compartir.:::.▶ Sólo amando se podrán atravesar las puertas dimensionales- Maestro Alaniso – QUIEN DOMA LOS VIENTOS? | El Ser UNO – A

Origen: compartir.:::.▶ Sólo amando se podrán atravesar las puertas dimensionales- Maestro Alaniso – QUIEN DOMA LOS VIENTOS? | El Ser UNO – A

 

Apr
1
 

compartir.:::.▶ Sólo amando se podrán atravesar las puertas dimensionales- Maestro Alaniso – QUIEN DOMA LOS VIENTOS?

* * *
 
* * *
 
 
 
* * *

   * *

***
Translate/traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen
переводити/Traduire/ переводить 
 ترجم / לתרגם   翻訳する 
***
* * *
 
 
* * * 
Compartir:
 
 
***
Translate   /traducir/ Vertaal /
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen
переводити/Traduire/ переводить
 ترجم / לתרגם   翻訳する
  ***
* * *    * * *    * * *
SHARING:
 
Jun
6 QUIEN DOMA LOS VIENTOS?

 

Quién doma los vientos?

En los mares bravíos muchas veces nos preguntamos, Quién doma los vientos? Quién manda en las tempestades? Quién manda en los momentos de calma? Yo era un hombre muy fuerte, me creía muy fuerte y en muchas vidas fui guerrero. Muchas vidas me fortalecí portando la espada, defendiendo a los débiles y oprimidos, aquellos que consideraba mis hermanos. Yo era un hombre que creía mucho en la fuerza, una fuerza que asociaba a mi poder personal. Y creía que siempre podía hacer más, ir más al frente, vencer otra etapa, trabajar y conquistar, era un conquistador.

Y ahí dentro de la bendición, de la gran bendición de mi Padre , encarné como un niño simple que vivía en un puerto. Ni mi padre conocía, y el único trabajo de quien nacía en aquella época en un puerto, era volverse marinero. Y fue ese el camino que seguí, y comencé durante mucho tiempo el servicio más noble que tenía dentro de ese navío que era lavar el piso. Era lavar las ropas, era cuidar de aquellas cosas básicas, y sentía mucha rabia de hacerlas, porque era muy poco para mí. Ustedes imaginan que dentro de mí vivía un guerrero de tantas vidas, moraba un hombre libre que cuando se cansaba tomaba su esclavo y se iba, moraba un guerrero sin fronteras porque para un guerrero las fronteras no existen.

Y de repente, estaba dentro de un barco sintiéndome humillado en aquel empleo, sin embargo aquel era mi empleo, aquella era mi vida, y no preciso decirles que me deprimí, muchas veces me deprimí. Y parecía que cuanto más deprimido estaba más trabajo duro tenía, entonces muchas veces pensaba así : En el próximo puerto voy a saltar, y me voy a ir. Esta vida no es para mi, en el próximo puerto me voy. Y ahí llegaba al próximo puerto y algunas veces era un lugar que no conocía, o que no hablaba mi lengua, y lo encontraba pobre, o lo encontraba sucio, o aquel lugar estaba en miseria, o allí había alguna epidemia o enfermedad, o peleaba con alguien porque era muy ansioso. Y allí quedaba preso en el navío y tenía que continuar con mi función, y no podía irme, no podía escapar. Estaba preso en el navío.

Sé que muchos de ustedes se sienten presos en el navío, se sienten presos en su vida, no saben qué hacer, no quieren hacer lo que hacen, sin embargo lo hacen. Y no tienen cómo cambiar aquello que viven, a pesar de su voluntad, de su deseo, de su sentimiento. Sé que muchos de ustedes se parecen a mí, y viví en esa condición durante mucho tiempo. Y ahí comencé a subir, mi graduación en el navío mejoró un poco. Y me volví un marinero un poco más calificado, entonces mi función era izar las velas, era caminar de un lado al otro, era observar las rutas, los vientos. Fue ahí que tuve un gran aprendizaje, porque vi que aquellos hombres que pensaba que eran poderosos y guías de aquel navío estaban a merced del viento.

Estaban a merced de las intemperies, ellos no mandaban en las cosas de la forma que creía que ellos mandaban. Porque era tan ignorante de aquello que realmente sucedía, que nunca me puse a observar que había una gran interacción del navío con todo aquello que estaba sucediendo fuera, como el sol, como la noche, como la brisa de la mañana, como las lunas que cambiaban, crecientes, o sin luna. No había observado que había toda una sincronicidad con todo lo de afuera. Tan sólo miraba mi deseo, mis impulsos, mis rabias, aquello que no quería hacer, aquellos que las personas hacían conmigo. Y vivía peleando tanto con mis impulsos, como mis sueños, con mis disgustos que no miraba afuera, no observaba el sistema, y no observaba el todo, no conseguía ver el todo.

El todo para mí era aquello que sucedía en mí, el todo era mi sentimiento. El todo no era todo, era aquello que percibía del todo. Y sufría mucho con todo eso, porque era ansioso, y quería más, quería vencer, quería dar un paso adelante, y quería dominar mi vida. Estaba muy lejos de mi fuerza, la fuerza de un hombre, la fuerza que enseña la llama azul, una fuerza que no es aparente. Es la resignación, es la reverencia a una voluntad mayor, una reverencia que trae aceptación, comprensión. Es ahí si el despertar de la verdadera fuerza de la fe, antes de la fe precisamos entregarnos a la voluntad divina. Y ahí sí, hacer nacer la fe para continuar con las cosas de nuestro camino.

Aprendí con el maestro de la llama azul, a desarrollar esa gran entrega. Y después de esa vida como marinero tuve que tener muchas otras vidas para sentir el viento. Para aprender a ser menos impulsivo, pelear menos, juzgar menos a las personas, y hoy en el plano espiritual me dieron el honor de estar aquí con ustedes. Porque me juzgo hermano e igual a ustedes, y quiero tan sólo traer mi relato de amor en sintonía con la llama azul y el bien Amado Maestreo El Morya, para decirles que continúen creyendo, y venciendo, y caminando, abriendo, mirando. No se enfoquen en sus vidas tan pequeñas, aunque para ustedes su vida sea la mayor experiencia del momento. De hecho ella lo es, pero busquen la conexión con el universo en sincronicidad.

El Universo en sincronicidad trae cerca de ustedes los vientos que precisan recibir, las experiencias que precisan tener, las personas con las cuales precisan convivir. El Universo en sincronicidad es el gran amor de Dios Padre, que les trae exactamente la experiencia necesaria para su evolución y crecimiento.

Yo no me liberé de mi impulso odiando, hoy uso mi impulso para amar y servir cada vez más a aquel que es mi Dios. Gracias Maestro El Morya por la oportunidad de estar aquí con mis hermanos , muchos de ustedes vivieron como yo. Fueron navegantes, guerreros, amantes de la libertad.
Muchos de ustedes tuvieron como yo que vencerse a sí mismos para buscar el gran encuentro con Dios, así cuando los vientos en la vida no sean vientos favorables aprendan a aceptar y usar aquello que les es bueno para volverse un mejor ser humano.

El Universo está a su favor, reciban mi cariño y mi Luz. Estoy con ustedes, en sintonía en este gran aprendizaje en el camino de la llama azul.

Tengan paz, gracias.

Maestro : Servidor de la Llama Azul Fecha : 30/05/2012
Local: Espaço Alpha Lux

Canal: Maria Silvia Orlovas

http://mariasilviaporlovas.blogspot.com.br/2012/05/canalizacao-quem-doma-os-ventos.html
Traducción- Shanti
http://arcturusmihogar.blogspot.com/
Publicado 6th June 2012 por Shanti
Etiquetas: El MoryaMaestro de la Llama Azul

 
* * *
 
***
* * *   * * *
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s