma y la naturaleza de su percepción. | AGHARTAN

 

Jan
2
 

compartir3 – Kryon ~ Los Filtros Humanos. Principal.-Libertad y Elección.- Seth ~ El alma y la naturaleza de su percepción.

*   *   *

*  *  *
Translate/traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen
переводити/Traduire/ переводить
 ترجم / לתרגם   翻訳する 
*    *    *
*     *     *

*       *       *

Compartiendo:

 

 


Kryon ~ Los Filtros Humanos. Principal.





Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Hay mucho para decir, que no puedo decir. La razón de no poder decirlo es que no existen palabras. No hay palabras que expresen adecuadamente lo que sentimos por ustedes. Hemos hablado a un grupo tras otro, como el grupo de ustedes, con respecto a cosas que son importantes para nosotros y para ustedes; la fusión entre nosotros, la forma en que sentimos con respecto a ustedes, las felicitaciones que tenemos para ustedes.

Queridos, la cosa principal que vemos dentro de ustedes, es nosotros. Dios está en ustedes. No importan todos los otros mensajes de todos los demás, los que canalizan, los que leen, lo que sea; si no les dicen que Dios está en ustedes, aléjense. La historia de la creación de este planeta dice que está Dios en ustedes, los Maestros que caminaron sobre la Tierra dijeron que Dios está en ustedes; todos ellos. Este es el tema del día. Lo que estamos tratando de hacer en este punto es conectar. Tal vez es la razón para que hayan venido a una canalización en lugar de ir a otra reunión. A escuchar las joyas del Espíritu, las cosas con que se pueden relacionar, lo que es el amor.

En estos momentos mi socio se hace a un lado; hemos usado las palabras “él desecha sus filtros.” De eso quiero hablar esta noche, queridos, porque si hay algo que impide que ustedes y yo nos reunamos en uno y vean la luz del Espíritu en su corazón, eso son sus filtros. Quiero hablar sobre qué son los filtros, por qué son lo que son, y luego cómo pudo reducirlos mi socio. Hacemos esto por una razón: existe un deseo abrumador de conexión de ustedes con nuestro lado.

¿Qué piensan respecto a Dios? ¿Qué les han dicho? ¿Tal vez les han contado sobre una especie de padre que los juzga, que les dispensa un mal, o que podría destruirlos o lastimarlos o dañarlos, o hacerlos sufrir? ¿Pueden ver la característica humana en eso? ¿Pueden entender que es simplemente una copia de una paternidad humana, de una mala paternidad? No es Dios; ¡es lo mejor que ustedes tienen! Y nosotros no somos eso.

Ustedes provienen de la Fuente Creadora, hechos a imagen del Creador, y esa imagen es una metáfora del amor. Todo ser humano tiene la capacidad de amar; cada uno de ellos. Incluso aquellos de los que ustedes dirían: “Imposible, miren quiénes son, miren lo que han hecho.” Les digo: Todos ustedes fueron creados iguales en esta forma: tienen la opción de seguir el camino alto hacia Dios o no. Esa es la dualidad que vive en cada uno. O van a un lugar oscuro a hablar de cosas oscuras, o ven al Creador en sí: la luz. Siempre ha sido así, y los humanos están empezando a cambiar.

Quiero hablarles de sus filtros. Si están sentados aquí y les resulta difícil creer que esto es real, explicaremos por qué. Si creen que es real, pero tienen dificultad para creer en algunas cosas de las que hablo, explicaré por qué. No se los juzga por ser así, queridos seres humanos. Es simplemente maravilloso que hayan llegado tan lejos como lo hicieron. Lo que voy a llamar filtros es experiencia de vida. Lo voy a separar en cinco lugares, o áreas, o categorías, todo eso, porque son conceptos.

No uso los números ociosamente; ellos son nuestras metáforas para decir otras cosas. Busquen el cinco en la numerología, incluso en la más sencilla, y verán por qué elegí cinco. Existen razones detrás de la razón y, en tanto les hablo, quiero que sepan y entiendan que esto viene de la Fuente Central, la fuente del amor, con una mano extendida hacia ustedes ahora mismo, diciendo que los amamos tanto que podemos discutir y hablar sobre lo que entendemos respecto a ustedes, que es mucho.

El primer filtro lo llamaremos crianza. Es su filtro social. Al crecer en su sociedad fueron aprendiendo todo. En ese proceso de ser un humano y crecer de pequeño a grande, recibieron lecciones a lo largo del trayecto, sobre qué creer, qué no creer, cómo sobrevivir, cómo otros no sobrevivieron, qué vigilar, de qué cuidarse. Aprendieron qué los hace felices y qué los pone tristes, desarrollaron lo que ustedes llaman personalidad social. Aprendieron sobre otros seres humanos. Según dónde nacieron y según qué hicieron sus padres, ustedes vinieron y se transformaron en alguien que confía o no confía, que cuestiona todo o no cuestiona nada. Todo eso es un filtro.

Ahora les daremos la definición de filtro. Si consideras algo puro, tal vez la luz blanca, la luz más pura que puedas imaginar, cualquier cosa que pongas delante de esa luz que la disminuya, la cambie, la altere, le dé color, sería un filtro. La crianza es un filtro que te forma como ser humano de cierto modo, y ese modo es el que usas para manejar tu vida. Ahora bien; la mayoría está totalmente cómoda con esto: eso eres tú. Es tu naturaleza humana. También está en 3D. Por ahora, para ti, crecer en este planeta es total y completamente tridimensional y en modo supervivencia. Y aquí estás, escuchando un mensaje multidimensional lleno de luz. ¿Qué estás haciendo con tu filtro? Porque este filtro con que creciste no necesariamente te dirá que esto sea correcto, creíble, o siquiera real.

Algunos de ustedes han tenido que manejarlo; cambiarlo, alterarlo; pero ustedes todavía son ustedes. Este es uno de los mayores filtros que tiene el ser humano, el más comprensible de los que tiene. Queridos, ¿alguna vez conocieron a alguien de un país lejano muy diferente del suyo, tanto que su filtro era distinto? Lo que hace al comer es distinto; las cosas que considera elegantes, son distintas; (se ríe) ustedes pueden hacer algo que los ofenda, que les choque, y para ustedes es normal. Allí ven que el filtro del otro es distinto del suyo, de modo que pueden notar que cada filtro que ustedes tienen, que llamamos “social” o “de crianza” es propio.

Ahora bien: hay algo que integra todo esto y lo discutiremos en un momento. Este era el primero de los cinco. Empaña lo que ves, lo que crees, lo que otros te dicen que creas. Es fuerte; si alguien quiere cambiártelo es amenazador. Es el número uno.

El número dos se desplaza un poco. Es el filtro espiritual. ¿Qué te contaron sobre Dios? ¿Quién es Dios? ¿Cómo se llega a Dios? ¿Cómo se le habla a Dios? ¿Puedes hablar con Dios? ¿Qué es Dios? ¿Crees en Dios? ¿Será posible que haya un Creador del Universo que conozca tu nombre? A algunos de ustedes les dijeron que hay un Creador del Universo que quiere castigarlos si encuentran algo oscuro durante su vida. A todos se los castiga igualmente para siempre. ¿Es así tu Dios?

Cambia; tu filtro se desplaza cuando aceptas o rechazas lo que otros te han enseñado. A veces es, en realidad, parte del primer filtro, porque es parte de la crianza. Tus padres te llevan a la iglesia o a una reunión espiritual y tú lo adoptas, es tuyo porque es de ellos. Si al adulto le gusta, entonces debe estar bien, y lo adoptas como tuyo hasta que encuentras algo mejor o más lógico. Los filtros espirituales a veces son peculiares para cada creencia; ¿qué pasa con el tuyo?

El filtro espiritual que tienes está lleno de tu pasado, de lo que has hecho, de lo que has visto, de lo que te has dado cuenta. En los cambios que hiciste y que te permitieron venir a sentarte aquí, sin embargo, todavía tienes un filtro.

En metafísica, ¿qué aprendiste que es correcto e incorrecto? (se ríe). Queridos, ¡la mente humana es excelente para poner todo en compartimientos! Y ustedes han hecho eso con Dios, a su manera. Ustedes dicen que deben establecer un límite a la creencia. Algunos todavía se preguntan si la transmisión que les estoy dando ahora – por usar esa palabra – proviene del hombre o del otro lado del velo. Y luego, si proviene del otro lado del velo ¿es totalmente correcta o está filtrada por él? Ese es tu filtro juzgando a un filtro.

Tu filtro espiritual es importante para ti, no en tu crianza, sino en la vida. Porque la forma en que ves al Creador influye sobre cómo va tu vida, lo que harías, a qué temes, si tienes alegría. ¿Crees que el fin de una vida crea otra vida, o crea castigo y juicio? Esto es un filtro fuerte para muchas personas. Para algunas no es un filtro. Lo que sigue siendo un filtro. Si no crees en la Fuente Creadora, tu filtro entonces no la dejará entrar si la ves. Es un filtro. Eso es el número dos. Si colocas ambos filtros juntos, harán más difícil que veas lo que tratas de ver. Cada filtro disminuye la luz que querrías ver y que es pura. Cada uno. Si te presento un escenario que nunca viste antes, o que nunca viste cuando crecías, y está fuera de tu caja de espiritualidad, ¿qué harían tus dos filtros? Estarían en su lugar, firmemente asegurados, y estarías sosteniéndolos con ambas manos, para no tener una sorpresa. Eso es naturaleza humana; proteger tu filtro. Es parte de cómo piensas, es tu mente, y en un momento te diré por qué.

El siguiente, muy importante, lo crean o no, es su filtro de género. Cada uno de ustedes actúa de cierto modo, se comporta de cierto modo, según con quién están, a causa de quién es y de su género. El modelo para su género, lo su mamá les dijo sobre cómo debía ser una mujer. Lo honran y lo cumplen, o se rebelan y no lo hacen, pero tiene su efecto. El género que tienes, si eres mujer, tal vez te portas como una dama; o no, dependiendo de la posición de ese filtro. Pero igual eres muy consciente y actúas de cierta manera por ser mujer.

Al hombre le pasa lo mismo. Señor, ¿qué le dijo su padre que hace un verdadero hombre? Habrá algunos para quienes un verdadero hombre nunca retrocede en una discusión; otros dirán que un hombre verdadero tiene compasión para todos. Dos tipos distintos de instrucciones, dos filtros diferentes, que te dicen quién eres como varón.

El filtro de género es muy fuerte; te define a ti con los otros géneros. Tienes camaradería con tu mismo género, porque te han dicho las mismas cosas, y te relajas en esa situación. Tal vez estés incómodo cuando estás con los que no son de tu género, y si es así tu filtro está excedido.

Es resolver el acertijo; porque no eres de ese género, y el filtro es fuerte. ¿Qué trae esto a la luz, dirías? ¿Qué tiene que ver tu género con eso de mirar una luz blanca pura que puede ser la Fuente Creadora? ¿En qué sentido lo puedes interpretar distinto si eres hombre o mujer? ¿Lo haces? Y la respuesta es: ¡Oh, sí! ¡Sí que lo haces, realmente!

El filtro del varón, que es un filtro de género propio del varón, sería menos receptivo ante lo que es suave y dulce de lo que sería el de la mujer. Y la Fuente Creadora de todas las cosas es lo más suave y gentil, benévola, de amor fácil – fácil significa que fluye; no tienes que arrancárselo, no tienes que pedirlo, ni empujar, ¡fluye hacia dentro de ti si se lo permites! Pero a veces el filtro de género masculino dice: “No; tiene que ser diferente para que me interese.” Este hombre que están viendo fue una nuez dura de romper; tenía un filtro masculino que decía: “Yo no voy a llorar en tus términos. No voy a llorar.” Le mostramos qué diferente era él. Le mostramos que podía llorar de alegría al descubrir la verdad, y cuando se dio cuenta de eso, todo lo que su padre le había dicho sobre lo que pasa si un hombre llora, voló por la ventana. Él realineó su filtro. Pero el filtro de género fue uno de los más difíciles para él.

Mujeres: ustedes tienen sus propias cuestiones en lo que concierne a los filtros de género. Una de ellas, créanlo o no, es que Dios siempre es, o parece ser, un varón. (se ríe). Ese es un filtro que deberás eludir. ¿Cómo te sientes cuando entras en la estructura de una religión organizada y son todos varones y debes confesar tus pensamientos más hondos a un varón llamado “padre”? Eso es un filtro; el cómo te sientes al respecto, es un filtro. ¿Le dirías las mismas cosas a una mujer? Más aún: ¿qué tal si no hubiera ningún intermediario, si estuvieras simplemente hablando directamente con el Espíritu? Entonces el filtro se aplica cuando hablas sobre Dios con un humano, pero no cuando hablas a Dios sobre Dios. Ese es un filtro. Ese fue el número tres.

Es difícil saber cuál de ellos es el más profundo; depende de quién eres, de cómo fuiste criado, de cuál es tu – llamémoslo así – tu tendencia con respecto a la vida.

Aquí hay un filtro que puedes tener o no, pero todos tienen uno específico, algún fuerte y otros débil; es lo que llamamos el filtro lógico. Todo debe tener sentido, incluso para aquellos que no se consideran científicos ni lógicos; para que participen, la cosa debe tener sentido. Hay lógica en todas las decisiones basadas en la supervivencia. Existe lógica en algunas decisiones basadas en los otros filtros. El filtro lógico se superpone sobre todos ellos, sopesa los que están debajo y toma una decisión – real o no real – basado en la lógica de ese día (se ríe). Tu filtro lógico es limitado; solo puedes juzgar qué es lógico de acuerdo a la lógica que has visto que es lógica. Si nunca viste algo, no puedes juzgar si es lógico o no, porque no hay una experiencia que agregar a los cálculos; pero igual es un filtro. Puede ser un filtro que luche por la lógica, pero igual está allí.

El filtro lógico quiere evaluar el sentido común de aquello que se presenta ante ti. Si alguien trata de venderte algo, por ejemplo el Puente de Brooklyn (se ríe) tu filtro lógico se reirá en su cara porque sabes de qué se trata (el otro no es dueño del puente) De todos modos, no te alcanzaría el dinero. Ese es tu filtro lógico; descartas la cosa fácilmente y el otro se aleja.

El hombre se sienta en la silla y canaliza; ¿y qué hace tu filtro lógico? Muchos lo descartarán completa y automáticamente, como si les hubiera ofrecido el Puente de Brooklyn; no es posible, no está en el reino de lo factible. Es muy grande, basado en tus instintos de supervivencia. ¿Qué haces con tu filtro lógico cuando canalizo? Se acomoda encima de todos los demás. Ese fue el número cuatro. ¿Cuánto se está oscureciendo esa luz?

Ese es el fin de los filtros, ahora que están firmemente unidos y se modifican uno a otro. Y todavía no terminé.

No todos tienen el número cinco, pero muchos sí; todos los profesionales lo tienen, porque se llama el filtro profesional. ¿Qué has aprendido? ¿Qué aprendiste sobre la realidad en la ciencia, la Física, la Química, las Matemáticas, la Historia, la Antropología, la Biología? Por ejemplo, ¿eres médico? ¿Eres alguien empapado en las cuestiones legales que sabe cómo funciona el mundo y las reglas que existen? ¿Cuál es tu profesión, que pueda ser un filtro que interferiría para ver la luz del Creador? Porque, para que esto sea real, todo lo que has aprendido debe ser dejado de lado.

El filtro profesional funciona muy, pero muy bien con el primero, el que llamamos de crianza. La razón de eso es que no quieres quedar como un tonto. Un tonto no sobrevive; el tonto es perseguido por los que lo rodean y luego echado fuera. No quieres ser un tonto. Y el primer filtro de crianza y comportamiento social viene a combinarse con el último filtro del profesionalismo, porque si has aprendido que las cosas son de cierta manera, y se te ocurre por un momento creer que todo esto es real, enseguida te preguntas qué pensará de ti la gente, según el filtro de la crianza. Está allí.

Es complejo. Si eres físico y te digo que tus leyes universales están incompletas, algo hay dentro de ti, incluso si estás sentado en esta reunión, que se retuerce, porque estoy diciendo que estás equivocado (se ríe). Y te pasaste la vida haciendo todo lo posible para calcular y entender todo eso. No nos da el corazón para decirte cuán equivocado estás (se ríe); sólo el descubrimiento te lo mostrará, y entonces estará bien – porque lo hicieron los humanos. Puedes tener un descubrimiento que va a poner todo lo que aprendiste sobre una mesa para hacerlo de nuevo. Y lo celebrarás, especialmente si eres parte del equipo que lo descubrió. Ese es un filtro que puedes reformar por ti mismo automáticamente, pero si se trata de que yo lo reforme, es muy distinto. Ese es un filtro. Ahora ya tienes cinco.

Imagina que estás mirando la brillante luz de la Fuente Creadora con una Física de la que no sabes nada y con una espiritualidad que no puedes comprender, con la profundidad y la integridad y la delicadeza que ni siquiera puedes concebir, de amor por tu alma. Pones todos los cinco filtros delante de ella, y te preguntarás incluso si es que hay alguna luz o no. ¿Estás entendiendo lo que digo? La dificultad que tiene el ser humano si no hace nada.

Y ahora te diremos por qué son importantes. Cada filtro que tienes, desde el de crianza hasta el de ser profesional y saber de ciencia o de lo que sea, ha sido traído a ti por un ser humano en quien confías. A veces es un padre, una madre o una hermana, que te enseña cómo es la vida; son tus mentores, tu molde, tu modelo, los amas; si en el camino alguien te dice que es distinto de lo ellos te dijeron, es como un insulto a aquel que amas y que probablemente ya no esté contigo. ¿Comprendes la emoción de este cambio? ¡Tu filtro está asegurado en su lugar por el amor y la admiración a quienes a tu alrededor te enseñaron y te dieron lo mejor que tenían! ¡Qué contrasentido sería que el filtro fijado por el amor de quienes te dieron lo que tienes, tenga que ser dejado de lado por el amor de Dios! Si solo supieras que estaban todos juntos, que había una confluencia, un sistema, de quitar los filtros del camino para que pudieras ver la luz, que todo se integra perfectamente y sin embargo todos funcionan juntos, ¿lo harías?

Algunos de ustedes lo están haciendo. Ojalá el oyente lo entienda así como se lo estoy dando a ustedes. Mi socio tenía filtros severos. Como ingeniero, había aprendido las cosas de cierta forma, profesionalmente, su crianza, un filtro grande de espiritualidad por crecer dentro de una religión organizada. Tuvo que quitar muros, ¡y sin embargo, todo se lo había enseñado una fuente amorosa! Él pensaba que estaba todo bien. ¿Qué se hace con un filtro como ese? ¿Cómo se lo puede dejar de lado, siquiera por un momento? ¿Qué harías tú en su lugar? Les diré qué descubrió. Quiero que escuchen, y algunos lo comprenderán y recibirán, y algunos no. No importa qué te enseñaron, querido, realmente no importa. Las personas que te lo enseñaron, ya sea tus padres, tus amigos, tus maestros, tus seres queridos, muchos se han ido ya. Quiero que sepas qué están haciendo ellos: están aquí mismo en este salón, mirándote, diciéndote que hay más que lo que ellos podían saber, que hicieron lo mejor que pudieron, ¡pero que escuches! Porque ellos quieren darte – ¡ellos quieren darte! – filtros nuevos. La verdad, como es del otro lado del velo para quienes lo han atravesado tal vez y te dieron lo que tienes, la confluencia de energía que hará transparentes los filtros aunque sea por un momento para que puedas ver la luz y comprender, ¡es el amor!

Cuando mi socio se sentó por primera vez en la silla, ¡no le dijimos nada! No oyó voces. No había canalización. ¡Hubiera salido corriendo! Le dimos amor, y él lloró. Fue el gran ecualizador; el primer filtro de la lógica se descartó completamente y totalmente por el amor. Todo lo que él pensaba que no era posible si se sentaba en la silla y asumía que entonces se conectaría con el otro lado del velo estaba en contra de lo que le habían enseñado en su caja religiosa. Todo se disipó en un instante cuando nuestros brazos lo abrazaron, y lloró. Se sintió bien. Aun cuando estaba sorprendido, asombrado, incluso algo enojado por estar fuera de control. Él tiene otro filtro llamado control; ese es suyo, ¡no de ustedes! Y luego lo hizo otra vez. Se sentó en la silla una, y otra, y otra vez. Ahora se sienta y ese mismo amor que sintió entonces, lo siente ahora; en este momento no está con ustedes, está en otro lugar, escuchando. Está en un lugar que ya hemos descripto, que es hermoso. Está sujeto, para que no se pueda ir hacia la Luz. Eso les dará una idea de dónde está. Eso es lo que le mostramos cuando se sentó en la silla: quién es. La luz de Dios que está dentro de él. De pronto, todos sus filtros empezaron a volverse transparentes; ya no importaba qué le habían enseñado; podía ver la perspectiva más amplia.

Los seres humanos necesitan un marco de tiempo donde sanar sus filtros, volverlos transparentes, reacomodarlos y reescribirlos por la repetición constante, tal vez, como hizo él en su silla. Es duro eliminar un filtro como el de la crianza y cambiarlo en un instante; reescribir todo lo que has aprendido; no sucede así, sucede gradualmente.

Cada uno de ustedes en este salón, y de los que escuchan esto, tiene su propio conjunto de filtros, que tendrá que reescribir gradualmente si así lo elige. Los filtros son interactivos: cada uno afecta a los demás. Y tan pronto como puedan reescribir uno, por ejemplo el de la lógica, o el espiritual, empiezan a comprender mejor los otros. “Bueno, esto puede cambiar si este otro cambia, bueno, tal vez este no estaba correcto.”

Quiero contarles sobre el filtro de Dios, el que nosotros tenemos para ustedes, el filtro del amor (se ríe). Comienza a darles una impresión de compasión, y ustedes empiezan a entender que los que les enseñaron lo que sabían, les dieron lo mejor que tenían. Y si ahora ustedes saben algo más que ellos, no significa que ellos estaban equivocados; de hecho están celebrando que ustedes hayan comprendido más que lo que ellos pudieron, ya sea un maestro de escuela que les enseñó ciencia, y que ahora está superado por una ciencia mayor, o el pastor de una iglesia que les presentó el amor de Dios. Ya sea su madre o su padre que les dijeron cómo eran las cosas, y ustedes aprendieron algo distinto. El filtro general del amor te da compasión por ellos, no sientes que los insultas si te mueves hacia adelante. Eso se llama sabiduría.

Los filtros se aclararán lentamente por sí solos, a veces están más claros que otras veces. Cuando meditas, o cuando estás aquí tal vez en un grupo, o cuando otros trabajan contigo como yo lo hago en este estado, el filtro se abre y tienes un “ajá” que tal vez no llegaría por un tiempo, cuando estás en casa.

Cuanto más trabajas con estos, cuanto más aplicas el sentido común de Dios a todos ellos, más pides claridad y discernimiento, más claros se vuelven. Y luego, cuando ya están claros, tienes tu personalidad. Pero no es la de cuando crecías; es la que eliges ahora con sabiduría.

El género al que perteneces, varón o mujer, no es lo que te dijeron que debía ser, pero luego cobra una vida propia en la vida que tú eliges; qué hace o cómo es una mujer, o cómo es un varón, que se ama a sí mismo. No es lo que tus padres te dijeron, o que alguien te contó. Es lo que tú te dijiste a ti, conectándote con la Fuente del Amor; tú creando un filtro que es nuevo en el planeta; el humano compasivo, el nuevo humano. Ese es el que tú eres.

El filtro espiritual es el que estás abriendo, y entendiendo y creando por ti mismo, no por lo que te dijeron. Vas a descartar todo lo que te dijeron y crear el tuyo propio, según tus sentimientos espirituales actuales y los sucesos, con una energía nueva en el planeta que nunca estuvo aquí cuando empezaste.

Profesional: no importa qué hayas aprendido; tu sabiduría dice que no sabes lo que no sabes. Hay mejores formas de hacer las cosas que lo que aprendiste en todas las ciencias, incluso en lo legal. Mejores formas que las que conoces, y están llegando. Van tener más sentido para ti, personalmente. El país, la Tierra; están llegando sistemas. Algún día te darás una palmada en la cabeza y dirás: “¿Por qué no hicimos esto antes? ¿En qué estábamos pensando?” Porque no sabes lo que no sabes. El filtro de la inteligencia empieza a moverse con sabiduría, todas las cosas que abrazarán la luz en lugar de atenuarla.

Queridos: hemos usado metáforas esta noche; demasiadas. Les dimos cosas en qué pensar. Les pregunto dónde están ustedes en este escenario de los filtros. ¿Qué es lo que no quieren soltar y por qué? ¿Por qué se aferran a ciertas cosas cuando tal vez quienes les dieron esas ciertas cosas están aquí en forma esotérica, mirándolos y diciendo: “¡Escucha! ¡Está bien!”?

El amor de Dios está aquí. Eso es todo lo que importa ahora; es tu conexión con el Espíritu. Te va a dar el discernimiento que quieres. Te dará una vida más larga, una vida pacífica. Una presencia autoequilibrante. Se resolverán los enigmas.

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad. Ahora ya saben por qué.

Magníficos. En todas las cosas.

Y así es.


Kryon


Lee Carroll http://audio.kryon.com/en/Totowa-main-2015.mp3
Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro http://www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
Canalización de Kryon por Lee Carroll
Totowa, Nueva Jersey, 27 de junio 2015
http://www.kryon.com





Pag. Anterior: Kryon – Los Filtros Humanos – Introducción al Taller.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3792

Pag. Siguiente: Kryon – Los Filtros Humanos – Ultima Parte.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3794

* * *

Compartiendo:
 

 

Libertad y Elección.Todos nosotros estamos en nuestro propio Sendero de Ascensión creado exclusivamente para y por nosotros, basado en donde somos sabios de la consciencia. Esto me recuerda a un mensaje que vi en Facebook en el que alguien dijo que había tantas realidades en Facebook que la confundían. Me di cuenta de que esta persona no estaba cotejando con su propia guía sino más bien buscando información de fuentes externas. En realidad ella tiene razón en ver tantas realidades diferentes, porque realmente estamos operando desde nuestra propia conciencia. Me recordó que todos estamos en la fase que sea que estemos para evolucionar. Mientras que algunos están experimentando una vida totalmente nueva, otros todavía están liberando, mientras que otros todavía están eligiendo. La ascensión siempre es elegida primero por el Alma y dependiendo de si una persona es guiada por el Alma o impulsada por el ego es lo que indicará en dónde están. Por supuesto, muchos no quieren ver cambiar sus cómodas vidas, incluso si lo “cómodo” también incluye dolor y drama. Lo que comparto hoy es una visión generalizada de dónde estamos potencialmente. Es tu elección ver si esto se ajusta a ti, si esto es un suave empujón o si simplemente no te resuena en absoluto.

Libertad … hemos llegado a otro nuevo nivel de esta Esencia del Alma. La libertad significa diferentes cosas para diferentes personas. Puede significar Libertad de, o Libertad para. Yo elijo la libertad para ser más. Esto trae consigo la Libertad de Expresión, una forma más libre de ser, un Abundancia más libre y mucho más. Sobre todo significa la Libertad para ser quien vinimos a ser guiados y elegidos por el Alma. Ciertamente la Libertad también trae la Conciencia de cuando el ego separado nos recuerda que todavía está aquí. ¡Pues sí! Sin ego no estamos en lo físico. El ego iluminado es la expresión del Alma en lo físico, a través de nuestra mente y a través de nuestros Corazones. El miedo no es un punto de parada cuando somos verdaderamente libres. Es un lugar de descanso para revisar lo que lo creó y luego la Libertad ofrece una oportunidad para ser más … para caminar a través del miedo hasta el otro lado en Gracia. Sepan que el miedo es algo creado por las viejas creencias para refrenarnos en lo viejo y lo pequeño.

El Solsticio y toda la actividad de las llamaradas solares y las Lunas Llenas y Nuevas nos han impulsado a esta nueva fase de la Libertad. Esta Libertad nueva y expandida representa un poderoso cambio de vida hacia la Autenticidad. Cuando hablo de Autenticidad, hablo de estar fusionado con el Alma. Estar fusionado con el Alma significa que estamos siendo auténticamente nosotros sin el tire y afloja del ego versus el Alma y la cabeza versus el Corazón. Cuando la gente dice: “Yo hago lo que dicen mis entrañas”, recuerden que esto habla del Plexo Solar, que es el intelecto. Por lo tanto, la guía de las entrañas es nada más que seguir las antiguas creencias del intelecto, pues el intelecto sólo conoce el pasado. Ser verdaderamente libre es no hacer ningún cambio que no esté en alineación con nuestro Ser Auténtico.

Parte de la Libertad es estar libre de apegos. Los apegos son verdaderas adicciones basadas en la necesidad, que es una vieja creencia de que necesitamos algo “allá afuera” para ser completos. Un apego es a cualquier cosa o persona sin la cual o sin los cuales pensamos que no podemos vivir. Por supuesto, esto incluye a las elecciones compulsivas, inconscientes que incluyen esas cosas que normalmente vemos como adicciones tales como la comida, el sexo, el amor, ir de compras, TV, etc. También podemos estar apegados a nuestra forma de pensar de cómo deberían verse o ser las cosas. Hay otras cosas que también pueden ser apegos, como tomarse continuamente selfies, postear todas las cosas negativas del mundo, y hay un gran apego a la dualidad en la que una persona se obsesiona con “esto es bueno. esto es malo. ” Los apegos pueden ser sutiles o evidentes. Algunos los conoces y de otros puede que no seas consciente. Una forma de saberlo es permanecer consciente en el Momento, porque cuando se entra en la ignorancia, te vuelves inconsciente y haces cosas sin ninguna Consciencia. Así que permanezcan despiertos, amigos. Es el único camino para ser verdaderamente libres.

Cuando estás completamente despierto tienes la oportunidad de cambiar todo lo que no es congruente con el Alma. Podemos cambiar instantáneamente cualquier pensamiento o comportamiento en el Momento. Esto conlleva a mantenerse despierto y consciente y a estar a cargo de cuáles son las opciones que, o bien elevan tu vibración o bien la bajan. Como nos hemos convertido en soberanos absolutos, no es suficiente con ir detrás de cualquier cosa que se presenta, como si no tuvieras otra opción. Somos responsables de todo lo que permitimos en nuestras vidas y depende por completo de nosotros el elegir el camino en el que queremos estar sin tener que ir con algo sólo porque está allí. Algunos, por supuesto, continuarán eligiendo caminos que no hacen nada para su evolución y se les presentará una y otra vez con opciones similares hasta que “caigan”. Algunos incluso elegirán lo que saben no es “bueno” para ellos, porque no creen que son lo suficientemente poderosos como para elegir algo diferente. Yo veo esto mucho en las relaciones. Uno elige estar en relación y luego en algún momento se queja de la otra persona. Recuerda, nunca se trata del otro, excepto para que ellos sostengan un espejo de lo que no estás viendo en ti mismo. En el punto de reconocimiento, hay una enorme “¡Ajá!”, y esa persona hace un gran salto hacia adelante. Así como el apego, hay una vieja energía de necesidad, sea que una persona la reclame para sí misma o no. Recuerda que no necesitas a nadie para llenar algún espacio vacío en tu interior. Una vez que te das cuenta de que eres soberano y totalmente completo por dentro vas a atraer a otra vibración del mismo grado, y luego hay gran Amor y Expansión para ambos dos. Atraes lo que eres y tienes la opción de entregarte a esa elección y aprender de la misma o de elegir no participar.

Estamos preparados para ser creadores absolutos de nuestras vidas. Esto es lo que significa ser libre y completamente despierto. Ya no hay más vida sucediéndote a ti, porque esta es energía de víctima.Sólo hay vida creadora basada en tu conciencia y en tus decisiones conscientes. A medida que actualizas tu conciencia (al grado en el que sabes que eres Divino) en tu interior, eres luego consciente de tus opciones y sabrás qué hacer basado en los sentimientos de tu Corazón (no en las reacciones viscerales). Ahora estamos en un lugar donde somos mucho más grandes en nuestro Ser Auténtico de lo que nunca hemos sido antes. En este momento estamos integrando la Verdad de nosotros y por ello lo más importante es mantenerse presentes y conscientes de nuestra Divinidad. Esto significa no sólo saber esta Verdad, sino Ser esta Verdad. Se necesita estar en el Momento y tener todas tus opciones alineadas con tu Conocimiento Superior. Se necesita hacer la pregunta, “¿Esto me ayudará a evolucionar o a mantener lo viejo en su lugar?” todas y cada una de las veces en que se te da la oportunidad de elegir. No respondas automáticamente, en cambio tómate tu tiempo para elegir lo que quieres. Esto es la Manifestación en su nivel más alto. Se puede sentir un poco incómodo el no sólo reaccionar de la misma manera instantánea, ya que todo esto es nuevo. Sentirse incómodo al hacer algo nuevo es natural. Con el tiempo, va a ser muy natural una vez que lo Nuevo es totalmente integrado. Sepan que verdaderamente hay una nueva forma de elegir lo que están dispuestos a aceptar y lo que no. Hay una nueva manera de Ser, en lugar de hacer de forma automática lo que siempre han hecho.

Sí, estamos en un nuevo lugar en la integración de nuestra Presencia YO SOY, el de ser recién nacido como Alma. Como parte de esta integración, es vital que reduzcas la velocidad y cuides de ti mismo. Suelta el empujar, el buscar o la intelectualización. En su lugar, céntrate en el interior, coloca tu mano sobre tu Corazón y respira en la Belleza que te rodea. Tómate tu tiempo para simplemente Ser. Sigue a tu propia energía y encontrarás que todo se lleva a cabo. Te encontrarás automáticamente haciendo ciertas cosas con Facilidad y en Alegría. No vas a pensar en ello o a planearlo, simplemente te encontrarás haciendo una cosa determinada. Esto es porque tu Alma eres tu y todo realmente es fácil sin pensarlo. En este espacio del Ser, puedes ver todo objetivamente, incluso a tu pasado. Recibirás recordatorios de quién eras y luego te regocijarás en quien eres ahora. Las relaciones y acontecimientos del pasado ya no tienen poder sobre ti. Son un recuerdo y de hecho, puedes cambiar tu perspectiva de cómo los ves. Mira a cada uno y descubre el don que cada uno aportó.

Si decides seguir la energía, será claro en cuanto a lo que es fácil y lo que es más difícil. La Facilidad te abre en Gracia y Fluidez. La Dificultad, o la percepción de dificultad, te pone inmediatamente en un espacio de dificultad y resistencia, lo cual crea una vida difícil para ti. Presta atención a tu sabiduría interior, tu Intuición, y a la sensación alrededor de tu Corazón y sabrás qué camino tomar. En cualquier momento puedes cambiar de opinión y cambiar tus percepciones, así como tus elecciones. ¿Quieres conflicto o alivio? Esto es Manifestación. Al escoger todo con Conciencia, verás que estás manifestando lo que quieres, pues donde sea y en lo que sea que te enfoques, manifiestas en una miríada de formas y experiencias. Todo es tan simple cuando sigues a la energía.

A medida que soltamos nuestra reacción a lo externo, empoderamos nuestra conciencia interior. Elegimos basándonos en nuestro conocimiento interno. En lo que te enfocas se convierte en tu realidad y continúa siendo creada y manifestada basada en ese enfoque. Cuando eliges centrarte en otra cosa diferente de la que ha sido tu foco previo, por ejemplo en el Amor o la Alegría o la Paz. creas tu nueva realidad basada en eso.

¿No es esto tan increíble? Al cambiar nuestro enfoque, creamos una experiencia totalmente nueva. ¿Ves cuan poderosos somos ahora? Una vez que dejas ir la vieja manera de ser controlado y manipulado por las circunstancias externas, eres realmente libre de ser mucho más de lo que jamás creíste posible. El enfoque no es tan sólo desear. Es alinearse con lo Nuevo mental, emocional y físicamente. Es tomar acción sobre tus elecciones. Estamos escribiendo una historia completamente nueva, una historia que continúa creciendo y expandiéndose tal como nosotros.

¿Te encuentras entusiasmado ante la vida? ¿Estás viendo mucho más de los dones de la Naturaleza, como si los vieras por primera vez tal como lo hace un niño pequeño? ¿Estás maravillado por la Simplicidad y la Belleza que están presentes a tu alrededor? ¿Tienes alguna duda de que es porque has limpiado de tus ojos el polvo de la vida antigua y estas viendo claramente lo que la vida te está ofreciendo? Cada vez que te maravillas con algo, estás haciendo una elección por el Amor, porque este es un enfoque que crea y manifiesta en tu vida. La vida realmente parece milagrosa y mágica cuando la miras de esa manera, sin expectativas o apegos. Sólo la Libertad de ver y de Ser Amor.

por Kara Schallock
http://www.soulsticerising.com/
9 de Julio 2015
Traducción: Marcela Borean
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Pag. Anterior: Varios/Otros – Siempre has sido tu propio director ejecutivo inspirador.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3790

Pag. Siguiente: Varios/Otros – Estamos en movimiento.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3796

* * *


Compartiendo:

 


Seth ~ El alma y la naturaleza de su percepción. I22.00 LUNES

(La sesión comenzó tarde esa noche debido a que estuve ocupado con un cuadro; trabajé hasta tarde, y necesitaba un pequeño descanso. Jane se sentía bien. Su ritmo era bastante rápido, el más rápido, creo, desde que Seth comenzó su libro. Jane estaba cómoda y relajada, con un tono de voz normal y los ojos cerrados con cierta frecuencia.)

Buenas noches.

(–Buenas noches, Seth.)

Bien. Tendremos una sesión corta y comenzaremos a dictar el próximo capítulo.

Con la pequeña información que os he dado hasta ahora, podemos por fin empezar a tratar el tema de este libro: la eterna validez del alma. Incluso cuando estemos explorando otros asuntos, trataremos de ilustrar el aspecto multidimensional de ese ser interno. Hay muchos conceptos erróneos sobre ella, y antes que nada vamos a intentar descartarlos.

En primer lugar, el alma no es algo que vosotros tenéis: es lo que vosotros sois.

 
 
 

 Normalmente utilizo el término «entidad» con preferencia al término «alma», sencillamente porque la palabra «entidad» no tiene conectados esos conceptos erróneos y sus connotaciones no son excesivamente religiosas.

El problema reside en que vosotros consideráis frecuentemente el alma o entidad como «algo» acabado y estático que os pertenece, pero que no es vosotros.

El alma o entidad –en otras palabras, vuestra identidad interna más íntima y poderosa– está cambiando siempre, y así debe ser. No es, por tanto, algo así como una reliquia de familia muy querida. Está viva, es sensible y curiosa. Conforma la carne y el mundo que conocéis, y está en estado de realización.

Bien. En la realidad tridimensional en la que enfocáis principalmente vuestro ego, realizar presupone una consecución o un destino, un final de aquello que ha estado en situación de realización. Pero la existencia principal del alma o entidad está en otras dimensiones, y en ellas la realización no depende de la consecución de cosa alguna, sea espiritual o no.

El alma o entidad está continuamente en estado de cambio, o aprendiendo, y ocupada en desarrollos que tienen que ver más con la experiencia subjetiva que con el espacio y el tiempo. Esto no es tan misterioso como suena. Cada uno de mis lectores juega a un juego en el que el ser egotista consciente simula no saber lo que el ser total definitivamente conoce. Como el ego es claramente parte del ser total, debe necesariamente ser consciente de tal conocimiento. Sin embargo, en su intenso enfoque en la realidad física, finge no saber, hasta que se siente capaz de utilizar esa información en términos físicos.

Por tanto, vosotros tenéis acceso al ser interno. Casi nunca estáis desconectados de vuestra propia alma o entidad. El ego prefiere considerarse a sí mismo como el capitán que está en el timón, por así decirlo, ya que es él el que se enfrenta más directamente a los acontecimientos, a veces tumultuosos, de la realidad física, y no quiere que lo distraigan de su cometido.

Los canales, ya sean psicológicos o psíquicos, existen siempre, y envían comunicaciones en ambos sentidos entre los distintos niveles del ser, y el ego acepta la información y los datos necesarios que le llegan de las distintas partes internas sin cuestionárselas. De hecho, su posición depende en gran manera de esta aceptación no cuestionada de la información interna. En otras palabras, el ego, ese ser «exterior» que vosotros creéis que es vuestro ser, mantiene su seguridad y su aparente mando precisamente porque las capas internas de vuestra propia personalidad lo sostienen, tienen al cuerpo físico operando constantemente, y permiten la comunicación con los numerosos estímulos que llegan tanto de las condiciones exteriores como de las interiores. El alma o entidad no disminuye, sino que se expande a través de las distintas reencarnaciones y a través de las experiencias y existencias en realidades probables (esto es algo que explicaré más adelante).

(22.19. Nótese la cantidad de material dado desde las 22.00.) Si os empeñáis en que vuestra propia entidad es casi estéril en su singularidad, es simplemente porque tenéis una concepción muy limitada de ella. Hay millones de células en vuestro cuerpo, pero nombráis a vuestro cuerpo como una sola unidad y lo consideráis vuestro. Sois vosotros los que lo formáis, del principio al final, y lo hacéis a partir de sustancia viviente, y cada mínima partícula tiene su propia consciencia viviente. Así como hay racimos de materia, hay también racimos de consciencia particulares con su destino, capacidad y potencialidad propios. No existen limitaciones a vuestra propia entidad; así pues, vuestra entidad o alma no tiene fronteras, ya que éstas la encerrarían y negarían su libertad.

Podéis tomaros un descanso.

(22.24. Jane continuó con el mismo ritmo rápido a las 22.33.) A menudo piensa que el alma es una especie de piedra preciosa, que finalmente presentaremos a Dios como regalo, o la consideramos igual que algunas mujeres solían considerar su virginidad: algo altamente apreciado que algún día se perderá, y cuya pérdida será un hermoso regalo para el receptor.

Esta idea aún perdura en ciertas filosofías, según las cuales el alma retornará a su dador primigenio o se disolverá en un estado nebuloso en algún lugar entre el ser y el no ser. Sin embargo, el alma es ante todo creativa, y se la puede considerar desde distintos puntos de vista. Hasta cierto punto, es posible detallar sus características, y la verdad es que la mayoría de mis lectores podrían descubrirlas por sí mismos, si estuvieran lo suficientemente motivados y si ése fuese su interés principal. El alma o entidad es en sí misma la unidad de consciencia más motivada, más llena de energía y más potente conocida en cualquier universo.

Es energía concentrada hasta un grado que os resulta impensable. Contiene un potencial ilimitado, pero debe conformar su propia identidad y crear sus propios mundos. Lleva en su interior la carga de todo lo que es. En su interior existen potenciales de personalidad más allá de vuestra comprensión. Recordad que estoy hablando tanto de vuestra alma o entidad propia como de las almas o entidades en general. Vosotros sois una manifestación de vuestra propia alma. ¿Cuántos de vosotros querríais limitar vuestra realidad, vuestra total realidad, a la experiencia que conocéis ahora? Eso es lo que hacéis cuando os imagináis que vuestro ser actual es vuestra personalidad completa, o cuando insistís en que vuestra identidad se mantendrá sin cambios a través de toda la infinita eternidad.

(22.43.) Ésa sería una eternidad verdaderamente muerta. En cierta manera el alma es un dios incipiente, y más adelante en este libro discutiremos el «concepto de dios». No obstante, por ahora nos ocuparemos simplemente de la entidad o alma, el “yo” superior que, incluso en este momento, está susurrando en los más oscuros rincones de la experiencia de cada lector. No sólo espero poder convenceros de la eterna validez del alma o entidad, sino también ayudaros a sentir en vuestro interior su realidad vital. Pero, ante todo deberéis tener alguna idea de cómo es vuestra estructura psíquica y psicológica. Cuando podáis comprender hasta cierto punto quién y qué sois, entonces podré explicaros más claramente quién y qué soy yo. Confío en poder llegar a haceros conocer esos aspectos profundamente creativos de vuestro propio ser, a fin de que podáis usarlos para extender y expandir vuestra experiencia propia.

(Algo divertido.) Éste es el final del dictado. Concededme un momento. (Pausa.)

Quería comenzar este capítulo, porque eso hace que Ruburt se sienta mejor. Así termina la intriga (sonriendo) sobre lo que será el próximo capítulo. Pero concededme otro momento ahora. (Pausa.)

Debes tener en cuenta en tu retrato el sentido del juego y la ligereza. De lo contrario perderás tus brillantes colores y acabarás en una lobreguez que no deseabas. Recuerda que el alma es clara tras la fachada que veis vosotros; que incluso el cuerpo está en un estado constante de actividad casi mágica, a pesar de que lo pintes sentado en su silla y esté físicamente inmóvil.

(Aquí, inesperadamente, Seth se refirió al enorme retrato en el que yo había estado trabajando durante el último mes y que me había dado tanto trabajo ese día. El retrato es de un paciente del hospital donde está mi padre. El modelo está sentado mudo y bastante rígido en su silla de ruedas. Todo había ido bien hasta el momento en que me encontré con dificultades respecto al color de su ropa. Finalmente eso me pareció tan irritante, que acabé haciéndolo todo de nuevo.)

(Como de costumbre, las observaciones de Seth sobre pintura eran excelentes; ya he dicho esto muchas veces con anterioridad. Nunca he oído a Jane hablar sobre pintura de la manera en que lo hace Seth. Ambas personalidades enfocan el tema desde puntos de vista totalmente divergentes.)

Bajo ese aparente estado de inmovilidad, tú quieres señalar el sentimiento de actividad acelerada y contenida que no puede ser expresada físicamente; eso es lo que debería irradiar del cuadro a pesar de la evidente e ilusoria apariencia que tiene la figura que estás pintando.

Quizá estés resaltando demasiado los detalles de la silla, como elementos constrictivos que mantienen a tu figura más o menos inmóvil. Él también crea la silla, por supuesto, como ya sabéis, y por tanto también las limitaciones. Creo que existe cierta dificultad, o existió (¡desde luego que la hubo!), con el ángulo inferior de la mano derecha; es cuestión quizá de darle más luces transparentes, aunque no demasiado evidentes. Tú ya estás resolviendo estos problemas. ¿Tenéis alguna pregunta?

(–Supongo que no. Estoy demasiado dormido para pensar.)

Entonces cerraré la sesión. Mis mejores deseos y que paséis una buena noche.

(–Gracias, Seth. Ha sido muy bueno.)

Gracias por tomar el dictado cuando estabas cansado.

(–Bueno, no ha sido tan terrible.)

(22.58. El ritmo de Jane había sido bueno hasta el final de la sesión.)

SESIÓN 526, 4 DE MAYO DE 1970
Extracto de LA ETERNA VALIDEZ DEL ALMA – HABLA SETH por JANE ROBERTS

Pag. Anterior: Seth – Cómo el pensamiento da forma a la materia.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3780

Pag. Siguiente: Seth – El alma y la naturaleza de su percepción. II
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3782

* * *

Seth ~ El alma y la naturaleza de su percepción. II

21.12 LUNES

Buenas noches.

(–Buenas noches, Seth.)

Bien. Continuaremos con el capítulo que habíamos empezado.

Algunas personas imaginan que el alma es un ego inmortalizado, olvidando que el ego, tal y como vosotros lo conocéis, es sólo una pequeña parte del ser; de ese modo, proyectan ad infinitum esa pequeña porción de la personalidad. Como no comprendéis las dimensiones de vuestra realidad, es inevitable que vuestros conceptos sean limitados. Cuando el ser humano considera la «inmortalidad», parece esperar un mayor desarrollo del ego, e incluso en ese caso pone objeciones a la idea de que ese desarrollo implique un cambio. Sus religiones dicen que realmente posee un alma, sin tan siquiera pararse a pensar qué es el alma; y a menudo parece pensar en ella, repito, como un objeto de su posesión.

Ahora bien: la personalidad, tal y como la conocéis vosotros, cambia constantemente, y no siempre de manera previsible; de hecho, muy a menudo lo hace de una manera bastante imprevisible. Vosotros insistís en enfocar vuestra atención en las similitudes presentes a lo largo de vuestro comportamiento; y sobre eso basáis la teoría de que el ser sigue un patrón, sin daros cuenta de que sois vosotros los que se lo habéis inculcado. Y el patrón inculcado os impide ver cómo es realmente el ser. Por consiguiente, también proyectáis ese punto de vista distorsionado a vuestra concepción de la realidad del alma, y veis el alma a la luz de esas concepciones erróneas que tenéis sobre la naturaleza de vuestros seres mortales.

(21.25.) Como veis, incluso el ser mortal es mucho más maravilloso y milagroso de lo que vosotros podéis percibir, y posee muchas más capacidades de las que le adjudicáis. Todavía no comprendéis la verdadera naturaleza de la percepción, ni siquiera en lo que concierne al ser mortal, de modo que apenas podéis comprender las percepciones que tiene el alma, ya que el alma, sobre todo, percibe y crea. Recordad otra vez que sois un alma.

El alma que está en vuestro interior, por tanto, está percibiendo ahora. Sus métodos de percepción son los mismos ahora que los que poseía antes de vuestro nacimiento físico, y que los que poseerá después de vuestra muerte física. Así que, básicamente, vuestra parte interna, la sustancia del alma, no va a cambiar repentinamente después de la muerte física, ni sus métodos de percepción, ni sus características.

En consecuencia, ahora mismo podéis descubrir lo que es el alma. No es algo que os estará esperando después de la muerte, y tampoco algo que debéis salvar o redimir; asimismo, nunca podréis perderla. La frase «perder o salvar el alma» ha sido mal interpretada y distorsionada, ya que ésa es vuestra parte verdaderamente indestructible. Abundaremos sobre este particular en una parte del libro que trata sobre la religión y el concepto de Dios.

Vuestra propia personalidad tal y como la conocéis, esa parte vuestra más preciada, la que consideráis más exclusivamente vuestra, nunca podrá ser destruida o perdida. Es una parte del alma. No será engullida por el alma, ni borrada por ella, ni subyugada por ella; ni siquiera se separará jamás de ella. Pero, sin embargo, es sólo uno de los aspectos de vuestra alma. Vuestra individualidad, como quiera que os guste pensar en ella, continúa existiendo.

Continúa creciendo y desarrollándose; pero su crecimiento y desarrollo dependen enormemente de su comprensión del hecho de que, aunque sea distinta e individual, sólo es una manifestación del alma. Y, de su grado de comprensión de este punto, depende que aprenda a desplegar su creatividad y a usar esas capacidades que permanecen inherentes en su interior.

Desdichadamente, sería más fácil deciros sencillamente que vuestra individualidad continúa existiendo, y dejar el asunto ahí. Pero, aunque esto constituya una parábola bastante razonable, ya ha sido contada con anterioridad de esa manera, y existe peligro hasta en la simplicidad del cuento. La verdad es que la personalidad que sois ahora y la personalidad que habéis sido y seréis –tal como vosotros entendéis el tiempo–, todas esas personalidades son manifestaciones del alma, de vuestra alma.

(21.42.) Vuestra alma, por tanto, el alma que sois, el alma de la que formáis parte, es un fenómeno mucho más creativo y milagroso de lo que podáis imaginar. Cuando esto no se entiende claramente, y cuando el concepto se diluye en pro de la simplicidad, como hemos dicho anteriormente, la intensa vitalidad del alma no puede ser entendida jamás. Vuestra alma, por tanto, posee la sabiduría, la información y el conocimiento que forman parte de la experiencia de todas esas personalidades, y en vuestro interior tenéis acceso a esa información; pero sólo en el caso de que lleguéis a comprender la verdadera naturaleza de vuestra realidad. Permitidme subrayar de nuevo que esas personalidades independientes existen en vuestro interior y son parte del alma, y cada una de ellas es libre para crecer y desarrollarse.

Sin embargo, existe una comunicación interna, y el conocimiento que posea una está disponible para todas, no después de la muerte física, sino ahora, en el momento presente. Ahora bien: el alma en sí misma, como ya hemos mencionado, no es estática. Crece y se desarrolla gracias a la experiencia de esas personalidades que la componen, y es –diciéndolo de la manera más simple posible– mucho más que la suma de sus partes.

(21.50.) En la realidad no existen sistemas cerrados. En vuestro sistema físico, la naturaleza de vuestra percepción limita hasta cierto punto vuestra idea de la realidad, porque vosotros decidís expresamente enfocaros dentro de determinado «escenario». Pero la consciencia no puede ser nunca un sistema cerrado, y toda barrera de esa naturaleza no es más que mera ilusión. Por consiguiente, el alma en sí misma no es un sistema cerrado. No obstante, cuando examináis el alma pensáis en ella de esa manera; la consideráis inamovible, una especie de alcázar psíquico o espiritual. Pero un alcázar no sólo mantiene alejados a los invasores: también impide la expansión y el desarrollo.

Hay aquí muchos temas muy difíciles de expresar en palabras, ya que tenéis tanto miedo a vuestro sentido de la identidad que os resistís, por ejemplo, a la idea de que el alma es un sistema espiritual abierto, un faro de creatividad que dispara en todas las direcciones… y éste es en verdad el caso.

Os digo esto, y a la vez os recuerdo que vuestra personalidad presente no se pierde nunca. Bien. Otra palabra para el alma es la de entidad. Como veis, no es simplemente una cuestión de daros una definición del alma o de la entidad, porque incluso para poder tener una vislumbre de ella en términos lógicos tendríais que entenderla en términos espirituales, psíquicos y electromagnéticos y comprender también la naturaleza básica de la consciencia y de la acción. Pero podéis descubrir intuitivamente la naturaleza del alma o entidad, y, en muchos aspectos, el conocimiento intuitivo es superior a cualquier otro.

Un requisito para esa comprensión intuitiva del alma es el deseo de conseguirla. Si el deseo es lo suficientemente fuerte, seréis conducidos automáticamente a experiencias que desembocarán en conocimiento vívido e inequívocamente subjetivo. Hay para ello métodos que os comentaré más adelante.

(22.02.) Por el momento, he aquí un ejercicio bastante simple y efectivo. Cerrad los ojos, después de que hayáis leído este capítulo hasta este punto, e intentad sentir dentro de vosotros la fuente de poder de la cual proceden vuestra fuerza de vida y vuestra respiración. Algunos de vosotros lo lograréis con éxito al primer intento; otros necesitaréis más tiempo. Cuando sintáis esa fuente en vuestro interior, intentad sentir su poder brotando hacia afuera desde la totalidad de vuestro ser físico, por las puntas de los dedos de las manos y de los pies, por los poros de vuestro cuerpo, irradiando desde vuestra forma física en todas las direcciones, con vosotros como centro. Imaginad unos rayos gigantes que alcanzan el follaje y las nubes en el cielo, que llegan hasta el centro de la tierra bajo vuestros pies, y se extienden hasta los más lejanos confines del universo.

No quiero decir que éste sea un ejercicio meramente simbólico, porque, aunque pueda empezarse con imaginación, está basado en el hecho de que las emanaciones de vuestra consciencia y la creatividad de vuestra alma verdaderamente se extienden hacia afuera de esa manera. Este ejercicio os permitirá haceros una idea de la verdadera naturaleza, creatividad y vitalidad del alma, de la cual podéis sacar vuestra propia energía y de la que sois una porción individual y única.

(Con sentido del humor:) Podéis tomaros un descanso.

(–Gracias.)

(22.10. El trance de Jane había sido profundo; su ritmo, rápido y con pocas pausas. Digo que Seth podría haber continuado alegremente sin parar. Pidió la pausa sólo porque yo dejé caer mi mano cansada sobre el sofá. Jane se sentía bien. No se había dado cuenta de que había pasado una hora. Obsérvese la cantidad de material transmitido.)

(Como sucede a menudo, Jane dijo que no recordaba la primera parte del capítulo, dada el cuatro de mayo. Continuamos al mismo ritmo rápido a las 22.27.)

Todo este estudio no pretende ser una presentación esotérica con poco significado práctico para vuestras vidas dianas. El hecho es que, mientras mantengáis conceptos limitados de vuestra propia realidad, no podréis aprovechar las muchas capacidades que os son propias; y, mientras tengáis conceptos limitados sobre el alma, os aisláis hasta cierto punto de la fuente de vuestro propio ser y creatividad.

Esas capacidades operan aunque no lo sepáis, pero a menudo operan a pesar vuestro, más que con vuestra cooperación consciente; y muchas veces, cuando os dais cuenta de que las estáis utilizando, os asustáis, os desorientáis y os confundís. No importa lo que os hayan enseñado: debéis comprender, por ejemplo, que las percepciones no son físicas de la manera en que normalmente se usa el término. Si percibís información que no procede de vuestros sentidos físicos, deberéis aceptar que ésa es la manera en que funciona la percepción.

Lo que suele ocurrir es que vuestra concepción de la realidad es tan limitada que os entra pánico cuando percibís cualquier experiencia que se sale de vuestra concepción de la realidad (y no estoy hablando meramente de las capacidades llamadas imprecisamente «percepciones extrasensoriales»). Estas experiencias os parecen extraordinarias porque habéis negado durante largo tiempo la existencia de cualquier percepción que no llegara a través de los sentidos físicos.

La llamada percepción extrasensorial sólo os da una idea burda y distorsionada de los principales modos en que el ser interno recibe información, pero la concepción de la percepción extrasensorial está al menos más cerca de la verdad, y como tal representa un avance sobre la idea de que toda percepción es esencialmente física.

Es casi imposible separar una exposición sobre la naturaleza del alma de una exposición sobre la naturaleza de la percepción. Veamos algunos puntos muy resumidos. Vosotros formáis la materia física y el mundo físico que conocéis. Se puede decir realmente que los sentidos físicos crean el mundo físico, y por ello os fuerzan a percibir de un modo físico cualquier campo de energía disponible e imponen un patrón altamente especializado sobre ese campo de realidad. Cuando usáis los sentidos físicos no podéis percibir la realidad de ninguna otra manera.

(22.44.) Esa percepción física no altera en manera alguna la percepción innata, fundamental y desprovista de trabas característica del ser interno, es decir, de la parte del alma que está en vuestro interior. El ser interno conoce su relación con el alma. Podríamos decir que es la parte del ser que actúa como mensajero entre el alma y vuestra personalidad actual. Debéis daros cuenta también que cuando utilizo los términos «alma» o «entidad», «ser interno» y «personalidad actual», lo hago sólo por conveniencia, ya que uno forma parte del otro, por lo que no existe un punto en el que uno empiece y el otro termine.

Podéis ver esto fácilmente por vosotros mismos si consideráis la manera en que los psicólogos usan los términos «ego», «subconsciente» e incluso «inconsciente». Lo que parece ser subconsciente en un instante, puede ser consciente el siguiente. Un motivo inconsciente puede también ser consciente en un momento dado. Incluso tratándose de estos términos vuestra experiencia debería deciros que las palabras en sí mismas hacen divisiones que no existen en vuestra experiencia propia.

Os parece que percibís exclusivamente a través de los sentidos físicos, pero bastaría con que ampliarais vuestra idea egotista de la realidad para advertir que vuestro ego acepta con bastante facilidad la existencia de la información no física.

(Pausa a las 22.53.) Y, al hacerlo así, también sus ideas respecto a su propia naturaleza cambiarán y se expandirán en un instante, ya que habréis quitado las limitaciones que impedían su crecimiento. Ahora bien: todo acto de percepción cambia al que lo percibe, así que el alma, considerada como la que percibe, debe también cambiar. No existe una diferencia real entre el que percibe y la cosa aparentemente percibida; en cierta manera, la cosa percibida es una extensión del que percibe. Esto puede parecer extraño, pero todos los actos son mentales o, si lo preferís, psíquicos. Ésta es una explicación muy simple, pero el pensamiento crea la realidad. Entonces el creador del pensamiento percibe el objeto, y no entiende la conexión existente entre él y esa cosa aparentemente separada.

Esta característica de materializar pensamientos y emociones en realidades físicas es un atributo del alma. En vuestra realidad, esos pensamientos se hacen físicos, mientras que en otras realidades pueden ser «elaborados» de una manera completamente diferente. Vuestra alma, eso que sois, crea, pues, para vosotros, vuestra realidad física diaria a partir de la naturaleza de vuestros pensamientos y expectativas.

Por tanto, podéis comprender fácilmente lo importante que son realmente vuestros sentimientos subjetivos. Este conocimiento –el de que vuestro universo es la materialización de ideas– puede daros inmediatamente pistas que os permitan cambiar de una manera benéfica vuestro entorno y vuestras circunstancias. Cuando no comprendéis la naturaleza del alma y no os dais cuenta de que vuestros pensamientos y sentimientos forman la realidad física, os sentís impotentes para cambiarla. En otros capítulos de este libro espero poder daros información práctica que os permitirá alterar prácticamente la naturaleza y estructura de vuestra vida diaria.

(Jane, como Seth, se inclinó hacia adelante sonriendo.) ¿Estás cansado?

(–No me vendría mal un breve descanso.– Jane, que continuaba en trance, no dejaba de mirarme. Tenía los ojos muy oscuros–, Estoy bien –le dije–. ¿Quieres continuar? Yo estoy bien.)

No quiero echar esto sobre mi conciencia. Lo que verdaderamente necesitamos es un juego extra de dedos para ti. Tómate un descanso por encima de todo. (Divertido.) No tengo intención de que dure mucho.

(–No hay problema.)

(Repentinamente en voz alta y poderosa:) Una noche podría estar dictando toda la noche, y así adelantaríamos tres sesiones.

(–Estoy seguro de que eres capaz.)

(23.09. De nuevo el trance de Jane había sido profundo, y de nuevo yo tenía la mano acalambrada. No dudaba que Seth era capaz de hablar toda la noche; las limitaciones que había eran las nuestras. Jane sentía una energía muy fuerte.)

(Esta pausa marcó el final del dictado por esa noche, anunció Seth cuando volvió a las 23.28. Luego transmitió aproximadamente una página de material personal para Jane y para mí, y terminó la sesión con un talante jovial a las 23.35.)

SESIÓN 527, 11 DE MAYO DE 1970
Extracto de LA ETERNA VALIDEZ DEL ALMA – HABLA SETH por JANE ROBERTS

Pag. Anterior: Seth – El alma y la naturaleza de su percepción. I
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3781

Pag. Siguiente: Seth – El alma y la naturaleza de su percepción. III
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3783

 * * *

Seth ~ El alma y la naturaleza de su percepción. III

21.03 MIÉRCOLES

Buenas noches.

(–Buenas noches, Seth.)

(Sonrisas.) Es la hora del escritor; así que continuaremos con el dictado.

El alma percibe todas las experiencias directamente. La mayoría de las experiencias de las que sois conscientes llegan en un envoltorio físico, y vosotros confundís el envoltorio con la experiencia, y no pensáis en buscar dentro de ella. El mundo que conocéis es una de las infinitas materializaciones de la consciencia, y sólo es válido como tal.

El alma, sin embargo, no necesita seguir las leyes y principios que son parte de la realidad física, y no depende de la percepción física. Las percepciones del alma son actos y acontecimientos mentales, que están, por así decirlo, bajo los acontecimientos físicos que vosotros conocéis. Las percepciones del alma no dependen del tiempo, pues el tiempo es un camuflaje físico y no se aplica a la realidad no física.

Resulta difícil explicaros de qué manera trabaja realmente la experiencia directa, pues es un campo total de percepción que no tiene en cuenta atributos físicos como el color, el tamaño y el peso, con los que se viste vuestra percepción física.

(21.19.) Las palabras se usan para contar una experiencia, pero evidentemente no son la experiencia que intentan describir. Sin embargo, vuestra experiencia física subjetiva está tan inmersa en las palabras pensadas, que os resulta casi imposible concebir una experiencia que no esté orientada hacia el pensamiento expresado en palabras.

Cada acontecimiento del que sois conscientes es de por sí la expresión de un acontecimiento interno, psíquico o mental, que el alma percibe directamente y que las partes físicamente orientadas del ser traducen a términos que tengan sentido físico.

Es evidente, entonces, que el alma no necesita el cuerpo físico para experimentar la percepción, que la percepción no depende de los sentidos físicos, que la experiencia continúa ya sea en esta vida o en otra, y que los métodos básicos de percepción del alma están operando también dentro de vosotros ahora, mientras leéis este libro. Es evidente, asimismo, que vuestra experiencia en el sistema físico depende de la forma y los sentidos físicos, puesto que ellos interpretan la realidad y la convierten en datos físicos. Por tanto, se pueden obtener algunas pistas de la experiencia directa del alma desconectando momentáneamente los sentidos físicos, o evitando usarlos como perceptores y recurriendo a otros métodos. Ahora hacéis esto hasta cierto punto en estado de sueño, aunque en muchos sueños tenéis tendencia a traducir la experiencia a términos físicos como si fueran alucinaciones. La mayoría de los sueños que recordáis son de esa naturaleza.

En ciertas profundidades del sueño, sin embargo, la percepción del alma opera relativamente sin estorbos. En ellos bebéis, por así decirlo, directamente del pozo puro de la percepción. Os comunicáis con las profundidades de vuestro ser y con la fuente de vuestra creatividad. Como estas experiencias no se traducen físicamente, no permanecen por la mañana, no las recordáis como sueños. No obstante, más tarde, esa misma noche, pueden formarse sueños a partir de la información conseguida durante lo que llamaré «la experiencia profunda». Esos sueños no serán una traducción exacta de la experiencia, sino algo así como una parábola onírica (algo completamente diferente, como veis).

(21.35.) Ese nivel particular de consciencia que ocurre en estado de sueño no ha sido aún descubierto por vuestros científicos. En su transcurso se genera la energía que hace posible el estado de sueño. Es verdad que los sueños permiten al ser físicamente orientado asimilar la experiencia del momento, pero también es verdad que luego la experiencia vuelve a sus componentes iniciales; se rompe en mil pedazos, por así decirlo. Algunas partes de ella se retienen como datos de sensaciones físicas del «pasado», pero la totalidad de la experiencia retorna a su estado directo inicial.

Luego existe «eternamente», desprovista del ropaje físico que necesitáis para poder entenderla. La existencia física es uno de los caminos que escoge el alma para experimentar su propia realidad. El alma, en otras palabras, ha creado un mundo para que vosotros lo habitéis y lo cambiéis: una esfera completa de actividad en la que pueden emerger nuevos desarrollos y, por supuesto, nuevas formas de consciencia.

Dicho de otra manera, vosotros creáis continuamente vuestra alma al igual que ella os crea continuamente a vosotros.

Podéis tomaros un descanso.

(21.43. En ciertos momentos Jane se aproximaba a la velocidad de la última sesión. Continuamos más lentamente a las 22.05.)

El alma no puede disminuir nunca, y tampoco puede hacerlo esencialmente ninguna parte del ser.

El alma puede ser considerada como un campo de energía electromagnética, del cual formáis parte. Cuando se la considera bajo esa luz, es un campo de acción concentrada, una «central de energía» de probabilidades o de acciones probables que buscan la expresión, un grupo de consciencias físicas que no obstante se conoce a sí mismo como identidad. Miradlo de esta manera: la joven mujer a través de la que hablo lo explicó en un poema, y lo cito: «Estos átomos hablan, y se llaman a sí mismos por mi nombre.»

Vuestro cuerpo físico es un campo de energía con una cierta forma; sin embargo, cuando alguien os pregunta por vuestro nombre, vuestros labios lo pronuncian, aunque ese nombre no pertenece a los átomos y moléculas de los labios que pronuncian las sílabas. El nombre sólo tiene significado para vosotros. No podéis tocar con el dedo vuestra propia identidad en algún lugar de vuestro cuerpo. Si pudierais viajar dentro de éste, no podrías encontrar el lugar donde reside la identidad; pero a pesar de ello decís: «Éste es mi cuerpo» y «Éste es mi nombre».

(22.14.) Si no os podéis encontrar dentro de vuestro cuerpo, entonces ¿dónde está esa identidad vuestra que dice que tiene órganos y células propios? Evidentemente vuestra identidad tiene alguna conexión con vuestro cuerpo, ya que no tenéis problemas al distinguir vuestro cuerpo de otro, y ciertamente no tenéis problemas para distinguir entre vuestro cuerpo y una silla, digamos, en la que os podéis sentar.

De una manera más amplia, la identidad del alma puede ser contemplada desde el mismo punto de vista. Conoce quién es, y está más segura de su identidad, evidentemente, de lo que vuestro ser físico lo está de la suya. Y, sin embargo, ¿dónde puede encontrarse en el campo de energía electromagnética la identidad del alma como tal?

Ella genera todas las otras partes del ser, y os da la identidad que os es propia. Y cuando se le pregunta «¿Quién eres?», ella responderá sencillamente: «Yo soy yo», y también contestará por vosotros.

(Pausa a las 22.20.) Desde el punto de vista de la psicología, tal y como la entendéis vosotros, el alma se podría considerar como la principal identidad, que es en sí misma una Gestalt de otras muchas consciencias individuales: un ser ilimitado capaz de expresarse a sí mismo de muchas maneras y formas; y aún así capaz de mantener su propia identidad, su propia condición de «yo soy», a pesar de darse cuenta de que su condición de «yo soy» puede ser parte de otra condición de «yo soy». Estoy seguro de que esto puede parecerles inconcebible, pero el hecho es que esa condición de «yo soy» se conserva aunque, figurativamente hablando, pueda fusionarse con otros campos de energía y desplazarse a través de ellos. En otras palabras, existe un toma y daca entre almas o entidades, y no hay límite a las posibilidades, tanto de desarrollo como de expansión. Y, repito, el alma no es un sistema cerrado.

Pero vuestra existencia presente está tan enfocada en un área estrecha, que ponéis unos límites estrictos a vuestras definiciones y a vuestro ser, y luego los proyectáis sobre vuestros conceptos del alma. Os preocupáis por vuestra identidad física y limitáis el alcance de vuestra percepción, temerosos de que, si controláis más, no conservaréis vuestra autenticidad.

El alma no tiene miedo a su identidad: está segura de sí misma y está siempre buscando. No teme sentirse abrumada por la experiencia o la percepción. Si tuvierais una comprensión más profunda de la naturaleza de la identidad no tendríais, por ejemplo, miedo a la telepatía, ya que tras este miedo está la preocupación de que vuestra identidad sea borrada por las sugerencias o pensamientos de otros.

No existe un sistema psicológico cerrado, y ninguna consciencia está cerrada, a pesar de las apariencias contrarias que existen en vuestro sistema. El alma es viajera, como ya se ha dicho tan a menudo; pero también es creadora de toda la experiencia y de todos los destinos. Crea el mundo tal y como va, por decirlo así.

Bien. Ésa es la verdadera naturaleza del ser psicológico del que formáis parte. Como ya he mencionado, más adelante en este libro os daré algunas sugerencias prácticas que os permitirán reconocer algunas de vuestras capacidades más profundas, y utilizarlas para vuestro propio desarrollo, placer y educación.

La consciencia no está esencialmente construida sobre esos preceptos del bien y el mal que tan a menudo os preocupan. Por deducción, tampoco lo está el alma. Esto no quiere decir que en vuestro sistema, y en algunos otros, no existan estos problemas, ni que lo bueno no sea preferible a lo malo. Sencillamente quiere decir que el alma conoce que el bien y el mal no son más que manifestaciones diferentes de una realidad aún mayor.

Podéis tomaros un descanso ahora.

(De 22.37 a 22.44.)

Bien. Quiero resaltar de nuevo que, pese a que todo esto parece difícil cuando se dice, resultará más claro intuitivamente cuando aprendáis a experimentar lo que sois (aunque no podáis viajar al interior de vuestro cuerpo físico para buscar vuestra identidad, sí podéis hacerlo a través de vuestro ser psicológico).

Hay muchas más maravillas que percibir a través de esta exploración interna de lo que nunca podríais imaginar hasta que comencéis ese viaje por vosotros mismos. Vosotros sois un alma, una manifestación particular de un alma, y es un auténtico disparate pensar que debéis permanecer ignorantes de la naturaleza de vuestro propio ser. Puede que no seáis capaces de expresar vuestro conocimiento en palabras, pero ello no negará en manera alguna el valor o la validez de la experiencia que haréis vuestra una vez que comencéis a mirar en vuestro interior.

Podéis llamar a esto exploración espiritual, o psíquica, o psicológica, como prefiráis. No vais a intentar buscar vuestra alma; por lo que a eso respecta, no hay nada que encontrar. No está perdida, y vosotros no estáis perdidos. Las palabras que uséis no harán diferencia alguna, pero vuestro intento si lo hará.

Fin del dictado. Y ahora dadnos un momento, por favor.

(Pausa a las 22.51. Como en la última sesión, Seth cerró el trabajo de esa noche transmitiéndonos una página de material personal para Jane y para mí. Acabamos a las 23.01.)

(Jane no había leído el libro de Seth en los últimos días. Después de oír mi descripción de esta sesión, sin embargo, me pidió una copia de un par de páginas después de mecanografiadas. Quería leerlas en su clase de percepción extrasensorial.)

SESIÓN 528, 13 DE MAYO DE 1970
Extracto de LA ETERNA VALIDEZ DEL ALMA – HABLA SETH por JANE ROBERTS

Pag. Anterior: Seth – El alma y la naturaleza de su percepción. II
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3782

Pag. Siguiente: Seth – Potenciales del alma. I
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3784

 

* * *   * * *   * * * 

 

*      *      *

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s